Publicado 18/01/2022 12:29

Los médicos de salud pública exigen control de aforos y del ocio nocturno para atajar la sexta ola

barra cerrada por Covid
barra cerrada por Covid - Eduardo Sanz - Europa Press

Advierten de que Ómicron ocasiona una IA sin precedentes que afecta gravemente a la convivencia social, a la economía y a la Sanidad

VALÈNCIA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva y Salud Pública (SVMPSP) ha vuelto a exigir este martes al Consell medidas para disminuir los contactos sociales en ambientes cerrados para controlar una sexta ola que ha generado una incidencia de casos "sin precedentes" por no haberlas aplicado en Navidad. Entre ellas, pide restricciones de aforo a grandes eventos, a las reuniones familiares masivas, la asistencia controlada a locales cerrados de ocio y limitaciones de horario en el ocio nocturno.

En ese sentido, advierten de que "dejar a su libre expansión la circulación del virus sin poner medidas preventivas, esperando que toda la población se inmunice de forma natural, va contra los principios de la Medicina de la Salud Pública".

Por ello, reclamamos a la Administración Sanitaria que intensifique en esta segunda quincena de enero las tres estrategias principales de mitigación de la Covid que han dado buenos resultados: como son, además de estas medidas de control de contactos, la difusión de claros mensajes de educación sanitaria para que la población se proteja adecuadamente y la vacunación intensiva y acelerada de toda la población y de los grupos de riesgo.

Al respecto, recuerdan que el pasado 24 de diciembre ya mostraron su "total disconformidad" por la ausencia de medidas preventivas y el resultado es una incidencia "sin precedentes, un aumento muy preocupante de la hospitalización y un desbordamiento de los servicios sanitarios, contra el que ya han advertido los sindicatos sanitarios y los colegios profesionales".

En ese sentido, señalan que la sustitución casi completa producida en estos últimos días de la variante Delta por la variante Ómicron, supone, además de una mayor contagiosidad y presencia de brotes en esta 6ª onda epidémica, provoca una mayor tasa de reinfecciones y un aumento de infecciones en vacunados, o situaciones de "escape a la vacuna" del Covid.

Así, señalan que aunque no produzca una mayor gravedad de los casos y la gran mayoría de vacunados siguen estando protegidos para las formas graves de la Covid, ocasiona "tal incidencia de casos leves, que afecta gravemente a la convivencia social, a la economía y a los recursos sanitarios". Además, advierten de que la cifra de casos realmente graves --hospitalizados, fallecidos y Covid persistente-- "puede ser enorme si se infectan a la vez millones de personas en pocas semanas".

CONTAGIOS PROGRESIVO, NO EN OLAS SIN CONTROL

Al respecto, argumentan que si fuera "inevitable" que buena parte de la población europea se contagie en los próximos meses, este contagio debería ser "al menos progresivo durante meses, no en forma de ondas epidémicas explosivas y sin control".

De hecho, recuerdan que las cinco ondas epidémicas anteriores han respondido "bien" a la toma de medidas preventivas comunitarias, lo que ha reducido su pico máximo y ha permitido una vuelta temprana, en dos o tres semanas, a la incidencia a valores "asumibles".

Por contra, alertan de que una prolongación de la sexta onda pandémica durante meses supondría un absentismo desproporcionado de los casos leves, un enorme daño para la salud de la población por los casos hospitalizados, los fallecidos y las secuelas del Covid persistente y, finalmente, una saturación de la atención Primaria y hospitalaria, que los profesionales sanitarios "no pueden soportar más".