Actualizado 17/05/2020 09:55 CET

Las playas de Andalucía, seguras ante el Covid-19 y preparadas para su reapertura en la Fase 2 de desescalada

Playa de Andalucía
Playa de Andalucía - Junta de Andalucía

Información patrocinada por la Junta de Andalucía

SEVILLA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

Andalucía ha garantizado la seguridad contra el Covid-19 en sus playas de cara a este verano para que, junto a su continua limpieza e higiene, estén preparadas para su reapertura y se conviertan en un atractivo para el turismo de cercanía y el mercado nacional ante la caída de viajeros internacionales.

Para ello, la Junta de Andalucía ha destinado más de diez millones a medidas sanitarias y de protección en la costa frente al Covid-19 y más de 300 millones de euros para reactivar el turismo, todo ello para que se permita también adelantar la apertura de sus playas y piscinas para el baño a la Fase 2 de la desescalada.

En este sentido, desde el Gobierno andaluz han señalado que Andalucía está preparada para abrir sus playas para el baño y por eso ha solicitado al Gobierno central la apertura de su litoral y no en la Fase 3 como está previsto. Esta petición se debe a la evolución favorable de la pandemia en Andalucía y los planes de seguridad higiénico-sanitarios de la comunidad.

Distancia de seguridad, aforo limitado, cribado de arena, horarios, prohibición de juegos colectivos, limpieza de utensilios e instalaciones o la sustitución de las colchonetas en hamacas por toallas personales, entre otras, son algunas de las medidas que propone Andalucía a la hora de la reapertura para que sean "un referente de turismo seguro".

Al igual que ha solicitado para las playas, Andalucía también ha pedido que las piscinas públicas puedan abrirse en la Fase 2 del plan de desescalada, en línea con estudios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que respaldan que "las piscinas no son de foco de contagio de coronavirus, máxime cuando el agua está clorada".

300 MILLONES PARA REACTIVAR EL TURISMO

Por otra parte, el Gobierno andaluz movilizará más de 300 millones de euros para reactivar el turismo tras el Covid-19. El plan quiere posicionar a Andalucía como destino turístico preferente, especialmente en el mercado nacional y promover la región como destino seguro, y que cuenta con propuestas de empresarios, sindicatos y profesionales del sector.

Pensando también en el sector, Andalucía ha propuesto la extensión de los ERTE más allá del estado de alarma y hasta la reactivación efectiva del sector turístico, la bonificación del IRPF a través de bonos turísticos, la rebaja del IVA turístico del diez al cuatro por ciento hasta finales del 2020 para incentivar el consumo, liberar el pago del canon recogido en la Ley de Costas a los chiringuitos y prorrogar su concesión un año.

Entre los objetivos del plan se encuentran reducir el impacto de la crisis derivada de esta alerta sanitaria, intentado evitar la pérdida de puestos de trabajo y fortalecer la estructura laboral. Para ello, se movilizarán más de 300 millones mientras que se han programado un millón de euros para incentivar los costes de contratación para contratos fijos-discontinuos o la bonificación en la cuota de autónomos, junto con el tercio de los avales que ha concedido Andalucía a través de Garàntia ha ido para el turismo.

Están previstas también campañas en medios de comunicación para refuerzo del otoño y el mercado internacional y la presencia en aquellos eventos internacionales que se organicen. Igualmente, se potenciará las alianzas con touroperadores y compañías aéreas y se continuará con el desarrollo de la tarjeta cultural como producto de fidelización de los viajeros, especialmente de proximidad.

AYUDAS A MUNICIPIOS COSTEROS

Ante las consecuencias económicas del Covid-19, las entidades locales del litoral andaluz van a tener que realizar un esfuerzo económico para adaptar sus playas a las nuevas exigencias, dotándose de infraestructuras y equipamientos que favorezcan una adecuada implementación de las medidas de seguridad e higiénico-sanitarias a adoptar por los usuarios de las playas.

Por ello, desde Andalucía ven necesario convocar las ayudas dirigidas a estas entidades locales andaluzas costeras que tienen como finalidad fundamental mantener e incrementar la calidad del litoral andaluz a través de la recuperación medioambiental y la consecución de un uso más sostenible de las playas.

El objetivo es mantener la actividad generadora de estas zonas, promover la sostenibilidad ambiental y socioeconómica del territorio andaluz y, junto a estas premisas, mantener una oferta de servicios turísticos de calidad, al tiempo que se facilita la adopción de las medidas higiénico-sanitarias necesarias para garantizar su seguridad.

En este sentido, entre los conceptos que se subvencionan con estas ayudas, se encuentran aquellas actuaciones que pongan en marcha las entidades locales costeras vinculadas a la limpieza, higiene y seguridad del litoral, o con la adquisición de bienes muebles destinados a la mejora de la seguridad de estas zonas.

Al hilo, se está trabajando en la elaboración por parte de los ayuntamientos de planes de contingencia individualizados frente al Covid-19, en el que se establecerán las medidas necesarias que permitan garantizar el uso seguro de las playas. Se destinarán cinco millones de euros, que se sumarán a otros 5,5 millones en subvenciones para actuaciones de recuperación ambiental en materia turística, lo que supondrá que Andalucía destinará 10,5 millones a mejorar la seguridad y el uso sostenible del litoral andaluz.

Los planes de contingencia serán de aplicación mientras dure la situación de alerta sanitaria. En ellos, se expondrán las medidas que han adoptado ante esta situación al objeto de proteger la seguridad de las personas usuarias de las playas y garantizar el normal funcionamiento de los servicios. Deberán incluir medidas de autoprotección; carteles informativos, señalización y control de aforo; dotación extraordinaria del equipo de salvamento; medidas de refuerzo de limpieza, o vigilancia.

Así, se calificará las playas según los diferentes criterios de riesgo en tres categorías: libres (aptas), peligrosas (se puede acceder con limitaciones) o de uso prohibido, así como para la determinación de sus grados de protección (bajo, moderado o alto). El grado de protección lo determina cada ayuntamiento y se establece en función de criterios como pueden ser, entre otros, la afluencia de visitantes, el histórico de incidencias, si tiene actividades deportivas o si existe balizamiento en las zonas de baño.

En la normativa aprobada se regula también la elaboración por parte de los ayuntamientos de los planes de seguridad y salvamento de las playas y se establecen las medidas de prevención de las diferentes situaciones derivadas de emergencias producidas en las playas, entre las que se incluyen las derivadas de los riesgos sanitarios o biológicos.

Igualmente se impulsará la puesta en marcha de un Catálogo General de Playas de Andalucía como instrumento al servicio de las diferentes administraciones públicas y de la ciudadanía en general, que permita conocer en cada momento los diferentes tipos de playas conforme a su clasificación, sus características físicas, los grados de protección por temporadas.

Para leer más

Turisme Valencia ofrecido por