Belén Funes debuta con 'La hija de un ladrón': "Las mujeres no consiguen consolidar una trayectoria en el cine"

Publicado 27/11/2019 16:29:01CET
La hija de un ladrón
La hija de un ladrón - BTEAM - Archivo

   La cineasta lleva a los cines un drama que une por primera vez en la gran pantalla a Greta y Eduard Fernández

   MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Belén Funes lleva este viernes a los cines 'La hija de un ladrón', una película que supone su debut en el largometraje y que une por primera vez en la gran pantalla a Greta y Eduard Fernández, padre e hija también en este drama, que tuvo el honor de optar por la Concha de Oro en la pasada edición del Festival de San Sebastián.

   La directora ha afirmado a Europa Press que el "miedo" que existe entre las cineastas a un segundo proyecto tiene como raíz el hecho de que "las mujeres no consiguen consolidar una trayectoria", algo que también ocurre entre los hombres pero que en el caso de las mujeres "los números aplastan más".

   Para su puesta de largo, Funes se ha inspirado en su cortometraje 'Sara a la fuga' (2015) y cuenta la realidad de una joven de 22 años (Greta Fernández), madre de un bebé de pocos meses y en situación precaria, que busca una vida normal con su hermano pequeño y el padre de su hijo. Su padre (Eduard Fernández) reaparece tras salir de la cárcel y se convierte en el principal obstáculo de los planes de Sara.

   En palabras de Funes, Sara es una mujer que "no siempre hace lo correcto, que lucha, es una soldado y a la que nadie doblega", que tiene que "cerrar capítulos dolorosos" con todos los hombres que tiene alrededor, especialmente de su padre. "Solo eliminándolo puede seguir adelante", ha dicho.

   En un momento de "hiperconectividad", la protagonista de esta historia afirma sentirse sola. "A mí nadie me llama", dice en un momento del filme el personaje al que da vida Greta Fernández. "Ella es muy joven para vivir esa situación. Una de las cosas que le ha robado su padre es la juventud y tiene edad para estar pegada a un móvil, pero no tiene tiempo", afirma Funes.

   La hija de un ladrón es alguien responsable, que quiere formar una familia con su expareja, que quiere adoptar a su hermano pequeño y que busca un futuro esperanzador para su bebé. "Cuando tienes padres irresponsables tus procesos de maduración se aceleran mucho. Ha tenido que crecer muy rápido y ha conocido la peor cara de la vida muy joven", ha explicado la cineasta.

   Tal y como ya señaló en la presentación de 'La hija de un ladrón' en San Sebastián, el barrio que aparece en la película, "cien por cien cercano" a su Barcelona natal de "autopistas y estaciones de tren", ha sido rodado "tal y como es". "No he puesto ni he quitado banderas", ha reiterado la directora, quien ante el "descontento social" que se vive cree que es necesario "encontrar la forma de solucionarlo".

   Funes (Barcelona, 1984), siguiendo el ejemplo de las mujeres que sí han conseguido consolidar una trayectoria, entre las que cita a Icíar Bollaín o Isabel Coixet, afirma que en poco más de un mes empezará a documentarse y a escribir su segundo proyecto, en el que seguirá hablando sobre la familia y en el que regresará a su ciudad para abordar esta vez la emigración andaluza en los años 70 y lo que ocurre hoy con esta población.

GRETA Y EDUARD: VERDAD EN LA FICCIÓN

   Belén Funes ha contado con una ventaja en 'La hija de un ladrón': la relación real de padre e hija de Greta y Eduard Fernández, algo que, en sus palabras, "ayuda en la gran mentira que es la ficción". Sin embargo, ha reconocido que les costó insultarse porque "tienen una relación muy buena, y son muy dialogantes y comprensivos el uno con el otro", mientras que los protagonistas de la película no son capaces de "ponerse en los zapatos del otro".

   Por su parte, Greta Fernández ha confesado a Europa Press que lo más complicado ha sido afrontar "cierto pudor" que apareció durante el rodaje. "Me quiere corregir para ayudarme y yo quería que me dejara porque me daba inseguridad", ha señalado en referencia a su padre.

   La actriz ha destacado la dimensión social de 'La hija de un ladrón', que a su juicio destaca entre los personajes a los que está habituado el espectador, que hacen "cosas extraordinarias". Sara, papel que interpreta, se define como "alguien normal" con una vida similar a la de muchas otras mujeres de la periferia de Barcelona.

Contador
Sensacine