Un hombre acepta cinco años de cárcel por hacerse pasar por mensajero para asaltar la casa de un cura de Godella

Publicado 09/07/2019 16:30:27CET
Un hombre acepta cinco años de prisión por fingir ser mensajero para asaltar la casa de un párroco de Godella (Valencia)
Un hombre acepta cinco años de prisión por fingir ser mensajero para asaltar la casa de un párroco de Godella (Valencia)EUROPA PRESS

El acusado, junto a otro acompañante que se encuentra en busca y captura, encañonó al párroco y ambos se apoderaron de 1.300 euros

VALÈNCIA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un hombre ha aceptado este martes una pena de cinco años de prisión por asaltar la vivienda de un párroco de una iglesia de Godella (Valencia) tras hacerse pasar por mensajeros que traían un paquete para el religioso.

La defensa del acusado ha aceptado esta condena tras alcanzar un acuerdo con la Fiscalía en el juicio que se ha celebrado este martes en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia. La acusación pública solicitaba para el acusado en un principio una condena de diez años de prisión por detención ilegal y de robo con intimidación en casa habitada, además de indemnizaciones para la compañía de seguros de la víctima y para el propio sacerdote.

Finalmente, tras reconocer el acusado los hechos de los que se le acusan, la fiscal y la letrada del procesado han dado el visto bueno a una condena de cinco años de prisión por estos delitos y 859 euros de indemnización y se han comprometido a no recurrir esta sentencia, por lo que ya es firme. El otro acusado en este procedimiento, que está identificado, se encuentra en busca y captura.

Estos dos hombres asaltaron la vivienda del párroco de esta iglesia de Godella tras hacerse pasar por mensajeros que traían un paquete. Los hechos ocurrieron el 18 de enero de este año, cuando los presuntos ladrones tiraron al suelo al sacerdote y le encañonaron con una pistola en la cabeza para obligarle a abrir la caja fuerte, de donde se apoderaron de 1.300 euros.

Después, le exigieron más dinero, le golpearon con el arma y lo maniataron con cinta americana antes de darse a la fuga.

Contador