Publicado 25/04/2016 16:32CET

Víctor Del Árbol: "Me gustaría ser identificado por tener una voz narrativa propia más que por un género"

VALENCIA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

El escritor Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) asegura que pretende ser identificado "por tener una voz narrativa propia más que por un género" determinado, a pesar de que en su obra combina recursos del thriller o la novela psicológica. "La literatura es una trasgresión y una transversalidad de géneros y a mí lo que me interesa es llegar al lector", afirma.

Así lo ha subrayado el autor en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la presentación en Valencia de 'La víspera de casi todo' (Destino), con la que ha conseguido proclamarse ganador de la 72 edición del Premio Nadal.

La historia está protagonizada por Germinal Ibarra, un policía desencantado que ejerce en La Coruña después de que la resolución de un sonado caso de asesinato lo convirtiera en el héroe que él nunca quiso ser. Pero el refugio y anonimato que creía haber conseguido queda truncado cuando una noche lo reclama una mujer ingresada en el hospital con contusiones que muestran una gran violencia.

La obra invita al lector a sumergirse de nuevo en el mundo creativo de Del Árbol --en el que no faltan temas como la ausencia, el pasado o la pérdida de la inocencia--, aunque en esta ocasión "algo más intimista y destilado" en la búsqueda de "ir al nudo de esa contradicción que explica el ser humano y que es su capacidad de crearse y destruirse".

"Yo no soy un escritor de anécdotas, sino de consecuencias", se define el novelista, que comenta que su "vocación literaria es tender cada vez más a la sencillez utilizando menos artificios". Su producción es también visceral, entendiendo este adjetivo como la capacidad para explicar "el desagarro de vivir", agrega.

La profundidad que busca en sus personajes hace que se quede enganchado a ellos tras terminar la novela y precise un "período de descompresión". "Me doy cuenta de que, a medida de que voy avanzando con nuevas novelas, no solo no pierdo la pasión por escribir sino que me entrego más a ella y al acabar me quedo bastante vacío; es un poco agotador", admite.

CONSOLIDACIÓN

En esta trayectoria, el Nadal supone para él "la consolidación de una voz narrativa y de que lo que hago tiene cabida y forma parte de esta corriente de literatura contemporánea".

Víctor del Árbol fue mosso d'esquadra desde 1992 hasta 2012. Es autor de las novelas 'El peso de los muertos' (Editorial Castalia, Premio Tios de Novela 2006), 'El abismo de los sueños' (inédita, finalista del XIII Premio Fernando Lara 2008) y 'La tristeza del samurái' (Editorial Alrevés, Prix du Polar Européen 2012), traducida a una decena de idiomas y bestseller en Francia.

Sus últimas obras son 'Respirar por la herida' (Editorial Alrevés,
finalista en el Festival Internacional de Cine Negro de Beaune 2014 a la mejor novela extranjera) y 'Un millón de gotas' (Ediciones Destino, ganadora en 2015 del Grand Prix de Littérature Policière y premiada como la mejor novela policial extranjera por el Magazine Lire).