Actualizado 03/07/2013 18:18 CET

Los socorristas subrayan la necesidad de vigilar continuamente a los niños en zonas de baño para evitar accidentes

VALENCIA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los socorristas de la Comunitat Valenciana han subrayado este miércoles la necesidad de vigilar continuamente a los niños en las zonas de baño, piscinas y playas para "no perderlos ni un segundo de vista" y evitar accidentes como los registrados esta semana en las localidades valencianas de Godella, donde un menor de 4 años falleció ahogado en la piscina de un colegio privado, y en Monserrat, donde murió otro niño en la piscina de un chalé.

A este respecto, el formador de Cruz Roja en socorrismo y primeros auxilios en piscinas y playas Jorge Lizandra ha indicado a Europa Press que esa "vigilancia continuada" es la "principal medida" de prevención que se ha de tomar en las piscinas y playas para que este tipo de accidentes con los pequeños no se produzca.

Lizandra ha indicado que ésta es una "responsabilidad de todos" y no sólo de las personas que trabajan como socorristas, teniendo en cuenta que hay lugares en los que no se da la presencia de estos profesionales porque no lo exige la ley o porque se trata de un espacio particular. "La responsabilidad no hay que desviarla sólo hacia los socorristas. Si éstos están, mejor, pero los tutores han de estar atentos, en alerta y no despistarse", ha insistido.

Por ello, ha instado a los padres, tutores o cuidadores de menores en zonas de baño a "no despistarse" de los niños en ningún momento. "Con o sin esa vigilancia, el padre, el tutor o el cuidador ha de vigilar de manera continua a los niños para evitar golpes, heridas grave o caídas al agua", ha argumentado.

El formador ha asegurado que esta supervisión debe completarse siempre con unas "normas básicas" de prevención para evitar cambios bruscos de temperatura corporal o pérdidas de conciencia en el agua como "no exponerse de manera prolongada al sol, no entrar de manera súbita al agua y no hacer comidas copiosas".

En esta línea, el presidente de la Federación de Salvamento y Socorrismo de la Comunidad Valenciana, Jesús Troyano, ha destacado a Europa Press "la importancia y la necesidad de la prevención" y "la labor de información" para "no tener que lamentar" sucesos como los registrados en Godella y Monserrat, y ha señalado también que es una "responsabilidad de todos". Por ello, ha coincidido con Jorge Lizandra en afirmar que en cualquier zona de baño los padres o cuidadores de un menor "no pueden perder ni un segundo de vista a los niños".

Ambos han comentado que esto es fundamental siempre, pero especialmente en lugares particulares donde no hay socorristas o en espacios de uso colectivo en los que por ley no es obligatoria la presencia de uno de estos profesionales. "Hay que ver dónde se están produciendo las muertes, en piscinas donde en teoría no es necesario que haya un socorrista", ha apuntado Troyano.

El responsable de la Federación de Salvamento y Socorrismo y el formador en socorrismo y primeros auxilios de Cruz Roja han precisado que según la normativa actual la presencia de uno de estos técnicos es obligatoria en piscinas o instalaciones acuáticas de 200 metros cuadrados o de dimensiones mayores y no en las de menor superficie.

"POCO PRUDENTE"

Jorge Lizandra ha considerado que esto es "peligroso" y "poco prudente" porque de este modo muchas piscinas que aún sin llegar a esos 200 metros cuadrados son grandes carecen de la vigilancia de un socorrista dado que "no es imprescindible su presencia". El formador ha resaltado que esto "pasa en hoteles y en comunidades de vecinos".

En este sentido, Jesús Troyano ha preguntado "qué diferencia hay entre una piscina de 150 metros cuadrados y una de 200 metros cuadrados" para que la vigilancia de un profesional sea obligatoria y ha asegurado que éste "debería estar en todas las piscinas", públicas y también privadas como las de entidades o comunidades de vecinos. "Si hay una piscina, entiendo que debería haber un socorrista preparado en todas las horas de baño", ha resaltado, también para atender a los adultos porque "igualmente sufren contratiempos".

El presidente ha comentado que esto es algo de lo que a veces se prescinde por cuestiones económicas, pero ha subrayado que aunque cueste dinero contratar a uno de estos profesionales es garantiza seguridad. "Si tenemos piscina hay que tenerla en condiciones y con la seguridad necesaria", ha declarado.

CON LA TITULACIÓN CORRESPONDIENTE

El formador de Cruz Roja y el presidente de la Federación de Salvamento y Socorrismo de la Comunidad Valenciana han coincidido de nuevo en este punto al defender que los socorristas de piscinas, playas y otras zonas de baño han de tener siempre "la titulación pertinente". Así, Lizandra ha aseverado que estos profesionales "han de estar siempre formados, avalados y conocer los protocolos que se han de seguir ante situaciones de riesgo".

Troyano ha comentado que esta misma semana la presencia y la actuación de un socorrista en una piscina de Elda (Alicante) evitó la muerte de un niño de 3 años que cayó al agua y que cuando fue rescatado se encontraba en "muy mal" estado. El presidente de la federación ha apuntado también la necesidad de contar con una legislación para regular estos servicios en las playas.