Actualizado 24/09/2009 20:59 CET

El PP se opone a la moción socialista para impulsar un nuevo plan municipal contra la crisis

CASTELLÓN, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El equipo de gobierno del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón se ha opuesto a la moción socialista que planteaba la aprobación de un nuevo plan municipal contra la crisis, según informó el PSPV en un comunicado.

Alberto Fabra ha vuelto a demostrar que el apoyo a los trabajadores y a las empresas de Castellón no está en su agenda política, pues el Partido Popular pasa de la crisis, es insensible ante el sufrimiento de miles de familias castellonenses y sólo busca el provecho personal de sus concejales", afirmó el portavoz del PSPV, Juan María Calles.

Según Calles, "la crisis obliga a la Administración a gobernar con sensatez, con austeridad y con el máximo rigor presupuestario, sin embargo, en el último año, el PP sólo ha esbozado unas medidas tímidas e ineficaces, que no han conseguido ningún efecto". El socialista reclamó al alcalde que "cambie la política económica ante la elaboración de los próximos presupuestos municipales", pues --dijo-- "éste es el momento en que el Ayuntamiento puede demostrar que está del lado de los castellonenses y no en su contra".

Calles señaló que en los últimos diez plenos, "el equipo de gobierno no ha presentado ni un solo punto en el orden del día con medidas económicas extraordinarias para hacer frente a la crisis". "Lo único extraordinario ha venido de la mano del plan Zapatero, que ha generado casi mil empleos dignos en la ciudad de Castellón, mientras que el plan Confianza de la Generalitat aún sigue siendo un misterio", añadió.

El portavoz socialista arremetió contra la "pasividad" de Alberto Fabra, y afirmó que "el alcalde ha abandonado a su suerte a Castellón, la ha dejado a la deriva. Fabra no ejerce como alcalde y ha renunciado a ejercer de diputado autonómico, y la única acción que se le conoce es haber hecho un max-mix con las inversiones que recibirá el Ayuntamiento y, con todo el descaro del mundo, rebautizarlas con el nombre de Castellón Activa".

Calles defenció hoy en el pleno municipal un decálogo de medidas para relanzar la actividad económica. Entre ellas, la actualización de los tributos municipales con arreglo al IPC negativo del mes de julio, la aprobación de un Plan de Medidas Fiscales contra la Crisis, así como un plan especial de contención del gasto público municipal que compensa el recorte de ingresos, la constitución de una Comisión de Control del Gasto Público, y el incremento las inspecciones fiscales para que ningún moroso incumpla con sus obligaciones ciudadanas.

La propuesta socialista instaba también al equipo de gobierno a mejorar la eficacia en la captación de recursos de la Unión Europea, el Gobierno y la Generalitat, la constitución del Patronato Municipal de Desarrollo Económico y Empleo que reclaman los sindicatos, el fomento de las energías alternativas, la prioridad del gasto social mediante el recorte en los gastos de protocolo, propaganda y boato por parte del equipo de gobierno, y congelar la plantilla de personal municipal durante 2010, salvo la de los servicios de emergencias.