Actualizado 30/06/2020 15:22:05 +00:00 CET

La Generalitat inicia en el cementerio de Castelló las primeras exhumaciones en la Comunitat Valenciana

Trabajos de exhumaciones en el cementerio de Castelló
Trabajos de exhumaciones en el cementerio de Castelló - EUROPA PRESS

CASTELLÓ, 30 Jun. (EUROPA PRESS) - -

La Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática ha iniciado los trabajos de exhumación en una fosa común en el cementerio de Castelló, donde se encuentran enterrados los restos de 8 personas represaliadas por el franquismo. Ésta es la primera exhumación que se realiza directamente desde la Generalitat Valenciana.

Los trabajos, que durarán aproximadamente 20 días, se centrarán en la recuperación de estos cuerpos. Dos de las víctimas fueron alcaldes de las localidades castellonenses de Villahermosa y Lucena del Cid: Jose Llach Ibáñez y Casimiro Isidro Beltrán, respectivamente. Junto a ellos se encuentran los restos de Ricardo Sánchez Vila, José Garí Boix, Manuel Bueso Puig, Marcelino Ora Ribera, Agustín Martí Mateu y Francisco Bachero Bartol.

Sobre las víctimas, los expertos han descubierto que cinco de ellos fueron fusilados, dos asesinados con la práctica del garrote vil, y a un tercero se le indujo al suicidio.

La consellera de Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, ha subrayado que "hoy es un día muy importante. Marca un antes y un después en las políticas públicas autonómicas de memoria democrática". "Por fin podemos actuar directamente y ejecutar una exhumación que devolverá los cuerpos de 8 víctimas a sus familiares, quienes han estado esperando este momento muchos años", ha añadido.

Pérez Garijo ha avanzado que esta primera actuación, vendrá seguida de otras muchas con el objetivo "soñado" de que el territorio esté "libre de fosas comunes". La consellera ha querido también agradecer la tarea realizada por el Grupo de Investigación de la Memoria Histórica de Castelló, "quien ha sido determinante para que se puedan realizar estos de trabajos de identificación". Al respecto, ha indicado que "sin la tarea de estas entidades en los últimos años, sería imposible estar hoy aquí".

COSTE

El coste de la adjudicación de estos trabajos es de 15.730 euros, y el equipo técnico encargado de la tarea lo forman dos persones historiadoras, dos arqueólogas y dos antropólogas. En el cementerio civil de Castelló hay más de 400 personas represaliadas por el franquismo. Además en el osario, ubicado en la parte religiosa, hay enterradas 500 personas más. En total se calcula la existencia de unas 976 personas.

Una vez finalizados los trabajos en el cementerio de Castelló, la Conselleria de Calidad Democrática iniciará otras dos exhumaciones pendientes en la provincia de Alicante, en concreto en las poblaciones de Monóvar y Benissa, las cuales también se han visto retrasadas como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. "Ahora estamos cerrando las exhumaciones del 2020, de las que habrá dos más en Castelló, y luego en el cementerio de Paterna y en el de Alicante y Orihuela", ha explicado la consellera

Además, ha señalado que están a punto de publicarse la subvenciones de exhumaciones para que puedan presentarse los ayuntamientos y las asociaciones.

Por otra parte, Pérez Garijo ha insistido en la nececidad de encontrar la forma legal para constituir un banco de ADN público, "que por determinados problemas administrativos no hay manera todavía de cerrarlo". "Es necesario que todas las identificaciones estén centralizadas para poder avanzar en toda la política de exhumaciones", ha aclarado.

El director de los trabajos que se desarrollan en el cementerio de Castelló, el arqueólogo Jorge García, ha subrayado que en han comenzado a trabajar en la fila número 1, en la que creen que, además de cinco de los represaliados que se están buscando, se encuentran las cajas con los restos de otros represalidados que fueron exhumados en 1989 y trasladados desde otra parte del cementerio. Posteriormente, se trabajará en la fila 3, donde se encuentran los restos de los otros tres cuerpos que se pretenden exhumar.

FAMILIARES

Al acto han asistido algunos familiares de las víctimas. Concretamente una de las asistentes ha explicado a los medios que Manuel Bueso Puig era tío abuelo de su madre, y que cuando le dijeron que "iban a por él", se fue de su pueblo -Coves de Vinromà- y fue a Castelló para esconderse, y al verse rodeado, se quitó la vida. Tenía unos 49 años cuando falleció.

Por su parte, la concejala del Ayuntamiento de Castelló Verònica Ruiz ha explicado que la tercera campaña de exhumaciones del consistorio se realizará después del verano, después de que en las anteriores se hayan exhumado 30 cuerpos. Ha destacado que en la tercera campaña colaborará también la Diputación de Castellón, y en ella se invertirá 85.000 euros, y ha añadido que se pretende durante esta legislatura exhumar todos los cuerpos que hay que en cementerio civil de Castelló.

Contador

Para leer más