Obras Públicas inicia el Plan de Acción Territorial de la Vega Baja para "mejorar la competitividad y cohesión"

La consellera María José Salvador presenta el PAT Vega Baja
GVA
Publicado 10/12/2018 16:04:42CET

ALICANTE, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, ha señalado en la presentación en Callosa de Segura, de los objetivos y propuestas del Plan de Acción Territorial de la Vega Baja, PAT, que el objetivo de la Generalitat es "mejorar la competitividad y cohesión de este territorio, desde una diversificación de su estructura económica y manteniendo su personalidad histórica".

Acompañada por la directora general de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje, Rosa Pardo, la consellera ha expuesto a los alcaldes y agentes sociales y económicos de la comarca, las características de este nuevo plan para iniciar la participación pública "desde el minuto cero". El primer documento de borrador de plan y del estudio para la evaluación ambiental estratégica se pueden consultar en la página web de la conselleria, según ha explicado el Consell en un comunicado.

En total, el Plan de Acción Territorial abarcará 27 municipios con una población de 355.924 habitantes, el 7,18% de la Comunitat; una superficie de 957 kilómetros cuadrados, el 4,12%, con una densidad superior a los 400 habitantes por km, prácticamente el doble de la media de la Comunitat Valenciana.

Entre los grandes objetivos del PAT, Salvador ha destacado la creación de "una imagen de marca de calidad de un territorio emprendedor y con un sector económico en el que, además de la construcción de viviendas, consigan un mayor peso específico las actividades agroindustriales, logísticas, los nuevos segmentos turísticos y la economía del conocimiento".

Según Salvador, "este PAT tendrá una escala de mayor detalle, con lo que se analizará el territorio de manera exhaustiva para determinar la adaptación del actual modelo territorial a la infraestructura verde así como a la capacidad de acogida del territorio, y todas sus propuestas se deberán adaptar a las condiciones específicas y diferenciales de la comarca".

El PAT de la Vega Baja deberá contribuir, ha resumido, "a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, su competitividad económica, su sostenibilidad ambiental y su cohesión social y territorial ofreciendo mayores oportunidades." El PAT tiene cuatro grandes áreas de trabajo: la infraestructura verde, los asentamientos urbanos, la movilidad sostenible y los nodos logísticos.

En primer lugar, como se ha explicado en la presentación, el PAT deberá resolver "los grandes problemas de la conexión de su gran espina dorsal verde (el Río Segura) con el litoral y otros espacios de gran valor como el palmeral de Orihuela, el parque natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja, o la Sierra de Escalona, aprovechando además la ventana de oportunidad del Pativel con la protección de dos grandes conectores ecológicos y territoriales como son los ríos Seco y Nacimiento".

Sin embargo, Salvador ha apuntado que "el gran reto del PAT desde la Infraestructura Verde, es la protección y dinamización de la Huerta de la Vega Baja, con más de 15.000 hectáreas". En este sentido, la consellera ha añadido que si se generan consensos, "la calidad del territorio y la competitividad económica de la comarca se verá acrecentada", y ha puesto como ejemplo el Plan de Acción Territorial de la Huerta de València.

Asimismo se ha referido al déficit hídrico como la mayor amenaza al crecimiento de la comarca, y en cuya resolución "el Consell está fuertemente implicado". Así Salvador ha abogado por "garantizar el trasvase Tajo-Segura y buscar soluciones de ámbito nacional". "Mientras tanto debemos, como ya se está haciendo, seguir con la gestión sostenible de este recurso y con la interconexión de todas sus fuentes convencionales y no convencionales", ha agregado.

COMPATIBILIZAR LA DEMANDA DE SUELO CON LOS VALORES AMBIENTALES

En cuanto a los asentamientos urbanos, el PAT determinará las necesidades y evaluará el actual suelo planificado de los municipios para "ver si se ajusta a las demandas reales, y es compatible con el diseño de la infraestructura verde, ya que muchos suelos se clasificaron hace muchos años". Con estos datos, "se podrá proponer sectores de desarrollo en las zonas menos vulnerables".

También se identificarán "los espacios de oportunidad y nueva centralidad urbana y se propondrán estrategias de dinamización y desarrollo que revertirán en una mejora del conjunto comarcal atrayendo actividades innovadoras, diversificando los usos y generando nuevos polos de atracción de inversiones".

PLAN DE MOVILIDAD SOSTENIBLE Y NODOS LOGÍSTICOS

El PAT también abordará la movilidad sostenible, para lo que se va a hacer un Plan de Movilidad Sostenible de escala comarcal que estudiará el patrón de los desplazamientos para detectar las necesidades y proponer soluciones que mejoren el uso del transporte público, y reflejará con mayor precisión distintas propuestas de vertebración territorial contenidas en el programa Uneix.

En su intervención, la consellera ha recordado la propuesta derivada del estudio logístico que contempla la incorporación de la Vega Baja como uno de los nodos logísticos de primer nivel de la Comunitat, con una plataforma logística intermodal en el ámbito de San Isidro, en el cruce entre la AP-7 y la A-7, "propuesta fundamental para la consolidación de un gran cluster agroalimentario en la Vega Baja".

Por su parte, la directora general de Territorio ha remarcado la prioridad de la conselleria por "planificar con una visión unitaria del territorio, conciliando los usos y actividades con la infraestructura verde". "Todo ello poniendo en valor las cualidades y la identidad comarcal, en toda su complejidad, y que reconozca la multiplicidad de circunstancias que conviven en el territorio", ha agregado.

La directora general ha anunciado que, de las reuniones mantenidas y a las que se invitó a todos los municipios de la Vega Baja, se han incorporado cuestiones referentes a la gestión del agua y a la atención al turismo residencial, así como "la necesidad de analizar los suelos industriales para formular estrategias que dinamicen la diversificación económica, y las expectativas de incidir en el paisaje urbano para promover la mejora de los tejidos existentes".