Actualizado 04/06/2016 15:32

Star Wars: Rogue One volverá a rodar hasta un 40% de su metraje

Collage imagenes Rogue One
DISNEY

MADRID, 4 Jun. (EDIZIONES) -

   Hace apenas unos días que se informó del descontento por parte de los directivos de Disney con el tono utilizado por Gareth Edwards en Rogue One: A Star Wars Story, el primero de los spin-off galácticos basados en el universo Star Wars. El estudio incluso llegó a señalar que 'es bastante peor que El despertar de la Fuerza'. Ahora, parece que la cinta volverá a rodaje, y podría reconstruir hasta un 40% de la totalidad del film.

   Al parecer, Disney cree que el tono oscuro utilizado por Edwards se encuentra demasiado alejado del espíritu de la saga original y lo establecido por J.J. Abrams en El despertar de la Fuerza. Esto llevó a una orden directa por parte del estudio para volver a grabar hasta el 40% de la película.

   Al principio, se señaló a Abrams como potencial supervisor del nuevo rodaje, pero el director del Episodio VII se encuentra actualmente desvinculado (a nivel creativo) de la franquicia. Después, el señalado por la rumorología fue Christopher McQuarrie (Misión Imposible: Nación Secreta) quien ya se dijo que colaboró en alguna de las reescrituras del guión de Rogue One.

   De hecho, las malas lenguas apuntan al trabajo de McQuarrie en el guión como 'la salvación de Rogue One'. El problema es que cuando el escritor acabó el libreto, la película ya había terminado su rodaje, por lo que las nuevas escenas y diálogos no terminaban de encajar con el resto del metraje.

   Todas estas habladurías, parecen indicar una falta de desconfianza en Edwards por parte de Disney, quien pese a haber hecho hincapié en que Rogue One es "la película de guerra de Star Wars", es un director totalmente competente que merece, cuanto menos, el beneplácito de la duda, tal y como ha señalado el propio McQuarrie.

EL DESMENTIDO DE MCQUARRIE

   Sin embargo, McQuarrie, quien siente que el tema es una falta de respeto hacia Edwards, ha decidido desmentir los rumores que le señalaban como el supervisor del nuevo rodaje. "Si hay re-grabaciones de Rogue One, yo no las estoy supervisando", asegura el escritor y director. "Me parece muy irresponsable decir que todo está mal. Gareth Edwards es un cineasta con talento que merece el beneplácito de la duda", defiende McQuarrie a su compañero de profesión.

   "Hacer una película -y más aún un capítulo de Star Wars- es realmente difícil. Y más teniendo a todo Ineternet tratando de desprestigiar deliberadamente, antes de ver la película, años de duro trabajo de uno. ¿Quién decide lo que está bien y lo que está mal? Que haga su película en paz", concluyó McQuarie, quien parece realmente enfadado con la reacción de Disney.

   Finalmente, según informa Movie Web, el elegido para encargarse de la segunda unidad del rodaje de las nuevas escenas es el guionista Tony Gilroy, conocido a nivel mundial por ser el creador de la trilogía de Bourne, y director de El legado de Bourne, con lo que todos los rumores que han rodeado al spin-off han quedado desmentidos.

GILROY Y EDWARDS CODO A CODO

   No será la primera vez que ambos cineastas trabajan codo a codo. Gilroy ya escribió algunas líneas de guión (sin acreditar) para el remake de Godzilla de 2014. Según confirma el informe, el objetivo es que "los cambios tienen que ver con la claridad y el desarrollo de los personajes, y todos tienen lugar (como inserciones) dentro de las escenas que ya han sido grabadas".

   De momento, el proceso de re-grabación se llevará a cabo a partir del mes de julio, con una duración de seis semanas en la que todo el elenco y el equipo de trabajo trabajarás hasta 6 días a la semana. Todo para volver a rodar, hasta en 32 localizaciones distintas, un 40% del total del minutaje de la cinta.

   Tal y como han señalado las fuentes, "si tenemos que reescribir la película y grabar hasta el 40% de nuevo, no creo que podamos terminar en agosto. Y cambiar la fecha de estreno es impensable... la gente se volvería loca, presa del pánico".

   Un futuro incierto para Rogue One, que para conseguir la luz verde de Disney tendrá que luchar contra el tiempo, con la dificultad añadida de que "es muy complicado cuadrar los calendarios de tanta gente, que ya está haciendo otras cosas. Y más con un reparto que se extiende por todo el mundo".

EL PRIMER PASO DE TODA LA EXPANSIÓN

   Un rodaje extra que deberá ir contrarreloj, ya que Rogue One: A Star Wars Story tiene prevista su llegada a los cines en diciembre de 2016.

   La cinta, protagonizada por Felicity Jones (La teoría del todo) y por Diego Luna (Y tu mamá también), Forest Whitaker (El último rey de Escocia), Riz Ahmed (Nightcrawler), Sam Caflin(Los juegos del hambre: En llamas), Mads Mikkelsen (Hannibal) o Ben Mendelsohn (Animal Kingdom), llegará a los cines en diciembre de este año, y narra la historia de una banda de combatientes rebeldes de la resistencia que se unen en una misión para robar los planos de la Estrella de la Muerte.

   Ya dirigido por Rian Johnson (Looper), en diciembre de 2017 llegará a los cines el que será el octavo episodio de Star Wars. La película está en pleno rodaje y contará con la mayoría de protagonistas de El despertar de la fuerza: Daisy Ridley(Rey), John Boyega(Finn), Oscar Isaac (Poe Dameron), Adam Driver (Kylo Ren), Mark Hamill (Luke Skywalker),Andy Serkis (Snoke), Gwendoline Christie (Capitán Phasma) y Lupita Nyong'o (Maz Kanata).

   Al reparto se unen Benicio del Toro, la nominada al Oscar Laura Dern, la joven promesaKelly Marie Tran y Noah Segan, el actor fetiche de del director.

   Un año más tarde llegará el spin-off de Han Solo, que protagonizará Alden Ehrenreich y que estará dirigido por Chris Miller y Phil Lord (La Lego Película). La nueva trilogía finalizará con la novena entrega de la saga que tiene previsto su estreno en 2019 conColin Trevorrow (Jurassic World) como director.

Más información