Actualizado 28/10/2009 21:46 CET

El PSPV critica la "mala gestión" de Sanidad ante 582 sentencias condenatorias por no pagar a proveedores

VALENCIA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El diputado del grupo socialista en las Corts, José Camarasa, criticó hoy en un comunicado la "mala gestión que está llevando a cabo el presidente de la Generalitat, Francisco Camps", que ha provocado que tanto la Generalitat como la Conselleria de Sanidad "estén en bancarrota". Así, recordó que hay 582 sentencias del TSJCV que condenan a este departamento a pagar centenares de millones de euros, por "no pagar a proveedores", lo que ha generado "intereses de demora".

Camarasa exigió explicaciones "inmediatas" a Camps y al conseller de Sanidad, Manuel Cervera, de "por qué están pagando cantidades abusivas y extraordinarias a proveedores sanitarios, de medicamentos y de servicios, que terminan costando más del doble del precio del mercado y que depuren responsabilidades por esta manera de proceder".

"Existen casi 600 sentencias que ponen en evidencia que la Generalitat está en bancarrota", insistió. Las denuncias de los proveedores ante los juzgados demuestran que existe una "mala administración de la Generalitat valenciana, no hay presupuesto suficiente.

De estas sentencias se deduce que "hay un ataque sistemático, una exclusión, una desobediencia y una ilegalidad constante a lo que dice la ley de contrato del sector público. Sólo las empresas más fuertes, las que pueden aguantar que no les paguen, son suministradoras de la Generalitat", apuntó.

En su opinión, con esta forma de actuar se está "condenando irremediablemente al cierre de pequeñas y medianas empresas que serían proveedoras de la conselleria, pero que no pueden permitirse estar dos y tres años sin cobrar". "La Conselleria de Sanidad, la sanidad pública valenciana, se sitúa al margen del estado de derecho en las contrataciones, según alega el juez en una de las sentencias", comentó.

El responsable socialista denunció que la Generalitat "no tiene dinero, no utiliza la ley de Contratos del Sector Público y adjudican los contratos a dedo, mediante llamadas telefónicas. Por lo tanto no hay adjudicación por contratos, no hay consignación del gasto, no hay licitación, no hay adjudicación, ni pliego de cláusulas administrativas. En definitiva, no hay seguridad jurídica en los contratos de la Conselleria de Sanidad", sentenció.