El sector cerámico cerrará 2018 con 3.600 millones de euros de ventas, hasta un 1,5% más que en 2017

ASCER REALIZA BALANCE DEL AÑO
EUROPA PRESS
Publicado 12/12/2018 16:46:38CET

CASTELLÓN, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El sector cerámico acabará el año con un crecimiento de entre un 1 y un 1,5 por ciento en ventas, lo que significa 3.600 millones de euros aproximadamente, mientras que en producción también aumentará un 1%, es decir, se situará en 530 millones de metros cuadrados.

En el mejor de los escenarios, el crecimiento en ventas podría alcanzar el 2%, y en el peor se quedaría un poco por encima del 0%, según ha explicado este miércoles en rueda de prensa el presidente de la patronal Ascer, Vicente Nomdedeu.

Al respecto, Nomdedeu, que ha recordado que España seguirá siendo el país de Europa que más produce, ha señalado que las ventas crecerán un 7% en el mercado nacional y un 1% las exportaciones, lo que significará vender alrededor de 2.710 millones de euros este año. "España sigue siendo el segundo país que más exporta en metros cuadrados en el mundo", ha dicho.

El presidente de Ascer ha destacado el esfuerzo que hace el sector en formación para mantener la innovación en cualquier aspecto de la empresa, por lo que "seguimos siendo reconocidos en el mundo como líderes en este aspecto y queremos hacer valer esto como ventaja competitiva, pues esta es la base de nuestra diferenciación".

Por su parte, el vicepresidente de Ascer Ismael García se ha referido a la investigación antidumping contra el sector español por parte de Arabia Saudí, Qatar, Kuwait, Oman y Emiratos y ha destacado que desde Ascer ya se ha organizado la defensa y harán frente a la investigación "con determinación", y ha recordado que recientemente se ha cerrado el antidumping que declaró Marruecos "con éxito para el sector español".

Según ha explicado, el sector ha realizado exportaciones de enero a septiembre a 187 países por valor de 2.098,9 millones de euros, un aumento del 1,6 respecto a 2017. Respecto al volumen de la exportación, esta se situó en 317,5 millones de metros cuadrados, un 1,2 por ciento más que en 2017. El precio medio aumenta un 0,4 por cien.

BAJADA DE VENTAS

La "gran" bajada de ventas -según ha dicho- se ha producido en Oriente Próximo y Europa del este. En este sentido, ha indicado que Europa sigue siendo el 48,8% de las ventas del sector español, Francia sigue creciendo un 6,5% y el país que más ha crecido este año ha sido EEUU, con un 14%, mientras que Marruecos está en un crecimiento del 7%. Por contra, los descensos se han producido en Israel y sobre todo en Arabia Saudí -32,9%-.

Por su parte, el vicepresidente de Ascer Francisco Ramos ha indicado que la energía, que supone más del 13% de los precios de venta del sector, ha tenido un comportamiento con un crecimiento "importante".

FACTURA ENERGÉTICA

Así, ha afirmado que la factura energética total crecerá un 13% de media, y ha destacado que los coste de gas suponen un 24 por ciento más de lo que suponían en diciembre de 2017, "lo que es una carga importante para nuestro costes de producción". Dentro de esta factura de gas el 45% son costes relativos a peajes e impuestos.

Por otra parte, se ha referido al Real Decreto que prorrogaba por dos años la vida útil de las plantas de cogeneración que hay instaladas, prórroga que la patronal considera "ineficiente" pues "necesitamos un marco más estable y periodo de tiempo más continuado para cuando venzan los periodos de vida útil de las grandes productoras de atomizado". El presidente de Ascer ha recordado a la Administración central que cualquier coste que proceda de la energía "dificulta la competitividad".

El secretario general de Ascer, Pedro Riaza, ha destacado que el sector haya sido considerado en 2018 con riesgo de deslocalización y, por tanto, haya entrado a formar parte de la lista de fuga de carbono, "lo que ayuda de cara al periodo 2020-2030 porque una parte de los permisos de emisión que habría que comprar se asignarán gratuitamente".

NORMATIVA "RESTRICTIVA"

No obstante, ha lamentado que la normativa sobre emisiones se hace cada vez "más restrictiva" a nivel europeo y "más exigente", y ha resaltado el aumento "sensible" de los permisos de emisión, "que rozan el triple del precio de los últimos años".

Aunque todavía no se ha hecho la asignación para el periodo entre 2020 y 2025, ha dicho que en 2017 el comercio de emisiones supuso un coste para el sector de unos 4 millones de euros, que este año se traducirán en 11 millones. "Según las estimaciones más probables para este periodo, el coste anual del comercio de emisiones para el sector puede oscilar de entre 16 y 33 millones de euros al año", ha añadido.

En este sentido, Riaza ha asegurado que el sector europeo pide al respecto un plan de igualdad con el resto de competidores que entran en el mercado europeo sin costes medioambientales y un apoyo a los sectores intensivos en energía, "que están obligados a introducir modificaciones importantes en sus procesos de producción pero que no tienen esas soluciones en la mano", por lo que -ha indicado- "sería lógico que los fondos que se recaudan para el comercio de emisiones se destinen al desarrollo de técnicas que solucionen el problema".

Nomdedeu finalmente ha solicitado un plan estatal que regule el funcionamiento de la industria "porque, en nuestro caso, es un sector que aporta mucho a la balanza de pagos, crea mano de obra estable y con conocimiento, tiene un modelo de negocio totalmente exportable, favorece proyectos innovadores y tiene un producto socialmente correcto". Así mismo, ha vuelto a reivindicar el Corredor Mediterráneo.

Preguntado por la previsiones del sector para 2019, Nomdedeu ha subrayado que si se mantiene la tendencia de los últimos ocho meses "el entorno será del crecimiento actual hacia abajo", sin embargo si esta tendencia se invierte, el crecimiento será de entre el 1 y el 2%.