Publicado 15/10/2019 15:10

Save The Children pide que la Ley Valenciana de Educación garantice el acceso "de todos" al primer ciclo de Infantil

Imagen de archivo un aula de Educación Infantil
Imagen de archivo un aula de Educación Infantil - GVAEDUCACIÓC - Archivo

La tasa de matriculación en la Comunitat se duplica en una década pero se situaba por debajo de la media nacional en el curso 2017-2018

VALNCIA/MADRID , 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Save The Children en la Comunitat Valenciana ha advertido de que, aunque en esta autonomía se han logrado "avances" en los últimos años en la escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil, el acceso universal a esta etapa aún está "lejos". Por tanto, ha reclamado que la futura Ley Valenciana de Educación garantice el acceso "de todos" y pueda asegurar plazas gratuitas para aquellos menores en situación de vulnerabilidad.

La organización ha hecho público este martes un informe, titulado 'Donde todo empieza. Educación infantil de 0 a 3 años para igualar oportunidades', en el que pone de relieve que el acceso al primer ciclo de la Educación Infantil de 0 a 3 años presenta desigualdades territoriales y económicas en España. De acuerdo a este estudio, las clases medias y altas acceden mayoritariamente a esta etapa educativa, mientras las más desfavorecidas se quedan fuera.

En concreto, entre las rentas más altas españolas la escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil es del 62,5%. Más del doble del porcentaje que existe entre la población más pobre, donde se sitúa en el 26,3%. La tasa media de escolarización de 0 a 3 años en España fue del 36,4% en el curso 2016-2017.

El director de la entidad en la Comunitat Valenciana, Rodrigo Hernández, asegura que "a pesar de que en los últimos años se han logrado avances hacia la escolarización de los niños y niñas valencianos, todavía estamos muy lejos del acceso universal".

"Es fundamental asegurar el pleno desarrollo, aprendizaje y bienestar de los niños y niñas de 0 a 3 años de la Comunitat Valenciana, con una atención educativa integral, que trabaje estrechamente con la familia y con los servicios sociales, sanitarios y de ocio. Solo de esta forma podremos garantizar que todos los niños y niñas pueden disfrutar de su derecho a la Educación", subraya.

Save the Children pide que en la futura Ley Integral Valenciana de Educación se reconozca el derecho de todos los niños y las niñas a acceder al primer ciclo de educación infantil y garantice que aquellos más vulnerables puedan contar con plazas gratuitas. Para garantizarlo, "se crearán plazas asequibles mediante medidas de tarificación social, con un precio mínimo suficientemente bajo y comedor para familias de bajos recursos, y criterios de acceso que prioricen renta y vulnerabilidad".

En cuanto a los datos de escolarización en la Comunitat, aunque la tasa se ha incrementado a lo largo de la última década --pasando del 14,4% en el curso 2006-07 al 33,9% en el 2017-18-- "siempre se ha mantenido por debajo de la media estatal, que se sitúa en un 38,8% en el curso 2017-2018". Así, casi siete de cada diez niños y niñas de la Comunitat Valenciana no tienen acceso a esta etapa educativa: 43.875 están escolarizados y 85.550 sin escolarizar.

Añade que, a pesar de que la Comunitat Valenciana no cuenta con las tasas más bajas de matriculación en el primer ciclo de educación infantil del conjunto del Estado, sí se encuentra lejos de comunidades como Euskadi o Madrid, con un 53,8% y un 48,8% de alumnado matriculado en esta etapa educativa respectivamente.

Rodrigo Hernández ha insistido en que "a la educación infantil de primer ciclo acceden mayoritariamente las clases medias y altas, quedando fuera las más desfavorecidas, por falta de mecanismos compensatorios". "Es obligación de las diferentes administraciones reparar este ascensor social que empieza en la escuela infantil, lo que puede evitar la transmisión intergeneracional de la pobreza y reducir la desigualdad social", apunta.

"Tal y como indica la OCDE, es en la primera infancia cuando se asientan las bases del desempeño futuro, por lo que es fundamental que todos los niños y niñas tengan acceso a la misma en igualdad de oportunidades", afirma Hernández.


SEIS DE CADA DIEZ CENTROS, PRIVADOS

Asimismo, el informe refleja que en la Comunitat Valenciana seis de cada diez centros que cuentan con plazas para esta etapa educativa son privados. "Las plazas públicas o concertadas gratuitas son muy escasas y no cubren siquiera la demanda actual, mientras que las privadas suponen unos costes muy elevados para las familias", añade Hernández.

Además, en la Comunitat Valenciana cada ayuntamiento puede ofrecer o no ayudas complementarias para la escolarización de los niños y niñas en esta etapa educativa, como ayudas al comedor o cheques escolares. Por tanto, dentro de la propia autonomía también "existen desigualdades en el acceso en función del municipio en el que residan las familias", recalcan.

También denuncian las barreras burocráticas, de información y comunicativas expulsan a las personas con menos nivel educativo o de origen extranjero debido a la dificultad de los procesos burocráticos si no se cuenta con un asesoramiento. Los servicios sociales apoyan a quienes acuden a ellos, pero no todas lo hacen, siendo un factor a contemplar el miedo al estigma de sentirse y ser percibidas como familias en riesgo de exclusión social.

Otro de los "obstáculos" se debe a la "rigidez" de la organización de las escuelas. La educación 0-3 como medida de conciliación obedece a horarios y condiciones laborales a tiempo completo y estables, muy diferentes a la realidad de las familias con empleos precarios y horarios atípicos. Esto provoca que las familias no escolaricen a sus hijos, lo hagan en escuelas privadas o acudan a servicios informales de cuidado. Además, los criterios de admisión en muchas plazas públicas y concertadas priorizan a las familias con dos progenitores con trabajo regular, que no son el perfil de las familias más vulnerables.

Por último, Save the Children afirma que las barreras ideológico-culturales también limitan o dificultan el acceso. La infravaloración de la educación en edades tan tempranas, la consideración que a esas edades los niños y las niñas deben estar exclusivamente al cuidado de sus familias o la consideración de que no es una educación de calidad privan de los beneficios que la estimulación educativa a edades tempranas tiene para la infancia.

Más información