El IVCR+i recupera la vértebra de un dinosaurio gigante aparecida en un yacimiento de Morella

RECUPERAN LA VÉRTEBRA DE UN DINOSAURIO GIGANTE
GENERALITAT VALENCIANA
Publicado 04/09/2018 14:22:55CET

CASTELLÓN, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Valenciano de Conservación, Restauración y Investigación (IVCR+i) está restaurando una vértebra cervical de un saurópodo --dinosaurio herbívoro de cuello muy largo-- que vivió en el territorio de la actual comarca de Els Ports durante el Cretácico inferior hace 120 millones de años.

La vértebra de grandes dimensiones, un metro y veinte centímetros de longitud, ha sido localizada en los trabajos de restauración que está realizando el IVCR+i en el yacimiento de Sant Antoni de la Vespa en Morella, según ha informado el Consell en un comunicado.

El resto paleontológico se encuentra en "excelente" estado de conservación y apenas está deformado por los procesos de fosilización. Cuenta con todos los elementos anatómicos que permiten su identificación: el cuerpo vertebral y grandes apófisis laterales, lo que va a permitir a los paleontólogos su adscripción a una especie concreta.

Los primeros estudios apuntan a que podría tratarse de la vértebra cervical más grande localizada hasta ahora en un yacimiento de la península Ibérica y que pudo pertenecer a un saurópodo que podía alcanzar los 25 metros de longitud, con cuello muy largo, cola larga y un peso de 50 toneladas.

La excavación la llevó a cabo un equipo interdisciplinar formado por técnicos de la UNED de Madrid, el Instituto Catalán de Paleontología, el Grup Guix de Vila-real y el Ayuntamiento de Morella, bajo la dirección de los paleontólogos Jose Miguel Gasulla --Ayuntamiento de Morella-- y Andrés Santos --Grup Guix--.

El hueso estaba integrado en un bloque de tierra y piedras, lo que se conoce como 'momia'. Con los trabajos que están llevando a cabo los técnicos es cuando se aprecia la importancia del hallazgo.

Tres son las restauradoras del IVCR+i que intervienen en eliminar los depósitos de tierra y piedras adheridos. El proceso es muy lento porque los sedimentos están adheridos a la superficie del hueso y hay que levantarlos con medios mecánicos al mismo tiempo que se van consolidando las superficies.

El hallazgo tiene valor patrimonial e importancia científica porque corresponde a un animal del que ya hay un buen número de huesos restaurados y del que se puede disponer de una parte muy importante de su esqueleto para definir claramente la especie.