Crowdfunding para un documental sobre la lucha por la huerta valenciana y el derribo del Forn de Barraca

Publicado 03/12/2019 18:22:49CET
Forn de Barraca, en una imagen de archivo
Forn de Barraca, en una imagen de archivo - PER L'HORTA - Archivo

VALÈNCIA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El documentalista David Segarra ha lanzado este martes una campaña de crowdfunding para financiar el documental 'Per molt que bufe el vent', una cinta que muestra la resistencia al derribo de la emblemática alquería del Forn de Barraca --dentro del proyecto de ampliación de la V-21-- y que rescata imágenes inéditas grabadas hace 15 años en la lucha por la huerta valenciana que se llevó a cabo en su momento en La Punta y Benimaclet.

La campaña de micromecenazgo para poder realizar este documental estará abierta durante 40 días en la plataforma Verkami, donde se podrá colaborar con la iniciativa. El reto es recaudar un mínimo de 8.000 euros para estrenar el documental en abril.

En un contexto de "emergencia climática", la cinta dialogará con veteranos y nuevas activistas de per l'Horta, pero también con agricultores, vecinos y familiares que habitan la huerta y con expertos que señalan la relación con el cambio climático, la soberanía alimentaria y la huerta.

Aquellas personas que colaboren recibirán una 'recompensa' que aporta el colectivo Per l'Horta y la editorial Sembra Llibres. Los lotes incluyen el libro 'Al país de l'olivera' de Xavi Sarrià y Aitana Carrasco, el documental 'Per molt que bufe el vent' y los documentales 'Savis de l'horta' y 'La mola és nostra'. Además, podrán recibir las creaciones del diseñador Diego Mir con el símbolo de defensa de Per l'Horta, la alcachofa fusionada con el corazón.

Segun Segarra, "esta es la última de las luchas de Per l'Horta, pero no es una lucha de ahora, sino de generaciones y generaciones". Asimismo, ha lamentado que "un modelo de sostenibilidad desde hace un milenio" como la huerta esté siendo ""atacada, destruida y menospreciada desde hace demasiado tiempo".

Se trata de una huerta "productiva", ha remarcado, campos que están en plena producción "y que aún así nos quitan de las manos". También ha llamado la atención sobre "la gran paradoja" que supone que el Forn de Barraca fuera derribada de noche y el mismo día de la huelga mundial por la emergencia climática, en un momento en que "cada vez más gente se da cuenta de la necesidad de la huerta, de la agricultura y sus valores".

'Per molt que bufe el vent, no s'apagaran les estreles' es un dicho popular valenciano que "recuerda que pese a todo seguimos vivos y resistiendo", de ahí el titulo de la cinta, ha explicado Segarra, que ha resaltado que València es la única gran ciudad europea que cuenta con una Llei de l'Horta.

El diseñador Diego Mir, creador del símbolo de la alcachofa corazón de Per l'Horta, ha recordado que este diseño fue para él "un proyecto de identidad" porque cree que "tenemos un problema de identidad y no somos conscientes de lo que significa la huerta". "Dejar que se destruya es un error", ha advertido.

QUE LA HISTORIA QUEDE "ESCRITA Y GRABADA"

Desde Per l'Horta el activista Javier Canales ha señalado que la huerta "ayudará a soportar mejor que otras zonas la crisis climática que estamos sufriendo" y que "mitiga inundaciones" en una zona de lluvias torrenciales como esta.

Canales ha alertado de que el proyecto de ampliación de la V-21, además de destruir 64.000 metros cuadrados de huerta productiva, "esconde" dos infraestructuras más peligrosas: una para adaptar el futuro acceso norte al puerto de Valencia y otra plataforma para el futuro AVE cuyo trazado Valencia-Castellón "destrozará completamente la huerta".

A su juicio, si los llamados "gobiernos del cambio" locales se hubieran opuesto con más fuerza a ese proyecto de ampliación de la V-21 no estaría en esta situación. Para el activista, el documental es importante para que la lucha quede "escrita y grabada".

"Las luchas que se pierden son las que no se pelean y esta puede ser la base de futuras luchas", ha dicho, para agregar que la oposición "ha sido tan fuerte que se lo tendrán que pensar" en futuros planes urbanísticos.

Contador