Antonio Canales regresa a los escenarios madrileños después de dos temporadas arropando a jóvenes artistas flamencos

Actualizado 05/02/2007 19:45:03 CET

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Antonio Canales regresa a los escenarios madrileños después de dos temporadas de ausencia de la capital con el debut de su espectáculo 'Los Grandes' un musical en el que el bailaor arropa a jóvenes artistas flamencos. El Teatro Gran Vía de Madrid acogerá este espectáculo del 6 al 11 de febrero en el marco del Festival Andalucía Flamenca.

Mayte Bajo, Nani Paños, Pastora Galván y Amador forman el cuerpo de baile de este musical flamenco junto al propio Antonio Canales. Una orquesta de 14 músicos, bajo la dirección de Juan Parrilla y Jesús de Rosario, dan forma al espectáculo que tiene, precisamente en la música hecha a la medida de cada uno de los bailarines, su hilo conductor, según explicó hoy el propio Canales. Un cuarteto de cuerda, dos guitarras, dos percusiones (latina y flamenca) y cuatro voces conforman el elenco musical.

El bailaor indicó que la idea original, a cargo de Lucho Ferruzzo, era "hacer algo grande y honesto por el flamenco, sin artilugios, para conseguir que el flamenco se agrande". Canales explicó que a sus 45 años, con su "sobriedad" y su "tiempo" ha reunido a estos "jóvenes veteranos" y se mostró seguro de que el público "vibrará con ellos".

UN TIEMPO DE REFLEXIÓN

Los más de dos años que lleva Antonio Canales ausente de la cartelera madrileña los explica el artista por su deseo de "descansar" y darse un tiempo para "reflexionar" y reunirse con su familia. "Llevo un imperdible de Andalucía hincado en mi corazón", afirmó.

Todos los artistas presentes en este espectáculo coincidieron en definir a Canales de "maestro" y de "referente" de su generación y aseguraron que este espectáculo constituye un auténtico "reto" para ellos.

Por su parte, Canales insistió en el carácter "vivo" del flamenco y dijo que aún hoy sigue viéndose ese flamenco de los años 40 y 50 que hará que este género "no muera jamás". "Hay de todo, flamenco descafeinado o petardo, pero todavía queda mucho de lo de antes o esto ya no sería lo que es", concluyó.