Actualizado 12/06/2007 18:03 CET

Cultura.- La Cofradía de San Vicente Mártir considera una "ofensa" y una "humillación" el uso compartido de La Roqueta

VALENCIA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Cofradía de San Vicente Mártir, Rosa Araixa, insistió hoy en la negativa de esta entidad a que el Monasterio de La Roqueta de Valencia acoja un centro de estudios del pintor Joaquín Sorolla, lo que consideró una "ofensa" y una "humillación que atenta a las raíces de los valencianos, y a uno de sus principales referentes históricos, culturales y religiosos", según indicó en una carta abierta "al pueblo y a las autoridades valencianas".

En ella, Araixa explica como "antes de las elecciones valencianas", se reunieron las asociaciones vicentinas con la Generalitat "con aparente talante democrático", indicó, ante la "negativa a que el Monasterio de la Roqueta, reciba un uso compartido y dedicado a San Vicente Mártir y al pintor Sorolla".

De este modo, la representante de la Cofradía aseguró que esa "era la primera vez durante muchos años de distintos gobiernos, que el poder se acercaba al pueblo con intención de escucharlo". Aunque, en esta ocasión, consideró que "le pasaron el marrón a la secretaria autonómica de Cultura, Concha Gómez".

Araixa expuso que "después de las elecciones, vuelven a aparecer en distintos medios informativos escritos, noticias sobre la Roqueta y el Centro Sorolla", por lo que argumentó que "es muy probable, que una vez ganadas las elecciones, no se tenga en cuenta" a las asociaciones vicentinas, y conviertan el monasterio, a su juicio, "un referente cristiano del pueblo valenciano", en un museo.

Además, auguró que "la Iglesia no dirá nada" porque cree que el Arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, trasladará a los feligreses "que no es bueno que el Estado sea laico". En este sentido, Araixa consideró que "no nos conviene a los cristianos una Iglesia que se doblega al poder y desoye al pueblo cristiano que la mantiene viva".

Ante esta situación, la representante de la asociación sostuvo que los ciudadanos valencianos "ven con desagrado este alarde de autoridad". Por este motivo, insistió en que las asociaciones vicentinas "jamás estarán de acuerdo en que al gran pintor Sorolla, se le ubique en un lugar donde se vea mezclado en una polémica ajena a él, y por supuesto desaprueban que se diluya la memoria de San Vicente Mártir al compartir el Monasterio".

Araixa concluyó que "sería una ofensa que el pueblo valenciano sufriera esta humillación, que atenta a sus raíces, y a uno de sus principales referente históricos, culturales y religiosos".