Publicado 10/04/2014 16:11CET

Cultura.- El Instituto Gil-Albert recibe la donación de unas publicaciones de la familia de Ginés Alberola

Cesión de la donación de una serie de publicaciones de la familia Gines Alberola
DIPUTACIÓN ALICANTE

ALICANTE, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Cultura Juan Gil-Albert ha incrementado sus fondos literarios con la incorporación de una serie de publicaciones y documentos del escritor alicantino Ginés Alberola Botella y de su hijo Ginés Alberola Rodríguez, que han sido cedidos de forma gratuita por la hija y nieta de ambos, según ha informado la corporación provincial en un comunicado.

La presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, ha agradecido el gesto solidario de Vicenta Alberola y ha asegurado que la institución provincial pondrá todos los recursos necesarios para difundir y dar a conocer entre los ciudadanos de la provincia la "calidad y excelencia" del legado literario que nos ha dejado la familia Alberola.

Entre las piezas más relevantes, destacan un conjunto de cartas personales que el escritor y político Emilio Castelar dirigió a Alberola Botella, así como varios libros que él mismo redactó entre los años 1885 y 1911.

'El sochantre de mi pueblo', 'El templo de Flora: Cuadros de la naturaleza', 'A orillas del Rhin: Leyendas suizas', 'Mitología vegetal: leyendas de las plantas', 'Una noche en el tren: cuentos colorados azules y verdes' o 'San Ignacio y los jesuitas', son algunos de los títulos que componen esta colección.

Especialmente significativos son también cinco volúmenes que recogen lo que publicó en prensa y revistas Alberola Rodríguez. Cada ejemplar está dedicado a un aspecto concreto: escritores alicantinos ilustres, geografía alicantina, Hogueras (dos volúmenes en distinto formato), Casa de Madrid y Revista de Estudios Penitenciarios (en un mismo volumen).

Vicenta Alberola ha manifestado que lo que siente de forma más entrañable es publicitar, como un acto de justicia, la inmensa obra literaria de su padre, "un entusiasta que defendió incansablemente la 'alicantinidad' en sus escritos". Y ha añadido que a su padre y a su abuelo les hubiera gustado que sus trabajos estuvieran en el Instituto de Cultura Juan Gil-Albert.