Actualizado 04/01/2011 12:02

James Cameron, sobre sagas como Harry Potter: "Cada vez son más ridículas"

James Cameron
GETTY

LOS ANGELES, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El hombre al que acusan de hacer una copia de Pocahontas disfrazada de azul reconoce que Hollywood sufre una galopante crisis de creatividad. Mientras prepara sus dos secuelas de Avatar, James Cameron ha osado cargar contra el negocio de las sagas poniendo como ejemplo la de Harry Potter.

"Hollywood está falto de ideas. Esta regido por el negocio de las continuaciones y se rueda una segunda parte de algo que ya tuvo éxito porque todo el mundo sabe lo importante que es que una película sea ya una marca antes de llegar a los cines", afirmó el director de las dos películas más taquilleras de la historia en la publicación alemana 'Der Spiegel'.

En este sentido lamentó la obsesión que hay en Hollywood por tratar de convertir cualquier historia en una longeva saga que garantice el taquillazo explotando la misma trama. Y puso como ejemplo de eso una de las franquicias más exitosas de la historia, la de Harry Potter. "Estas franquicias se vuelven cada vez más ridículas", sentenció el hombre que hace meses anunció que ya trabaja en dos entregas de 'Avatar'.

Cameron también cargó contra la nueva moda de convertir en película míticos juegos de mesa como es el caso de la próxima 'Hundir la flota'. "Eso degrada al cine", espeta el hombre que amasó más de mil millones de dólares recreando el naufragio más trágico de la historia.

'HOLLYWOOD WAY OF LIFE'

Para terminar su alegato sobre el cine como Séptimo Arte, Cameron proclama que Hollywood "es una postura intelectual". "Si hablamos de Hollywood, hablamos de principios", vuelve a sentenciar el director que amenaza con salir de la meca del cine para rodar sus próximas películas.

"Quizás me mude pronto", apunta. Veremos si se marcha a Pandora a compartir acrobacias con los na'avi antes de la cuarta o de la quinta entrega de Avatar. Lo que es seguro es que la dos próximas las rodará allí... con la todopoderosa FOX como testigo.