Actualizado 25/11/2014 14:49

Stephen Daldry, director de 'Trash': "Los niños tienen un sentido de la justicia que es increíblemente fuerte"

Stephen Daldry
Stephen Daldry - UNIVERSAL PICTURES

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

   "Los niños tienen un sentido de la justicia que es increíblemente fuerte, algo extraordinario de lo que me di cuenta hace tiempo", ha manifestado el cineasta Stephen Daldry con motivo del estreno este viernes en España de su reciente filme Trash. Ladrones de esperanza, una adaptación de la novela homónima de Andy Mulligan.

   El director de películas como 'Billy Elliot', 'Las horas' o 'The reader' aborda en esta ocasión una historia protagonizada por tres niños de las favelas de Río de Janeiro que emprenden una aventura en la que la "justicia" y la "amistad" son los ingredientes principales, tal y como ha explicado Daldry durante una entrevista concedida a Europa Press.

   En esta película, los menores Rafael (Richson Tevez) y Gardo (Luis Eduardo), trabajadores de un basurero, encuentran una cartera por la que la policía ofrece una suculenta recompensa. A pesar de la atractiva oferta, deciden no entregarla y junto a su amigo Rato (Gabriel Wenstein) comienzan a investigar el secreto que lleva a las autoridades a buscar desesperadamente el billetero.

   Junto a los jóvenes intérpretes, aparecen en escena también los actores Martin Sheen --quien interpreta a un misionero estadounidense-- y Rooney Mara --una voluntaria que da clases a los niños de la comunidad en la que se desarrolla este filme--.

   Los niños protagonistas, que nunca antes habían actuado en una película, se convirtieron en los verdaderos conductores de este filme, puesto que, tal y como ha señalado Daldry, fueron ellos quienes desarrollaron la historia y eso les llevó a "improvisar y no seguir el guion", sino a actuar según "lo que percibían en cada circunstancia".

   "Es una fábula, no es una película tradicional sobre justicia, sino una combinación de varios géneros y me gustó esa mezcla, una maravillosa confluencia de varios estilos con la que se trata de presentar esta historia con estos seres particulares", ha dicho.

"ESPERANZA" Y "OPTIMISMO"

   Daldry ha resaltado el "optimismo" de estos niños, de quien sintió "envidia" por el sentimiento de "esperanza" que han depositado en su país y por el "sentido de justicia" que mantienen. "Si rodase una película en las áreas más pobres de Londres lo que encontraría sería escepticismo y desesperación. Estos niños sienten desesperación, pero tienen esperanza, y sentí eso como algo poco habitual y cautivador", ha confesado.

   Los tres protagonistas vienen de zonas diferentes de la ciudad brasileña, de "situaciones desafiantes", en las que "la corrupción y la violencia de la policía de Brasil está muy presente" y "es muy real para ellos". A pesar de todo, subraya que es el lugar donde quieren estar: "Pueden describir sus escuelas y decir que no son muy efectivas o que sus hospitales son terribles, pero dirán que su comunidad es maravillosa, el mejor lugar del mundo".

   Daldry confía en la conexión de la audiencia con los niños de este filme "alegre", tanto por su "increíble sentido del humor" como por su "optimismo", porque, según ha destacado, todo lo que intenta con sus cintas es despertar el entusiasmo del espectador. "Espero que mis películas sean emocionales, es tan simple como eso", ha dicho.