Publicado 18/11/2015 11:53CET

Los premios Planeta visitan Valencia

Los Premios Planeta 2015 en Valencia
EUROPA PRESS

   VALENCIA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La escritora Alicia Giménez Barlett (Almansa, Albacete, 1951) asegura que la crisis económica sufrida en los últimos años ha puesto a la sociedad "frente al espejo y ha sacado las vergüenzas". "Todo el mundo ha sufrido movimientos: hombres que se creían superejecutivos y se han quedado en nada y gente que tenía poco y se ha quedado bajo cero".

   La autora ha realizado estas declaraciones en Valencia, donde presenta su obra 'Hombres desnudos', ganadora del Premio Planeta 2015, junto al finalista del galardón, Daniel Sánchez Arévalo. Ambos han concedido una entrevista a Europa Press para hablar de sus relatos.

   Giménez Barlett, una auténtica dama de la novela negra por su serie protagonizada por Petra Delicado, ha logrado el Planeta por 'Hombres desnudos', una historia "actual y moderna" que se adentra en el mundo de la prostitución masculina a través de unos "personajes en crisis". El telón de fondo es la coyuntura económica --que lleva, por ejemplo, a un profesor en paro a trabajar en un club de streaptease--, "el petardo que hace estallar una caja" que ya tenía cosas inflamables en su interior, explica.

   La escritora confiesa que se siente "muy orgullosa" de haber conseguido un galardón como el Planeta con una obra que no pertenece al género negro. "Una se pone chula", ríe. Y añade: "Lo importante es poder hacer lo que uno quiere, ojalá todo el mundo pudiera; seguir inventando y creando es un orgullo".

   En las páginas de 'Hombres desnudos' se aborda el dilema entre la lucha de clases y la batalla entre sexos. En este sentido, la narradora cree, que aunque es un debate complicado, "va antes la clase social", porque, las mujeres de un nivel socioeconómico más alto, no tienen tan malas condiciones como las que, además, sufren pobreza.

   En todo caso, el libro quiere reflejar una "sociedad cercana" golpeada por una crisis que ha destapado "las vergüenzas". "Y no hablemos de las políticas, ahora que estamos en Valencia" exclama. Y es que la autora está muy unidad a la ciudad, ya que aquí pasó sus años de universidad, los más divertidos de su vida, afirma.

"NERVIOSA" POR LA IMAGEN DE CORRUPCIÓN EN VALENCIA

   Preguntada por qué ha sentido al ver la imagen de corrupción que se ha dado últimamente de la Comunitat, ha recalcado que es algo que le pone "muy nerviosa". "No todo el mundo es igual, no se puede hacer esa generalización tan fallera", ha bromeado.

   Por su parte, Daniel Sánchez Arévalo (Madrid, 1970) construye con la obra finalista, 'La isla de Alice', un "thriller intimista" y una "historia de superación" que arranca cuando un hombre muere en un accidente de coche sospechosamente lejos de donde debía estar y su mujer decide indagar en los secretos de su compañero.

"ABRAZO DE BIENVENIDA"

   El responsable de éxitos cinematográficos como 'AzulOscuroCasiNegro', 'Gordos' o 'La gran familia española', subraya que, pese a que lleva más de 20 años ganándose la vida escribiendo, tenía miedo de que ser considerado "un director metido a escritor" o de que se le achacara "intrusismo" por lo que haber sido seleccionado como finalista del Planeta es como "un gran abrazo de bienvenida".

   Agrega que en la novela "encuentra la libertad" que no da el cine, ya que, cuando estás rodando una película, "debes pensar a cada momento en lo que va costar" y no estás al frente de "toda la cadena de creación".

   "Necesitaba volar y tanto lo he hecho que he escrito una novela ambientada en Estados Unidos y narrada en primera persona por una mujer; mi intención era que el libro pareciera escrito por una autora norteamericana, ahora el lector debe juzgar si lo he conseguido", expone.

   Sánchez Arévalo, que recalca que lo que más le interesa es seguir mejorando a la hora de contar historias, dice que sí se imagina su novela trasladada al cine, aunque ahora "está más cerca de una miniserie de seis horas que de una película de dos". Sobre si ya le ha echado un "ojo cinematográfico" a la obra de su compañera, 'Hombres desnudos', sonríe y asevera: "ya la tengo rodada en mi cabeza".