Bernardo Atxaga y Calixto Bieito estrenan 'Obabakoak': "La relación entre el País Vasco y Madrid ha sido fantasmagórica"

Obabakoak
EUROPA PRESS
Actualizado 24/10/2018 14:58:02 CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Bernardo Atxaga y Calixto Bieito han presentado este miércoles en el Centro Dramático Nacional (CDN) de Madrid 'Obabakoak', que se interpretará en euskera el día de su estreno el 25 de octubre con sobretítulos en castellano y las demás funciones, del 26 al 28 de octubre, en castellano, en el Teatro Valle-Inclán. El autor de la obra, Atxaga, ha calificado como "fantasmagórica" la relación entre el País Vasco y Madrid.

"Se trata de una obra escrita en lengua vasca, en euskera, y representada en este caso en lengua vasca y en castellano al mismo tiempo. Hoy estamos en Madrid y la primera consideración tiene que ver con ser una obra en lengua vasca y estar en Madrid. Creo que la relación entre el País Vasco y Madrid ha sido, durante mucho tiempo, si me permiten la palabra, fantasmagórica", ha manifestado Atxaga.

Además, para el autor, esta consideración, tiene un "cariz negativo". "Quien miraba desde el País Vasco a Madrid, no a un Madrid real, ni siquiera digamos un Madrid variado, de gentes corrientes, sino que veía un fantasma. Una proyección que es propia de su propio ánimo. Los fantasmas normalmente suelen tener un cariz negativo, en el sentido de que su sustancia pretende ser aire pero venenoso, están llenos de despechos, de envidias, de malas interpretaciones, de agresividad", ha añadido.

Asimismo, opina que desde Madrid "o de muchos actores de Madrid" se siente lo mismo respecto al País Vasco. "El País Vasco ha sido un fantasma también, en la concepción que he podido yo muchas veces comprobar aquí con gente amiga o no tan amiga. La visión del País Vasco era también fantasmagórica. No veían gentes ni sectores, ni cosas diferentes. Cuántas veces cuando me pedían opinión sobre el país vasco yo les respondía: no puedo decir nada porque no conozco a todos", ha indicado.

En este sentido, asegura que "esa fantasmagoría, seguro, responde a muchos intereses". "Creo que debemos combatir los que pensamos, como 'Alicia en el país de las maravillas', que el amor es lo que debe mover el mundo. Creo que debemos luchar contra esta fantasmagoría y una de esas formas es, desde luego, presentar lo que cada uno hace, cada país, cada sociedad hace a la otra, en este caso ciudad y esto es lo que estamos haciendo o parte de lo que hemos hecho con actores y directores", ha subrayado.

ESTRENO EN EUSKERA

En cuanto a la obra, Atxaga ha destacado el talento de los actores vascos en general y a los del Teatro Arriaga en particular. "Estoy muy agradecido con el Teatro Arriaga que va a promover mañana el estreno en euskera. Citando uno de los cambios que se ha producido en los últimos años en el País Vasco como son los actores, creo que ha habido un salto en el teatro y en el cine vascos que hay que subrayarlo. No ha sido casual, me parece extraordinario", ha matizado.

Bernardo Atxaga presentó en 1998 'Obabakoak', el universo literario de Obaba, territorio emparentado con Macondo, Yoknapatawpha, o Región, donde ocurren historias de personajes como la del profesor de geografía, que recuerda su historia de amor epistolar, la joven maestra que tiene que aprender a combatir la soledad, la relación de un canónigo con un niño perdido en el bosque, o el escritor que descubre un detalle al ampliar una vieja foto de la escuela.

Ahora, Bieito, actual responsable artístico del Teatro Arriaga, ha llevado a cabo la adaptación de esta obra donde los personajes aparecen como "paisajes humanos, llenos de amor, de deseo, recuerdos, miedos e incertidumbres". "Historias que transcurren en aquel lejano y primitivo mundo de la infancia donde el nombre de Freud no pertenecía a nuestro vocabulario", reza la sinopsis.

En este sentido, Bernardo Atxaga ha hecho referencia "las zonas rurales", a las que se refiere la obra, donde "no hay psicología". "El lenguaje de las zonas rurales es bíblico, no académico. Los sucesos interiores se narran con un lenguaje popular. Como decir: hoy tengo un día paranoico. Es las antípodas de lo que ocurre hoy", ha explicado.

Por su parte, Bieito admite haber retornado "a un mundo que tenía lejos al estar viajando por Europa", con esta representación, que le recuerda "los campos, el viento en la cara, o el dolor en las manos al pensar en la pelota vasca".

El director escénico, se refiere a la obra como "una combinación muy centro europea", que forma parte de "la tradición oral". "Cuando empecé a hacer el puzzle de esta novela, empecé a ver también las caras de estos actores e hice una línea que es el mundo de la infancia, los sueños europeos, el primer amor o las obsesiones. Es una novela muy obsesiva y tiene algo de ópera contemporánea", ha indicado Bieito.