Actualizado 30/08/2016 16:43 CET

Las 50 mejores actrices de la historia

Las 50 mejores actrices de la Historia
GETTY

MADRID, 26 Ago. (EDIZIONES - Álvaro Macías)

Las actrices. Esas mujeres que en la vida real se comportan de formas más o menos ortodoxas, pero dentro de las pantallas... dentro de las pantallas consiguen ser desde escritoras a heroínas a vagabundas a damiselas en apuros y a todo lo contrario.

Aprovechando que hoy es el Día Internacional del Actor y de la Actriz y al igual que ocurre con el género masculino, ninguna lista, por muy consensuada que sea entre los expertos, podrá acoger todos los grandes nombres que han pasado por delante de las cámaras.

La lista de las 50 mejores intérpretes de la historia está dividida en dos bloques: aquellas que conforman las 25 leyendas del séptimo arte y que está elegida por la AFI (American Film Institute) y aquellas 25 intérpretes actuales que han conseguido a base de grandes papeles que el mundo las reconozca como tales.

LAS 25 LEYENDAS

1- KATHARINE HEPBURN

Poco se puede decir de una actriz que ganó cuatro Oscars -y ninguno le sobra- que no se haya dicho ya. La mejor estrella de la Historia era también una mujer libre y fuerte que interpretaba desdoblándose: todos la veían a ella y a su personaje. La fiera de mi niña, Historias de Filadelfia, En el estanque dorado, El león de invierno, La costilla de Adán... y un etcétera interminable.

2- BETTE DAVIS

Los ojos indomables y el gesto torcido. Dos Oscars. Bette Davis siempre será la Eva de Eva al desnudo y la Baby Jane de ¿Qué fue de Baby Jane?, pero no se conformaba: Jezabel, Amarga victoria, La extraña pasajera o La loba, Bette Davis podía saltarse la cuarta pared y tú seguirías en su órbita.

3- AUDREY HEPBURN

De cara angelical, rasgos sencillos y mente amueblada en muchas tristezas, Audrey Hepburn es ahora más icono que leyenda. Pero no hay que engañarse, de Desayuno con diamantes a Charada, de Vacaciones en Roma (su Oscar) a My Fair Lady, de Sabrina a Dos en la carretera, el cine no sería lo mismo sin ella. Si sumamos a ello su compromiso humanitario, el ángel caminó entre nosotros.

4- INGRID BERGMAN

Tres Oscars la encumbran ahora, pero cuando tuvo un idilio con Roberto Rossellini puso a toda la opinión pública contra ella. Demasiada derrota para quien fue Ilsa en Casablanca, Anastasia en la película homónima, la Luz que agoniza, Stromboli, Te querré siempre, Sonata de otoño. Pura poesía de títulos para el mejor verso hecho mujer.

5- GRETA GARBO

De cuatro nominaciones, ningún Oscar (excepto el Honorífico). Ni falta. La Garbo era más estrella que cualquier pléyade. Era Ninotchka, Ana Karenina, Margarita Gautier, Mata Hari. Y después de eso, en la cumbre, se retiró, con toda la gloria detrás. No le hizo falta más el cine, como un primer amor con el séptimo arte que siempre se recuerda.

6- MARILYN MONROE

Un 5 de agosto y a los 36 años. Así nos dejó Norma Jeane, la persona detrás de Marilyn. La tentación vive arriba, Los caballeros las prefieren rubias, Cómo casarse con un millonario. Atípica, valiente. Billy Wilder lo pasó fatal con sus impuntualidad y su perfeccionismo (para una simple escena que abría cajones y decía una frase rodaron 80 tomas). Pero lo resumió de la mejor forma: "Tengo una vieja tía en Viena que estaría en el plató cada mañana a las seis y sería capaz de recitar los diálogos incluso al revés. Pero, ¿quién querría verla?". Marilyn, que tenía gravedad propia.

7- ELIZABETH TAYLOR

La mujer de los ojos violetas, única en su especie de animal escénico, ganó dos Oscars en sus dos últimas nominaciones. Una mujer marcada, ¿Quién teme a Virginia Woolf?, La gata sobre el tejado de zinc. Y Cleopatra. El cielo pocas veces estuvo tan lejos de una estrella.

8- JUDY GARLAND

Con su "Totó, me parece que ya no estamos en Kansas" se ganó a quienes ya tarareaban Somewhere over the rainbow. Ha nacido una estrella fue su título más profético. Precoz pero inteligente en su hoja de ruta, consiguió dos nominaciones a los Oscars cuando ya había ganado un Premio Juvenil de la Academia.

9- MARLENE DIETRICH

Alemana y atea, Dietrich era salvaje y contenida al mismo tiempo. Nominada al Oscar en una sola ocasión (por Marruecos) lo suyo fue una carrera de fondo: Testigo de cargo, Vencedores o vencidos, El ángel azul, La Venus rubia o El expreso de Shanghai así lo marcan. El Diablo es una mujer es el título que mejor la remata, pero un Diablo por el que valdría la pena ir al infierno.

10- JOAN CRAWFORD

Rabiosamente actriz, Joan Crawford llenó la pantalla en casi un centenar de películas. Y en todas dejó su luz. Un Oscar por Alma en suplicio que no tuvo más secuelas que seguir fiel a su estilo directo y feroz: Johnny Guitar, Gran Hotel, Mujeres o ¿Qué fue de Baby Jane? son cumbres de la actuación de la sempiterna Joan.

11- BARBARA STANWYCK

Femme fatale de mirada casi soslayada, Barbara Stanwyck fue demasiada Barbara Stanwyck incluso para ella. Perdición, de Billy Wilder, fue su súmmum, pero con Las tres noches de Eva, Stella Dallas o Bola de fuego nadie le discute su puesto en esta lista.

12- CLAUDETTE COLBERT

Sucedió una noche le brindó su Oscar (fue la primera película en ganarlos 5 premios importantes), pero la francesita más hollywoodiense fue curtiéndose con los años: Desde que te fuiste, Un marido rico, Mañana es vivir. "Actuar es algo para lo que naces. Lo tienes o no lo tienes". Y así de simple.

13- GRACE KELLY

Antes de ser Princesa de Mónaco y abandonarlo todo, Grace Kelly fue aquello que era obsesión de Hitchcock: una mujer rubia, a ratos fuerte, a ratos débil y, por encima de todo, una actriz inigualable. Trabajó con ella en La ventana indiscreta, Crimen perfecto y Atrapa a un ladrón. Aunque Grace Kelly dotó a más papeles de su aura: Mogambo, Sólo ante el peligro o el que fue su único Oscar, La angustia de vivir.

14- GINGER ROGERS

El musical no se entendería sin ella y Sombrero de copa. Tampoco Fred Astaire en su conjunto se entendería sin Ginger Rogers: La alegre divorciada, En alas de la danza, Ritmo loco. Ellos convirtieron en éxito el 'Cheek to cheek'. Ganó un Oscar por Espejismo de amor.

15- MAE WEST

La personalidad más pura. Y sólo 13 películas. A Mae West se la podría definir a través de sus grandes frases: "Cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, soy mucho mejor", "El sexo es como una partida de póquer: si no tienes una buena pareja, más vale que tengas una buena mano" o "Estoy soltera porque nací así" dan cuenta de que ella era mucha Mae. Guionistas de sus papeles, tenía el privilegio de elegir a sus actores de reparto. Y descubrió en Lady Lou a un tal Cary Grant.

16- VIVIEN LEIGH

A Clark Gable le importaría un bledo, pero lo que hizo Vivien Leigh después de Lo que el viento se llevó (su primer Oscar) fue actuar como nunca. El puente de Waterloo, César y Cleopatra o la inolvidable Blanche de Un tranvía llamado Deseo, su segundo Premio de la Academia.

17- LILLIAN GISH

Una de las actrices más poderosas del Hollywood mudo que tiene en su haber Lirios rotos, El nacimiento de una nación, Intolerancia o Las dos huérfanas, obras maestras de la época silente del cine. Pero su paso al sonoro no la dejó atrás: La noche del cazador fue su gran éxito en esta nueva etapa.

18- SHIRLEY TEMPLE

Si con 4 años ya estás actuando, es que algo tienes de celuloide en las venas. Eso le ocurrió a Shirley Temple, ganadora como Judy Garland del Premio Juvenil de la Academia. Entendió el entretenimiento desde que apenas sabía hablar y lució su pequeña estatura en La pequeña princesa, Ricitos de oro o Heidi, películas prototípicas de esa forma de hacer cine. Se hizo mayor con Te volveré a ver y Fort Apache.

19- RITA HAYWORTH

La gran pelirroja. La única vía de escape de una Cadena Perpetua. Nadie se ha sabido quitar un guante como Gilda. Rita Hayworth fue el mito antes de que fuera ella misma. Las modelos, La dama de Shanghai, Sólo los ángeles tienen alas. Su filmografía parecía tener que cincelarse siendo Salomé. Y lo fue.

20- LAUREN BACALL

"Si me necesitas, silba". Y todos silbamos porque todos, claro, la necesitamos. Quizá no tanto como Humphrey Bogart, pero sí lo suficiente para extrañarla. Una dama en el cine y del cine, Lauren Bacall fue incansable e inclasificable, Tener y no tener, El sueño eterno, Cayo largo, La senda tenebrosa. Su romance con el galán del cigarro traspasó la pantalla, pero su fuego era más grande: Asesinato en el Orient Express, Harper, investigador privado, o, como punto final, Dogville, Lauren Bacall tenía un alma que se presentaba junto a ella.

21- SOPHIA LOREN

La italianísima. 81 años aún la acompañan. Ganó un Oscar por Dos mujeres y porque era la perdición más latina que habían visto en América. Con Matrimonio a la italiana, Ayer, hoy y mañana o Una jornada particular consiguió eclipsar a Mastroianni, pero Sophia Loren vino a España a rodar La caída del Imperio romano y El Cid, y cuando se iba la Península parecía más tundra que nunca.

22- JEAN HARLOW

La rubia platino más oscura. Murió a los 26 después de todo un trajín de desengaños. Era mito sexual, mito érotico, actriz gigante. Destacó en El enemigo público frente a James Cagney, frente a William Powell en Una mujer difamada, ante Clark Gable en Tierra de pasión o frente a Cary Grant en Suzy. La mayor estrella de la Metro se apagó porque hacía falta alguna supernova en su vida.

23- CAROLE LOMBARD

Carole Lombard aceptó ser mujer como quien acepta una estrategia. Hizo de su melena rubia y su apariencia inocente las armas cómicas de guiones a su medida. Aunque murió demasiado joven (33 años) dejó a la posteridad obras tan magnas como Al servicio de las damas, Lazo sagrado, Matrimonio original o su última película, que habría de ser la rúbrica a una carrera perfecta: Ser o no ser, de Ernst Lubitsch.

24- MARY PICKFORD

Aunque haya quienes no han visto ni verán una película muda, su rostro es el que asociarán a los años jóvenes del cine. Conocida como la primera 'novia de América', Mary Pickford ganó un Oscar por Coqueta, pero su filmografía está llena de éxitos de los que muchos no llegaron a España. La fierecilla domada, La pequeña vendedora, Dorotea Vernon, La pequeña Anita, Sparrows. La llegada del cine sonoro y su desdén por el personaje tipo que venía interpretando la relegaron de su pasión. Murió en 1979, pero había dejado de actuar en 1933.

25- AVA GARDNER

Ava Gardner era el sexo más descarnado, el animal más bello del mundo. Pero también una actriz cuyo calor traspasaba la pantalla. Forajidos, La noche de la iguana, La condesa descalza, Mogambo, Cruce de destinos, La hora final, 55 días en Pekín (rodaje en España y con Ava seductora en el mundo de la tauromaquia). Protagonizó Venus era mujer, y vaya que si lo era.

NUESTRAS 25 ACTUALES

1- MERYL STREEP

¿Alguien lo dudaba? La actriz total, la que ha hecho parecer simplísima la emoción más difícil, la de los 3 Oscars, la que cada nuevo proyecto se titula como '¿su próxima nominación?' (y van 19), la que todas las actrices vivas nombran como su referente, la que perdió a su gran amor (el actor John Cazale), la que casi no miente nunca delante de una cámara, la de la filmografía indivisible -o se nombran todas las películas o ninguna-. Meryl Streep. Ella.

2- CATE BLANCHETT

Ha sido Bob Dylan. La Reina Isabel. La libertad sexual más pura. Herida de bala. Galadriel. Azul Jasmine. Y la mejor Katharine Hepburn sin Katharine Hepburn. Pero siempre Blanchett. Cate Blanchett. Lleva dos Oscars y seis nominaciones. Nadie duda que habrá más pues nadie ha conseguido como ella que cada gesto respire una elegancia centrífuga.

3- KATE WINSLET

Kate Winslet que tiene el don de hacer mejor a todo aquel que le acompañe. Su sencillez actuando tiene una altura atrás de mucho esfuerzo. Despuntó en Sentido y Sensibilidad, pero su carrera fue viento en popa de una forma inversamente proporcional al Titanic. Iris, ¡Olvídate de mí!, Descubriendo Nunca Jamás, Juegos secretos, El Lector (único Oscar de 7 nominaciones, que no se puede quejar su amiguísimo Leo), Revolutionary Road, Un Dios salvaje o Steve Jobs la delatan como la actriz todoterreno.

4- JULIANNE MOORE

El Oscar a la quinta nominación sonó a justicia en todo el mundo. Julianne Moore siempre ha trabajado a la contra, casi desde la tramoya del cine, no dándose importancia. Pero su físico rojizo no se olvida. Desde Vidas cruzadas a Still Alice sus años dan para mapa de quien sabe navegar en Hollywood: Boogie Nights, Magnolia, Lejos del cielo, Las horas, Hijos de los hombres, Maps to the Stars...

5- SUSAN SARANDON

Susan Sarandon ya empezó dando el do de pecho. Un Billy Wilder (Primera plana) antecedió a The Rocky Horror Picture Show y ya no hubo mas que seguir ese cuaderno de bitácora: Thelma & Louise, Atlantic City, Pena de muerte -ese Oscar-, El aceite de San Lorenzo o sus colaboraciones con su ex marido Tim Robbins le han dado un estatus que ahora usa para aleccionar la política USA, siempre tan comprometida como sus personajes.

6- JULIETTE BINOCHE

Su aparente fragilidad de copa de vino francés no la detiene. Actriz de oficio y buen ojo para los directores, se ha involucrado como pocas para aceptar a sus personajes tal y como son. Su palmarés lo abarca todo. Sus películas (Los amantes del Pont-Neuf, El paciente inglés, La insoportable levedad del ser, Tres colores: Azul, Caché, Copia certificada, Chocolat, Nadie quiere la ncohe), también.

7- NATALIE PORTMAN

La gran heredera de Audrey Hepburn está licenciada en psicología por Harvard, sabe 6 idiomas y fue bautizada en su Jerusalén natal como Neta-Lee Herhslag. Otorga muchísima uña femenina en cada papel que acepta. Comenzó siendo una niña y ha crecido con el público, que le ha dado poder a su buen instinto: El profesional (León), Heat, Cold Mountain, la segunda trilogía de Star Wars, Closer (su primera nominación), V de Vendetta y hasta su Oscar por Cisne Negro. Pronto será Jackie Kennedy con Pablo Larraín de director y ha trabajado con Terrence Mallick o Xavier Dolan, porque su valentía es de animal que lleva dentro.

8- JENNIFER LAWRENCE

Jennifer Lawrence surgió del frío. Y se llevó su primera nominación. Con Winter's bone empezó un ascenso casi inaudito que en menos de 5 años la convirtieron en la actriz mejor pagada del planeta, logro que repite en 2016. Cada rol lo atrapaba con garra buena: Mística en X-Men, Katniss en Los juegos del hambre. Y mientras, caídas en las alfombras rojas de la Academia o recogiendo el Oscar por El lado bueno de las cosas. En David O. Russell tiene a su gran pedestal. Pero su futuro vuelve a pintar de oro: Darren Aronofsky, Steven Spielberg o Passengers, con Chris Pratt.

9- MARION COTILLARD

Unos ojos que hablan por sí solos. En ninguna pantalla es extranjera, pero su raíz francesa es su mejor ancla al presente. Ya inigualable en territorio galo, el calambrazo con el público llegó de la mano de su actual pareja: Quiéreme si te atreves la puso en órbita. Después, y tras un Tim Burton (Big Fish), ebullió con su Edith Piaf en La vie en rose, cuyas canciones le han acompañado en más cintas. Origen, Pequeñas mentiras sin importancia, Midnight in Paris, De óxido y hueso, Dos días y una noche y un futuro largo para seguir cumpliendo promesas.

10- SALLY FIELD

Dos Oscars y apenas si aún así la reconocen. Ese es el éxito de una actriz que ha hecho de la lágrima un triunfo que no se evapora como de la risa un llanto equivocado. Sally Field llegó a la fama tardíamente, pero su carrera es una maratón con treguas para sí misma: Norma Rae, Un lugar en el corazón, Magnolias de acero, Forrest Gump o Lincoln rubrican su calidad innata.

11- NICOLE KIDMAN

Lejos de polémicas botoxnianas y demás habladurías, lo cierto es que sin Kidman no se entendería el cine reciente. De rizada pelirroja a rubia alisada, sus actuaciones no se han visto muy afectadas por sus cabelleras. Su profético papel en Todo por un sueño la llevó a ser adalid de toda una generación. Y harta de cierta clase de papel estereotípico se propuso virar su carrera. Y ahí metió el óxido nitroso: Moulin Rouge, Eyes Wide Shut, Los otros, Las horas (su Oscar por hacer de Virginia Woolf), Dogville, Cold Mountain. Ahora decide trabajar sólo con directores de mirada propia (Stoker, Margot y la boda). Y a la espera de la próxima vez que acelere.

12- HELEN MIRREN

La gran dama británica es impredecible a sus 71 años. Hace lo que quiere porque no precisa de más consideración. Ganadora del Oscar por La Reina, Helen Mirren es un seguro incluso antes de que empezara a sonar tras Excalibur, en la que encarnó a Morgana. La costa de los mosquitos, El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante, La locura del rey Jorge, En el nombre del hijo, Last Orders y luego sus secundarios en Gosford Park, La sombra del poder o Hitchcock. Ahora es heroína de acción con las dos partes de Red y la próxima entrega de Fast & Furious. Ella puede con todos.

18- SHIRLEY MACLAINE

Tras 5 nominaciones, el Oscar llenó una vitrina que lo llevaba esperando demasiado (por La fuerza del cariño). El pelo corto más reconociblemente eterno del cine se instaló en el corazón de C.C. Baxter con la irrepetible ascensorista Kubelik. Pero no todo Shirley MacLaine es El apartamento: Como un torrente, Paso decisivo, Todo en una noche, La calumnia, Irma la dulce (repitiendo con el tándem Wilder-Lemmon), Ella y sus maridos, Siete veces mujer o Bienvenido Mr. Chance respaldan una trayectoria con el pulso horizontal de no haber perdido nunca ser su propia guía.

19- CATHERINE DENEUVE

Con una firmeza que ha aguantado cada embite de la edad, Catherine Deneuve ha alargado su savoir faire por más de 100 películas. Con un porte a medio camino entre la delicadeza y el nervio, su rápida irrupción en el cine con Los paraguas de Cherburgo ya auguraba su potencia: Repulsión, Las señoritas de Rochefort, El amor es un extraño juego o sus obras maestras con Luis Buñuel, Tristana y Belle de jour (Bella de día).

20- JESSICA LANGE

Ganadora en dos ocasiones del Premio de la Academia, sus cuatro infructuosas nominaciones le dan otro plus para estar en esta lista. Actriz que se mueve por instinto, sólo actúa donde cree en el proyecto. De ahí que a veces desaparezca. El cartero siempre llama dos veces, Tootsie, Frances, La caja de música, El cabo del miedo, Las cosas que nunca mueren, Rob Roy, Flores rotas o su protagonismo en la serie American Horror Story secundan cada uno de sus pasos.

21- ANNA KARINA

El rostro puro, delicado. La voz pura, delicada. La Nouvelle Vague pura, delicada. Anna Karina es tan rabiosamente actual que no actúa desde 2003. No le hace falta. Cambió la interpretación tan fidedigna al guión sólo a base de miradas, de bailes. Tiene todo un calendario de grandes películas: Pierrot, el loco, Banda aparte, Alphaville, Una mujer es una mujer, El extranjero, El dios fingido, Cleo de 5 a 7, El soldadito, La religiosa o, por encima siempre, Vivir su vida. Tamaña valentía la suya.

22- RACHEL WEISZ

Rachel Weisz tiene algo de anfibio en la piel. Se mueve en cada papel como si fuera su hábitat. Y en todo ecosistema caza. Ganadora de un Oscar por El jardinero fiel, comenzó a vislumbrarse su poderío con Bertolucci (Belleza robada), pero fue un blockbuster con alma (La momia) quien la pulió en Hollywood. Criaturas hermosas, Enemigo a las puertas, La fuente de la vida, My blueberry nights, Ágora (con Amenábar), La verdad oculta y, luego, su propio zig zag de papeles con los directores con quienes quería -necesitaba- trabajar, con The Deep Blue Sea, Langosta, La juventud o La luz entre los océanos, de próximo estreno.

23- JUDI DENCH

Judi Dench tenía la sana costumbre de conseguir nominaciones al Oscar cada vez que se alejaba de la M de la saga de James Bond. Sólo un Premio de la Academia de 7 nominaciones sin embargo para una actriz que ha hecho del saber estar y estar en el lugar adecuado su modus vivendi. Diario de un escándalo, Philomena, Su majestad Mrs. Brown, Shakespeare enamorado, Iris, Mrs. Henderson presenta o Chocolat corroboran una fama tardía que no le resta un ápice de talento.

24- JODIE FOSTER

Aunque Jodie Foster esté últimamente más centrada en la dirección que en su oficio delante de las cámaras, cualquier papel que aceptara sería noticia. Su precoz gestualidad le valió un papel arriesgadísimo que sacó adelante: la prostituta de Taxi Driver. Bautizarse con Scorsese tal vez tuvo algo que ver en sus dos Oscars posteriores, por Acusados y El silencio de los corderos. Pero no hay que desdeñar su trayectoria: La habitación del pánico, Nell, Plan oculto, Un dios salvaje, Contact...

25- ZHANG ZIYI

El contrapunto asiático de la lista, una actriz que ha hecho por Oriente en Hollywood una nueva porcelana en el arte de actuar. Se sacudió con furia las críticas de Memorias de una geisha por no ser japonesa, pero en su China natal ha participado en todas las películas que han cruzado ampliamente las fronteras: Tigre y dragón, Héroe, La casa de las dagas voladoras, El camino a casa, The Grandmaster, 2046,... J.J. Abrams no la ha olvidado y desde su productora la ha fichado para un proyecto secretísimo, como acostumbra: God Particle.