Hoteleros advierten de que uno de cada cuatro turistas que llega a Valencia opta por un alojamiento ilegal

Actualizado 05/07/2015 9:41:52 CET
Playa Comunidad Valenciana
EUROPA PRESS/MARINADOR

La ocupación hotelera crece un 6% este verano en Valencia, pero disminuyen los cruceristas y el consumo en establecimientos hosteleros

VALENCIA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Hoteleros han advertido de un crecimiento "espectacular" de la economía sumergida y de la actividad económica ilegal en la provincia de Valencia, y más concretamente en la ciudad. De hecho, han señalado que uno de cada cuatro turistas que llega a este destino opta por un alojamiento no reglado.

Así lo han puesto de manifiesto este miércoles el presidente de la Unión Hotelera de Valencia (UHPV), Luis Martí; la presidenta de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes (Aedave), Teresa Altarejos; y el presidente de la Federación de Hostelería de Valencia (FEHV), Manuel Espinar, en una rueda de prensa conjunta para hacer una valoración de la temporada turística.

En general, los expertos han señalado que este verano, mientras ha habido un incremento de ocupación hotelera en la provincia de Valencia, en torno al 6%, también ha disminuido el número de cruceristas, el consumo en establecimientos hosteleros, y se ha mantenido el número de viajeros.

Pero todos ellos han coincidido en un punto alarmante detectado este verano: el crecimiento de la economía sumergida. Al respecto, Martí ha explicado que hay en torno a un 25% de oferta ilegal, lo que significa que uno de cada cuatro turistas que llega a la ciudad o a la provincia de Valencia se aloja en un establecimiento no reglado --apartamentos, hostels, pensiones, etc--.

Así, ha indicado que si hay 21.000 plazas de alojamiento en Valencia, unas 5.000 son ilegales: "Siempre ha habido una oferta ilegal, en apartamentos que se alquilan y en los que no hay transacción ni se tributa, pero este año se ha incrementado de forma espectacular respecto del año pasado". En 2013 esta economía sumergida se situaba en torno a un 15%.

Además, este año se ha detectado un aumento de este problema en las ciudades como en Valencia, en lugar de en las playas, que es donde solía prosperar. "Sobretodo en la ciudad de Valencia es algo nuevo, debido a la sobreoferta de viviendas, con bloques enteros vacíos y nuevos. Aunque pasa en toda España como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria", ha comentado.

Y es precisamente esta economía sumergida la que, según ha expuesto, también condiciona los precios del resto de establecimientos hoteleros, y "tira el precio hacia abajo de forma espectacular", haciendo que el precio de los hoteles de la Comunitat sea mucho más bajo en comparación con las ciudades con las que compite. En agosto, el precio medio fue de 63 euros. A este "problema" hay que sumar que esta economía sumergida puede generar "un nicho de delincuencia", puesto que este tipo de establecimientos ilegales no informa a la policía sobre sus alojados, algo que sí deben hacer los reglados.

MÁS TURISTAS, MENOS GASTO

Dejando de lado este problema, los expertos han hecho un balance de la campaña de verano en la provincia y ciudad de Valencia. Martí ha destacado el incremento de la ocupación hotelera respecto al verano anterior, en torno a un 6%, y el crecimiento de la rentabilidad, que ha cifrado en un 3%.

Así, en agosto se alcanzó una ocupación media del 79,30%, y la ciudad de Valencia se ha consolidado este verano como ciudad de vacaciones. De esta forma, en la Comunitat, los dos puntos fundamentales turísticos han sido Benidorm y Valencia, con un impacto en el PIB el primero de 1.300 millones de euros, y de 1.200 millones el segundo durante todo el año 2013.

Pero estos datos positivos no se han trasladado al sector de las agencias y de los hosteleros. Así, Altarejos ha puesto de manifiesto que éste es un año de "transición", y en verano han destacado las decisiones de última hora y de ventas relativamente parecidas en volumen de pasajeros respecto al ejercicio anterior.

Por su parte, el volumen de pasajeros de crucero en el Puerto de Valencia se ha situado en 162.134 entre enero y julio de este año, frente a los 223.000 del pasado ejercicio, lo que supone una disminución del 27,40%. Altarejos ha explicado a este respecto que entre 2009 y 2012 ha habido un incremento de cruceristas, que se ha ido duplicando, y que en 2013 ya se ha paralizado: "Ha sido un crecimiento que se ha corregido. 400.000 pasajeros es muy buen dato", ha aseverado. Respecto al gasto que hace en la ciudad, es de entre 12 y 15 euros diarios.

En cuanto al aeropuerto de Valencia, Altarejos ha explicado que necesita una reivindicación de todos los sectores, ya que en los últimos tres años se viene produciendo un descenso continuado en el número de pasajeros.

Por otro lado, en los establecimientos hosteleros se ha registrado en julio y agosto un resultado negativo del 0,1 en cuanto al volumen de negocio: "Es la caída más baja de los últimos siete años durante la campaña estival", ha subrayado Espinar.

Así, si bien es cierto que ha aumentado la llegada de turistas y las pernoctaciones en la ciudad, el impacto en la hostelería no se ha visto, ya que "el gasto está estancado". Por ello, ha reflexionado que cada vez llegan más turistas a la provincia, pero el gasto que dejan en el sector hostelero "es cada vez menor". De esta forma, ha apostado por cambiar la ecuación de más por menos, y por un apostar por un turista que busca la calidad.

En esta línea, ha anunciado que desde la federación se va a impulsar, junto con el Ayuntamiento y la Generalitat, la candidatura de Valencia como capital española de la gastronomía de 2015: "Este reconocimiento implicaría la celebración de distintos eventos en la ciudad todo el año, y serviría de reclamo para un visitante de calidad", ha destacado Espinar.

Sobre el gasto medio del turista que llega a la Comunitat, han puesto como ejemplo que es de 76 euros --entre enero y julio--, mientras que en toda España es de 109 euros; en Cataluña de 123; en Canarias de 108; en Andalucía de 102; y en la Comunidad de Madrid de 165.

Por último, preguntados por los "problemas" que están surgiendo en Barcelona respecto al turismo 'low cost', Martí ha indicado que "el problema de Barcelona no se está dando en Valencia de forma significativa. No estamos en el mismo escenario y los casos puntuales están perfectamente identificados y acotados", ha dicho.