Actualizado 01/12/2015 15:15 CET

Plácido Domingo: "Nunca perderé los nervios antes de salir a cantar"

Plácido Domingo
EUROPA PRESS

   VALENCIA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El cantante y director de orquesta Plácido Domingo asegura que, pese a su larga y exitosa trayectoria, se sigue poniendo nervioso "siempre" antes de subirse a un escenario. "Nunca perderé los nervios antes de salir a cantar", ha confesado el artista, que recalca que continúa afrontando cada proyecto "con la misma ilusión" y que seguirá interpretando "hasta que Dios quiera".

   Domingo ha realizado estas manifestaciones en Valencia, en la rueda de prensa de presentación de la ópera 'Macbeth', producción que abrirá el próximo 5 de diciembre la temporada en el Palau de les Arts Reina Sofía de la capital del Turia. Ha estado acompañado por el intendente del coliseo, Davide Livermore, y el director musical del espectáculo Henrik Nánási.

   El tenor, y en los últimos tiempos también barítono, ha reconocido que sigue sintiendo nervios cuando sale a cantar, algo que, curiosamente, no le sucede en su rol de director de orquesta, que físicamente considera más duro.

   "No obstante, --ha proseguido-- cuando dirijo no estoy nervioso nunca, aunque tienes una gran responsabilidad porque todo depende de ti; sin embargo, cuando salgo a cantar siempre me pongo nervioso porque la gente me conoce más como cantante y exige más".

   El maestro se ha mostrado feliz de poder compaginar estas dos carreras pero ha recalcado que aún domina su faceta de cantante, que ocupa el 70 por ciento de su dedicación frente al 30 por ciento de la de director, ha estimado.

   En ambas, continúa preparando proyectos y retos futuros. "Seguiré cantando hasta que Dios que quiera y habrá un momento en el que, aunque la gente me siga, tendré que decir basta porque estaré cansado pero sigo haciendo planes; si no los hubiera hecho hace cinco años no estaría aquí", ha observado.

"UN MARAVILLOSO MUNDO IRREAL"

   Asimismo, ha subrayado lo "afortunado" que se considera por trabajar en el mundo de la lírica, que le permite estar "en un maravilloso mundo algo irreal, viajar a diferentes siglos y personajes y, además, hacer que el público pueda olvidar sus penas mientras te escucha".

   En este sentido, ha aseverado que una de las principales razones que le empujan a seguir cantando es "para dar el gusto a esta gente que te admira, que organiza viajes y hace colas para verte".

   "Habrá un día en el que, aunque la gente te quiera, diré ya basta. De momento, mantengo el mismo entusiasmo", ha concluido.