Estudios de fertilidad en peces tratan de paliar el problema de la extinción de especies de agua dulce

Salmón Salar
MINE OBSKURITETER
Publicado 01/10/2018 11:32:24CET

VALÈNCIA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Universitat de València y la empresa Proiser, ubicada en el Parc Científic de la institución académica, mantienen diferentes líneas de investigación conjunta sobre la fertilidad en los peces con el objetivo de tratar de paliar el problema de la extinción de especies de agua dulce.

Según ha informado la UV en un comunicado, ambas entidades realizan estudios en torno a la calidad espermática en humanos y animales y los resultados en peces de agua dulce, realizados con técnica propia, aportan datos "útiles" para la protección de especies en extinción, como por ejemplo el salmón salar.

El salmón atlántico es una especie con un "alto valor económico", que genera ingresos "importantes" tanto de capturas silvestres como de piscicultura. Aun así, la captura anual total de salmón salar salvaje al Atlántico Norte ha marcado un "deterioro" a lo largo de las últimas décadas.

La respuesta comercial a este problema es la "conservación, la restauración, la mejora y la gestión racional de esta especie". Por ello, aumentar la supervivencia de los peces y mejorar su adaptación conductual a las condiciones naturales "son una parte importante de los objetivos de los proyectos científicos al respecto". Una de las prioridades, en cuanto a la reproducción, es garantizar que todos los machos contribuyan a la fecundación existosa.

Los últimos trabajos publicados en este sentido por el grupo de Carles Soler -profesor del Departamento de Biología Celular, Biología Funcional y Antropología Física y director científico de Proiser- forman parte de un monográfico que la revista 'Reproductions Fertility and Development' dedica a la investigación en torno a la calidad espermática, a los sistemas computacionales de análisis de la movilidad espermática y a las técnicas de reproducción asistida.

Del mismo modo, un estudio recientemente publicado en la revista 'JoVe' recoge la metodología utilizada en este tipo de estudios. Los trabajos muestran como, en el caso del salmón atlántico (salar), las interacciones genético-ambientales pueden ser un "factor importante" en la competencia reproductiva de los machos.

La morfología y la motilidad de los espermatozoides son los parámetros más utilizados para evaluar la calidad seminal, y en este trabajo, "los ejemplares criados en ambiente salvaje presentan espermatozoides pequeños, con baja velocidad y progresividad, mientras que los mantenidos en cautividad presentan células mayores y más rápidas", ha explicado Soler.

"Así pues, las interacciones genético-ambientales se muestran importantes para la maduración y funcionalidad reproductiva de los machos, lo cual se tendrá que tener en consideración, puesto que los animales salvajes y los reintroducidos después de la cría podrían presentar diferencias en sus aptitudes de competencia reproductiva", ha añadido.

La parte experimental del trabajo se ha llevado a cabo a las instalaciones del Conservatoire National du Salmon Sauvage en Chanteuges (Francia), mientras que el análisis de las muestras se ha realizado en laboratorio de la empresa Proiser en el Parc Científic de la UV.

HERRAMIENTA PROPIA

El estudio cinético se ha hecho mediante el sistema CASA-Palabra ISAS, una herramienta propia de Proiser que permite el análisis automático de la movilidad y la cinética espermáticas y así identificar subpoblacions de espermatozoides con diferentes patrones de movilidad y que están presentes en una misma muestra, técnica en la que la compañía del Parque Científico es líder mundial.

Esta herramienta biotecnológica ha sido desarrollada en el marco del Programa IMPRESS-Marie Sklodowska-Curie, de Horizonte 2020, mediante la participación de Proiser y del Departamento de Biología Celular, Biología Funcional y Antropología Física de la UV, en un proyecto internacional liderado desde Noruega que recibió financiación por valor de cuatro millones de euros para un periodo de cuatro años. La estudiante de doctorado asignada al proyecto, Carina Caldeira, defenderá en breve su tesis doctoral.