Cultura.- Los materiales hallados en l'Altet de Palau confirman su datación en la Edad del Bronce

Actualizado 15/08/2006 22:03:00 CET

VALENCIA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los materiales hallados en la campaña de excavaciones programada por la Diputación de Valencia en el poblado de l'Altet de Palau durante el verano de 2006 (La Font de la Figuera) confirman la cronología dentro de la Edad del Bronce, según asegura la arqueóloga y conservadora del Museu de Prehistòria, Maria Jesús de Pedro, y también directora de las excavaciones junto al arqueólogo Pablo García Borja.

El poblado del Altet de Palau se encuentra en una partida del término de La Font de la Figuera, conocida como L'Altet del Barranc del Mosso o de Palau, en el límite de las actuales provincias de Valencia, Alicante y Albacete.

Se trata de un asentamiento del II milenio a.C. en la comarca de La Costera "que puede dar mucha información sobre el Bronce Pleno y Bronce Tardío", apunta Mª Jesús de Pedro.

Al respecto, el presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner, mostró su satisfacción, "ante el excelente trabajo desarrollado, una campaña más, por los arqueólogos del Servicio de Investigación Prehistórica, un servicio que desde su inicio, en 1927, aporta investigaciones y análisis valiosísimos para avanzar en el conocimiento de los usos y costumbres de los primeros pobladores de las tierras valencianas".

La Diputación de Valencia ha destinado un total de 6.000 euros para el desarrollo de los trabajos arqueológicos en L'Altet de Palau durante el verano de 2006. En los trabajos de campo han participado diversos estudiantes y licenciados de la Universitat de València y se ha contado también con la colaboración de diferentes especialistas en relación con el estudio de la fauna y la vegetación y de la sedimentología del yacimiento.

La limpieza de la zona excavada en 2005 y de la zona a excavar en 2006 ocupó los primeros días de campaña y el área de actuación de este año ha afectado finalmente a los cuadros L/9-13 y M/12-13, en total siete cuadros de 2 x 2 m, lo que sumado al área de 2005 da un total de 44 metros cuadrados.

CERÁMICAS Y RESTOS DE FAUNA

Tal y como destacó De Pedro los materiales hallados confirman la cronología dentro de la Edad del Bronce. "La cerámica, el material más numeroso, se encuentra muy fragmentada y también es abundante el número de restos de fauna, entre la que destaca la presencia de ovicaprinos, suidos y bóvidos, algún ciervo y también équidos", apuntó.

Por el contrario, la ausencia de otros restos como elementos de adorno, objetos metálicos o instrumental lítico "puede interpretarse como evidencia de un abandono progresivo del asentamiento, que conllevaría el que dichos restos no se hayan conservado in situ", argumentó la directora de la excavación.

La extensión del asentamiento, en torno a 1.000 metros cuadrados, y las posibilidades de interpretación que ofrece para el estudio del poblamiento del II milenio a.C. en La Costera, comarca de gran riqueza arqueológica vinculada a otras zonas próximas de gran interés como el Vinalopó, l'Alcoià o el Corredor de Almansa, "nos anima a continuar en los próximos años con la realización de campañas de mayor duración".

Según avanzó la arqueóloga del Museu de Prehistòria, "en futuras campañas abriremos en extensión una gran área que permita identificar la organización interna del asentamiento, la existencia de estructuras defensivas o de otras áreas de trabajo, como la que se localizó en el pequeño montículo de L'Arbocer en anteriores intervenciones".

El poblado de la Font de la Figuera es conocido desde hace ya varios años y se han publicado diferentes notas sobre el emplazamiento, hallazgos materiales y cronología, pero es sobre todo a partir de 2002 cuando el hallazgo fortuito de una serie de objetos vinculados al trabajo de la metalurgia permitió valorar de forma más adecuada su adscripción a momentos avanzados de la Edad del Bronce, periodo éste que presentaba gran interés para el estudio de esta etapa de la Prehistoria valenciana.

En enero de 2004 se efectuó la primera campaña de excavaciones, centrada en un área de trabajo metalúrgico situada en las inmediaciones del poblado del Altet de Palau, en un lugar conocido como l'Arbocer y, con posterioridad, en 2005 se planteó el inicio de los trabajos en el poblado contiguo de mayor extensión.

Si bien la campaña de 2005 permitió identificar los restos de diferentes muros y de una potente estratigrafía asociada a diferentes niveles de ocupación, la ampliación del área excavada en 2006 ha delimitado nuevos espacios de habitación así como la existencia de una posible calle o zona de tránsito", concluyó De Pedro.