Una retrospectiva homenajea la transformación en belleza de lo cotidiano de Marisa Casalduero

Publicado 28/11/2014 16:43:30CET
 Obras De La Muestra 'Marisa Casalduero. Retrospectiva', En El Centro Del Carmen
EUROPA PRESS

VALENCIA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una muestra retrospectiva homenajea en el Centro del Carmen la "transformación de lo cotidiano en belleza" de la artista multidisciplinar Marisa Casalduero, que nació en Valencia en 1961 y falleció el pasado año.

Así lo ha destacado la secretaria autonómica de Cultura, Julia Climent, en la presentación en rueda de prensa de la exposición, junto al director gerente del Consorcio de Museos de la Comunitat, Felipe Garín, la comisaria, Marisa Giménez, el viudo de la artista, Juan Ramón Bertomeu, y el hijo de ésta, Guillermo Serrano Casalduero.

Serrano ha valorado el resultado de la muestra y que se haya instalado en las mismas salas donde empezó a estudiar su madre, a quien ha recordado como "una mujer una visión muy positiva de la vida" y a la que le gustaría, asegura, que esta exposición "sacara una sonrisa" a los visitantes y les hiciese "disfrutar de su obra".

Compuesta por más de 60 óleos, fotografías, collages, esculturas e instalaciones, la muestra recorre tres décadas de andadura artística y parte de una zona abierta con lienzos de gran formato que Casalduero pintó recién licenciada en Bellas Artes, para después transitar por sus collage con influencia del pop-art hasta un segundo espacio, más intimista, que alberga sus cajas de madera e instalaciones donde introduce al ser humano en diminutos micromundos.

Garín ha subrayado la brillantez de ese último período, "minimal y encantador", de unos años en los que "determinadas características físicas --a causa de su enfermedad-- le hicieron indagar más en pequeño formato y se desbordó su creatividad", en palabras del viudo.

INCLUYE PIEZAS INÉDITAS DE SUS ÚLTIMOS MESES

De esa época datan piezas inéditas, algunas inacabadas, realizadas por la artista para una exposición en la galería Mr. Pink prevista para julio de 2013, un mes antes de su fallecimiento, y en las que siguió trabajando incluso desde el hospital. Ahora se podrán visitar en el Centro del Carmen hasta el 11 de enero de 2015.

La comisaria ha destacado que uno de sus objetivos al seleccionar las obras entre su extensa producción ha sido, precisamente, que "se diera mucha importancia a las obras de los últimos años", junto a "representar todas las etapas de manera coherente".

Según Marisa Giménez, esta exposición dará a Casalduero "el protagonismo que nunca buscó" durante una trayectoria artística de "trabajo muy callado" y en la que "nunca paró".

Julia Climent ha señalado asimismo que "es un homenaje de toda la sociedad artística valenciana a Marisa Casalduero", al que se ha sumado la Generalitat para "reconocer la obra de una de las personalidades sobresalientes del arte contemporáneo valenciano".

"ESPECIAL RELACIÓN" CON EL ANTIGUO CONVENTO

Garín también ha remarcado su "especial relación" con el Centro del Carmen, en el que transcurrieron los primeros años de su carrera y también los últimos, dada la proximidad de su domicilio y sus frecuentes visitas al antiguo convento. De hecho, preguntado por si estudiarán poner su nombre a algún espacio, ha señalado que si bien es un espacio "concebido como lugar de exposiciones temporales", aceptaría "muy gustoso" que se donase o cediese una de sus obras al centro, como ha sucedido con muestras anteriores, a lo que el viudo ha respondido, entre risas, que no cree que "haya ningún problema".

'Marisa Casalduero. Retrospectiva', impulsada por el Consorcio de Museos de la Comunitat, ha contado con la colaboración de familiares y amigos de la artista, como galeristas, artistas y personalidades.

Según Climent, la exposición retrata a Casalduero como "una mujer de su tiempo, que gozó de gran éxito comercial, inquieta y a la que le gustaba investigar" y apostar por "nuevos formatos que la llevaron a convertirse en una artista multidisciplinar".

La artista trabajó con prestigiosas galerías en Valencia como la Galería Bretón, la Esfera Azul o la Galería La Nave, además de ser muy activa en ferias de arte nacionales como ARCO o las internacionales Los Ángeles Art Fair o San Francisco Art Fair.

Tras licenciarse en Bellas Artes en 1985 por la Facultad de San Carlos de Valencia, los cuadros de Marisa Casalduero comenzaron a estar presentes en concursos y muestras colectivas junto a compañeros de facultad, en unos años de aprendizaje y de viajes, que culminaron con una estancia en la Academia de España en Roma.

En su estudio del centro de Valencia, trabajó incansablemente para crear sus obras y difundir sus enseñanzas artísticas y, de hecho, sólo la enfermedad logró apartarla algunas semanas de su oficio, para después retomarlo con más pasión y ánimo si cabe.