Publicado 03/09/2020 15:43:41 +02:00CET

Psicólogos instan a apoyar a los docentes para una exitosa vuelta al cole y proponen sesiones de "ventilación emocional"

Imagen de archivo de una profesora
Imagen de archivo de una profesora - Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

   VALÈNCIA, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El Col·legi Oficial de Psicologia de la Comunitat Valenciana (COPCV) subraya la importancia de apoyar y escuchar al colectivo docente para que la vuelta al cole sea "lo más exitosa posible", al tiempo que recomienda que durante los primeros días del curso se dedique un tiempo en clase a hacer sesiones de "ventilación emocional" para que profesores y alumnos compartan sensaciones y preocupaciones.

   La entidad señala que a partir del 7 de septiembre, y después de casi seis meses sin ir a las aulas debido a la crisis sanitaria de la Covid-19, está previsto el inicio del curso 2020-2021. "'La nueva normalidad' --inciden-- estará presente en los centros educativos de manera que pequeños, jóvenes y adultos, cuando vuelvan, se encontrarán con un contexto muy diferente (distancia, nuevos grupos, nuevas normas, higiene, mascarillas, etc.)".

   La vuelta o bien la asunción de las nuevas normas pueden ser fuente de estrés o ansiedad para las personas. Andrea Ollero, vocal del área de psicología educativa del COPCV, afirma que estos estados pueden aparecer como respuesta adaptativa a la nueva situación y que se tendrá que estar vigilando por si se tienen que tomar medidas en caso de que se prolongan en el tiempo.

   Para Ollero, dentro de la comunidad educativa "existen tres ejes fundamentales a los cuales se tienen que dirigir ahora todos los esfuerzos: alumnado, profesorado y familias". "Y el primer esfuerzo pasa por la comunicación: determinar e informar sobre las novedades "es fundamental para evitar posibles angustias y miedos", recalca la especialista en un comunicado.

   Por eso, es necesario que desde la administración y desde la escuela, se informe con antelación a las familias, puesto que estas, podrán transmitir los cambios a sus hijos e hijas. Por el contrario, si ni familia, ni alumnado, saben con que se encontrarán al volver a la escuela o en el instituto, es más fácil que pueda aparecer miedo, desconfianza y una sensación malestar.

   Por otra parte, la pandemia ha evidenciado la importancia de la escuela, no únicamente como lugar de transmisión o de intercambio de conocimientos, sino a nivel social. "Si los niños de infantil y primaria no pueden ir a clase, los padres y madres, no pueden acudir a su puesto de trabajo, ni siquiera conciliar los dos ámbitos en un mismo espacio. Además, Los padres no son, ni se tienen que convertir en profesores", afirma Ollero.

   La experta enfatiza que ir a la escuela es un derecho de los menores y el único espacio donde realmente, hay igualdad de oportunidades. "El colegio tiene que ser presencial y si no se puede porque las circunstancias no lo permiten debido a un positivo en un aula, los recursos tienen que estar adaptados para que ningún niño ni niña quedo fuera del sistema", argumenta.

   A este respecto, la psicóloga hace referencia a la potenciación de la inclusión educativa y a realizar un trabajo coordinado entre comunidad educativa, servicios de salud, servicios sociales y responsables municipales.

   El psicólogo educativo, asevera Ollero, "es un agente necesario para poder garantizar que la dinámica escolar se desarrolla de manera armónica y asesorar en las acciones que ayudan a reducir los aspectos negativos de esta situación que puedan afectar tanto al profesorado, a las familias, como el alumnado".

SE OFRECEN PARA ASESORAR

   "Por eso, a pesar de que "la Generalitat y la Conselleria, parecen haber establecido protocolos organizativos para el curso 2020-2021, echamos de menos que la administración nos tenga en cuenta como entidad asesora a la hora de elaborar por ejemplo, planes de contingencia puesto que tenemos mucho que aportar". El COPCV queda a disposición de la administración como entidad asesora.

   Ollero agrega: "Todas las medidas establecidas por la administración están encaminadas a disfrutar de una jornada segura. Aún así, los profesores y profesoras pueden sentir preocupación o ansiedad puesto que para ellos también es un contexto diferente". En el momento que se abren las aulas, durante un tiempo prolongado, se relacionarán con unos veinte contactos a pesar de hacer, en algunos casos, grupos 'burbuja'.

   Además, recuerda, cada profesor tiene una realidad concreta "son personas que pueden tener niños o familiares de riesgo a su cargo, que se sienten responsables de los alumnos con los cuales están cada día... y todo esto, los puede generar malestar". "Tienen que normalizar estas emociones, escucharlas y rebajarlas con información procedente de fuentes oficiales", añade.

   La psicóloga aconseja hacer, durante los primeros días de clase, sea cual sea el nivel educativo, sesiones de 'ventilación emocional', con el objetivo de expresar emociones. A través del diálogo, escritos, dibujos, o juegos dinámicos, se ha de hablar sobre el confinamiento, la nueva normalidad, las normas sanitarias, o las preocupaciones, así como transmitir que tienen que colaborar puesto que todos somos responsables de todos. Esta técnica, "les permitirá asimilar las novedades y los maestros, obtendrán información sobre el estado emocional de la clase".

   El profesorado, al igual que las familias, es un grupo de referencia e importantes figuras de apego para los niños, niñas y jóvenes. "Este colectivo es clave para que el inicio y el curso en sí, sea exitoso. Es importante que se muestren contentos y calmados, que interioricen con serenidad los nuevos protocolos y que se sientan seguros a nivel sanitario, ya que de ellos dependerá gran parte del afrontamiento de las familias. "Es fundamental dar toda la información y apoyo posible al profesorado, se tiene que cuidar al cuidador", insiste.

Contador