València sigue con la "guerra" a las toallitas en el WC con talleres en escuelas y parques públicos

El concejal Vicent Sarrià en la presentación de 'El WC no es una papelera'
AFP / JOSE JORDAN
Actualizado 27/12/2018 15:42:38 CET

   El consistorio prevé un año y medio más de trabajos para retirar la obstrucción del colector norte, de más de un kilómetro

   VALÈNCIA, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de València ha programado talleres en parques y escuelas dentro de la campaña para concienciar a la sociedad sobre el problema que supone el vertido de residuos, como toallitas o bastoncillos, al WC en lugar de a la papelera, una actitud que ha causado una situación "realmente dramática" y "casi de emergencia".

   Así se ha pronunciado este jueves el concejal del Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià, en el marco de la campaña de concienciación 'El wáter no es una papelera', llevada a cabo por el consistorio y en la que se han realizado actividades en centros escolares, escuelas infantiles y centros de personas mayores para que la ciudadanía se identifique con esta problemática medioambiental.

   El edil ha hecho hincapié en las consecuencias "catastróficas" para el saneamiento de la ciudad de verter "incontroladamente" residuos --como toallitas, bastoncillos o preservativos-- al inodoro, en un problema que se "agrava" en València al tratarse de una ciudad "muy plana".

OTRO AÑO Y MEDIO DE TRABAJO

   En este sentido, ha explicado que tirar estos desechos al váter ha provocado el embozo de más de un kilómetro de longitud del colector norte, que evacua gran parte de las aguas residuales de la ciudad, desde hace dos años. "Aún no está resuelto del todo, aunque está controlado, nos queda mínimo un año y medio más de trabajo. Esto ha provocado un perjuicio económico enorme a las arcas municipales, de alrededor de tres millones de euros", ha puntualizado.

   En este contexto, ha destacado que en el último año el número de toallitas que obstruyen los colectores se ha cuadruplicado, hasta llegar a limpiar más de 4.000 toneladas de estos residuos en las últimas limpiezas del colector.

   Asimismo, ha añadido que la evacuación de las aguas residuales funciona por estaciones de bombeo, porque "por gravedad" no llegarían a Pinedo, aunque ha resaltado que las obstrucciones "del calibre del colector norte, que supone el final del 60 o 70 por ciento de las áreas de la ciudad, es un descubrimiento reciente y de esa magnitud no se han detectado similares". "Este, además, es un problema de diseño que dificultaba tremendamente el trabajo en su interior y la limpieza", ha subrayado.

DESAPARICIÓN DE TOALLITAS CON FIBRAS PLÁSTICAS

   El concejal ha apuntado a la "necesidad" de que desde el ámbito estatal y la vía legislativa regulen la fabricación y las normas de información de este tipo de productos, ya que ha sostenido que el etiquetado de algunos productos crea "confusión".

   "Tienen que tomar conciencia las grandes superficies y los fabricantes y les hemos emplazado desde el Ayuntamiento y al Gobierno central para que establezca algún tipo de regulación en este tema. Deben desaparecer del mercado especialmente las toallitas con fibras plásticas, que no sean plenamente dispersables", ha resaltado Sarrià, ya que estos residuos tienen una "durabilidad larguísima en la red de saneamiento y provoca daños cuantiosísimos en las estaciones de bombeo intermedias".

   En la misma línea, ha sostenido que es "imprescindible" que la ciudadanía tome conciencia de que es un problema que "viene para quedarse". "Todos hemos de tomar conciencia en nuestra casa, donde nadie nos puede vigilar, aunque la ordenanza municipal prohíba este tipo de vertidos al inodoro", ha señalado.

Contador