Actualizado 09/04/2013 20:09 CET

'Alacrán enamorado', la reflexión sobre el racismo de Santiago Zannou

Javier y Carlos Bardem en Alacrán enamorado
EUROPA PRESS

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Javier y Carlos Bardem aparecen juntos en la gran pantalla en el filme 'Alacrán enamorado', una fábula urbana de superación personal con una fuerte reflexión sobre el racismo. La película, que se estrena en los cines españoles el próximo viernes, está dirigida por Santiago Zannou ('El truco del manco') y protagonizada por Álex González y Miguel Ángel Silvestre.

El boxeo es el eje de esta historia, basada en la novela homónima de Carlos Bardem, que fue publicada en 2009 y en la que también confluyen otros temas, como la violencia, el amor y las tribus urbanas.

La cinta narra la vida de Julián, interpretado por González, un chico de barrio que junto con su mejor amigo, Luis (Miguel Ángel Silvestre), integra un grupo de violentos neonazis liderado por Solís (Javier Bardem).

Julián empieza a entrenar en un gimnasio y se ve transformado por la disciplina del boxeo, la nobleza de su entrenador, Carlomonte (Carlos Bardem), y el amor de una joven mulata, Alyssa (Judith Diakhate). Julián intenta alejarse de su antiguo grupo, pero Luis no puede permitir que abandone "la manada".

Para crear su personaje y "componer tanto el físico como el tono de la persona", Javier Bardem se ha fijado en algunas personas, aunque afirma que en el guion ya estaba claro cómo iba a ser. "Quería que el personaje se moviera a diferentes niveles, físico y diplomático", ha explicado el actor este martes, durante la presentación de la película.

Por su parte, su hermano Carlos Bardem ha manifestado que uno de los objetivos claros desde el principio fue "poner el dedo y la lupa sobre el racismo que en momentos de crisis florece". "Siempre ha estado, pero situaciones como las actuales son un caldo de cultivo perfecto para estos populismos que hablan al estómago y al instinto", añade.

BOXEO COMO METÁFORA DE LA VIDA

Carlos Bardem ha matizado que no se trata de una película sobre el boxeo, sino una historia en la que este deporte aparece como "metáfora" para tener presente una premisa: "Lo importante no es las veces que te tiran, sino las que te levantas". "Vaciarse de odio y ordenarse en la misión de esta actividad", añade.

En este sentido, el director del filme, Santiago Zannou, ha explicado que el boxeo aparece aquí como una "forma de superarse" y una "visión amable como vía de salida", muy lejos de la visión habitual que tiene esta actividad en España, donde se relaciona con la violencia e incluso con la mafia, en palabras de Zannou.

Respecto al nazismo, el cineasta señala que el objetivo principal no era reflexionar sobre este movimiento ideológico y la violencia que conlleva, sino en general hacer referencia a todos los tipos de racismo.

Para Álex González, el año en el que se rodó 'Alacrán enamorado' fue duro y hoy tiene la sensación de que se convirtió en Julián durante las "24 horas del día". Por su parte, Miguel Ángel Silvestre destaca la "tensión" diaria, aunque también la "posición privilegiada" que ambos actores tuvieron al poder meterse en el papel de personajes "tan extremos".