El exresponsable de Dramaturgia de Les Arts vio "marciano" el contrato con Broseta y dice que se hizo a sus espaldas

Publicado 27/11/2019 13:52:42CET
Juicio por el caso Palau en la Ciudad de la Jutsicia de Valencia
Juicio por el caso Palau en la Ciudad de la Jutsicia de Valencia - EUROPA PRESS

El expresidente del CJC cree que Patrocini era una sociedad "sin ánimo de lucro" y que los consejeros "no buscaban ganar dinero"

VALÈNCIA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El exresponsable de Dramaturgia del Palau de Les Arts Reina Sofía de Valencia Justo Romero ha manifestado en el juicio del caso Palau que el contrato adjudicado a Radcliffe, empresa administrada por Pablo Broseta, en relación con la impresión de unos folletos, era "absolutamente marciano" y ha asegurado que se hizo a sus espaldas. "Se convocó a espaldas, sin informar y sin estar participe el jefe de Dramaturgia, que era el jefe de publicaciones", ha insistido.

Romero se ha pronunciado así en su declaración, en calidad de testigo, en el juicio que se sigue en la Audiencia de Valencia por un presunto desfalco en el Palau contra el que fuera director financiero del Palau Ernesto Moreno; el presidente del consejo de administración de Patrocini --empresa vinculada al Palau y dedicada a captar patrocinadores--, José Antonio Noguera Puchol; el consejero delegado de Patrocini Joaquín Maldonado; y el excónsul de Francia en Valencia y administrador de la sociedad Radcliffe --mercantil que actuaba de intermediaria en las contrataciones--, Pablo Broseta.

El testigo ha indicado que antes de que entrara Radcliffe, el Palau trabajaba con la empresa La Imprenta "que hacía un servicio óptimo". En 2008, a sus espaldas, se adjudicaron los trabajos a Radcliffe "pero en realidad todo seguía igual y los seguía haciendo La Imprenta
--subcontratada--".

"El funcionamiento --ha proseguido-- era exactamente el mismo. Creo entender que Radcliffe le encargaba el trabajo a La Imprenta. Teníamos un teléfono de la empresa de Broseta para encargar los trabajos", ha puntualizado, y ha dicho que tras la adjudicación, le presentaron a Broseta en el despacho de Moreno.

Ha afirmado que, "indignado", le trasladó a Moreno en una comida que era un "disparate" la adjudicación de los trabajos a Radcliffe puesto que La Imprenta funcionaba "estupendamente" y este le contesto que "se iba a seguir trabajando como hasta ahora".

El testigo ha expuesto que no veía las facturas que emitía Radcliffe porque estaba "absolutamente indignado con esta historia" y no quiso entrar en si había sobrecostes. "No quise entrar porque lo veía tan feo que no quería entrar en ese tema", ha apostillado. "Sí había un incremento del precio pero cuantificarlo es difícil", ha añadido. "Decliné la responsabilidad de fiscalizarlo", ha dicho.

Así mismo, ha aseverado que no sabía si Broseta y Moreno eran amigos, aunque piensa que sí, y ha comentado que tenía entendido que Radcliffe no tenía ni infraestructura "ni nada" para hacer los trabajos encomendados por el Palau. "Lo sabía la gente que está en el mundo de la edición y la imprenta", ha explicado.

SOCIEDAD "SIN ÁNIMO DE LUCRO"

Por su parte, el expresidente del Consell Jurídic Consultiu (CJC) Vicente Garrido, quien también ha comparecido en la vista, ha manifestado que Patrocini era una sociedad que considera que se constituyó "sin ánimo de lucro". "Los que formaban parte de ella no buscaban ganar dinero", ha puntualizado.

El testigo ha indicado que en noviembre de 2007 tuvo la primera noticia sobre la constitución de Patrocini y ha explicado que fue la exintendente del Palau Helga Schmidt la que le pidió que formara parte del proyecto. Entonces, sometió la cuestión a un pleno del CJC y se lo aprobaron.

Así, se integró como consejero de la sociedad --no socio-- pero sin obtener ningún tipo de compensación económica, ni por dietas ni por asistencia. Se limitaba, ha dicho, a una labor meramente informativa y de asesoramiento individual cuando se lo reclamaban.

Una de las cuestiones que le hicieron, entre otras, fue la de si tenían que sacar a concurso público el contrato con Patrocini, y él concluyó que no porque era un contrato de servicios. Sobre la incompatibilidad de cargos de Schmidt --como consejera de la sociedad e intendente del Palau-- ha señalado que puede que no hubiera incompatibilidad. "Ella no tenía conciencia de que pudiera ser incompatible", ha destacado, al tiempo que ha tachado de "falso" un informe de la UDEF que recoge que él había advertido de la incompatibilidad.

Otro de los puntos que se discutió fue el cobro de un 10% por parte de Patrocini por la obtención de patrocinadores y el mantenimiento de otros. "Helga no veía claro cobrar por los patrocinadores que ya estaban", ha apostillado. Preguntado por los trabajos realizados en Viva Europa, ha afirmado que no vio contrataciones ni informó de ninguna cuestión, que recuerde.

Otra testigo que ha declarado en la sesión de hoy ha sido la ex directora general de Promoción Institucional de la Generalitat Dora Ibars, quien ha manifestado que no recordaba prácticamente nada. Sí ha dicho que conocía a Radcliffe porque "tenía una revista y nosotros de vez en cuando poníamos publicidad", ha expuesto. Sobre adjudicaciones o problemas con la mercantil, ha afirmado que no tenía ni idea.

"NOS PARECIÓ RAZONABLE"

Otro testigo que ha declarado este miércoles ha sido el legal representante de Aguas de Valencia, que ha ratificado que se firmó un patrocinio para Viva Europea por el que la mercantil aportó 100.000 euros. "Nos pareció razonable", ha aclarado.

Por su parte, una exjefa de gabinete de la Conselleria de Justicia en la etapa de 2010 ha manifestado que a finales de 2009 se les adjudicó la competencia de relaciones con la Unión Europea y a partir de ahí Maldonado y Moreno les pidieron apoyo y "cariño" para el evento Viva Europa. "Pero hicimos lo que podíamos hacer en ese momento, que era prácticamente nada. No había tiempo material para hacer nada", ha expuesto.

Contador