Publicado 28/02/2016 13:14CET

Un valenciano logra editar la novela que su mujer escribió hace más de 70 años

Salvador Mercé y Carmen Cervelló
AMUNDSEN

VALENCIA, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Salvador Mercé, un valenciano a punto de cumplir los 90, ha regalado a su mujer una gran sorpresa: la edición de una novela que escribió hace más de 70 años, cuando era una adolescente, y cuyo manuscrito original estuvo perdido.

El resultado es el libro 'El señor de Möweschloss', que cuenta la historia de una joven berlinesa que huye de casa y de su madrastra para trabajar como escribiente en un castillo de Renania, a orillas del Rin, bajo la tutela de un misterioso señor.

La obra ha sido publicada por Amundsen, que, al principio, tuvo dudas sobre la viabilidad del proyecto. No obstante, tras ver que la entonces adolescente exponía "con una madurez impropia de su edad los sentimientos y las motivaciones de los personajes implicados en esta original historia de amor" decidieron llevarlo adelante, explica la firma.

Salvador Mercé y su esposa, Carmen Cervelló, se conocieron en el Examen de Estado, la antigua prueba de selectividad, cuando ambos tenían 17 años. Ahora están a punto de cumplir 90. Pronto comprobaron que eran compatibles y que estaban a gusto juntos. Ella no tardó en comunicarle que había escrito una novela a mano, y él tardó menos aún en regalarle una máquina de escribir para que la pasara a limpio. Ella lo hizo y guardó el texto mecanografiado.

Pasados los años, cuando Salvador y Carmen ya estaban casados, extraviaron el manuscrito original durante una mudanza. La copia mecanografiada, que también estuvo años perdida, fue encontrada hace poco y ha permitido rescatar esta historia.

"INOCENCIA ADOLESCENTE"

Para la edición de la novela "solo han sido necesarios pequeños reajustes técnicos y de estilo que conservan intacto el espíritu, la estructura y sobre todo la inocencia adolescente de la versión original". También, se decidió enriquecer la edición con dibujos en tinta china, al estilo de las novelas románticas de la época, de los que se ha encargado la ilustradora Yolanda León.

Con el texto ya editado y algunos bocetos para enseñar, Salvador, representantes de la editora conocieron en persona a la autora, que actualmente padece Parkinson y pérdidas de memoria. Aseguran que cuando le enseñaron el libro, "ella puso cara de sorpresa y su sonrisa se agrandó".