Actualizado 28/09/2015 14:20 CET

Transparencia trabaja en un protocolo para investigar "situaciones grises" en corrupción

   ALICANTE, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El conseller de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación, Manuel Alcaraz, ha anunciado que su departamento trabaja en la elaboración de un protocolo de actuación que permita investigar las "situaciones grises", para determinar si podrían ser constitutivas de delito por corrupción.

   Tras reunirse con el fiscal anticorrupción de Alicante, Felipe Briones, Alcaraz ha manifestado que se está a la espera de tramitar la puesta en marcha de una Oficina Antifraude, pero que en tanto no esté en funcionamiento, la Conselleria está elaborando un protocolo para la Inspección General de la Generalitat.

   Así, "si apreciara un mal uso de fondos públicos, se instaría a una inspección especial a cargo de Intervención General de la Generalitat. Y si se apreciara un rasgo más se acudiría a la Fiscalía".

   A preguntas de los medios, Manuel Alcaraz ha señalado que hay casos en que se puede acudir directamente a la Fiscalía, para el resto está pensado el protocolo en "situaciones grises" en las que se reciben denuncias sobre "prácticas que pueden ser inmorales o muy chocantes en cumplimiento de leyes vigentes. Otro caso es que no nos guste la ley y en este caso se tratará de cambiar la ley".

   Por ello, ha subrayado que "lo bueno" de contar con una Oficina Antifraude será poder tener "personal cualificado" que ofrecería "rapidez" con "principios más claros".

   No obstante, ha puntualizado que "en los casos con apariencia delictiva, ese organismo debería ponerlo en conocimiento de la Fiscalía". Asimismo, ha indicado que una oficina de este tipo crea "climas favorables", de manera que "las personas que quieran jugar limpio se sientan respaldadas. Que los Ayuntamientos se animen a no consentir ninguna corruptela".

   El conseller ha zanjado que de lo que se trata es de "un proceso lento" en el que se pretende "cambiar una cultura, en la que se era muy aficionado a no ver, no oír, callar", y ha apostado por una cultura "cívica" en la que haya "intransigencia ante el corrupto" y donde "funcionen las administraciones de forma más correcta" y donde los secretarios e interventores municipales "recuperen su independencia y actúen" y donde los cargos públicos "intente ser ejemplar en su comportamiento".

   Finalmente, sobre los plazos para la implantación de la Oficina Antifraude, Alcaraz ha señalado que se trabaja sobre "el único modelo existente" --el de Catalunya--, y que su tramitación parlamentaria, en base al Pacte del Botànic, le corresponde a Podemos.

   Ha estimado que el inicio de la tramitación debería iniciarse en el actual período de sesiones en las Corts Valencianes, aunque ha tenido dudas sobre su discusión en plena campaña electoral de las Generales de diciembre.