El cuerpo y "el compromiso feminista", protagonistas de la exposición de Miriam Cahn en el Museo Reina Sofía

Publicado 05/06/2019 18:12:57CET
MIRIAM CAHN

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Museo Reina Sofía ha inaugurado la exposición 'Miriam Cahn. todo es igualmente importante', que estará hasta el próximo 14 de octubre con un recorrido por la producción de la artista suiza desde sus inicios en la década de los 70 hasta la actualidad, en los que el cuerpo y "el compromiso feminista" se convierten en protagonistas.

La primera sala, "como una declaración de intenciones" de la artista, combina obras de distintas épocas y formatos: pinturas al óleo, dibujos al carboncillo o fotografías. Asimismo, son obras que muestran ya los motivos que se irán viendo a lo largo de toda la exposición, entre ellos cuerpos desnudos, una casa, un árbol o una cama.

La organización ha destacado en esta primera parada la obra 'L'origine du monde schaut zurück (2017/18)', una reinterpretación de la famosa pintura de Gustave Courbet, 'L'origine du monde', pero mientras que éste sólo pintó el sexo, la de Cahn tiene cara, aunque el rostro está velado.

El siguiente espacio recoge una amplia representación de las obras más actuales de Miriam Cahn. Pinturas de gran tamaño de distintos colores, sin figuras ni objetos, se intercalan con otras de paisajes, animales o cuerpos humanos y cuadros más pequeños con una sucesión de rostros y que hacer referencia entre otros, a la violencia, la guerra entre sexos o los refugiados.

El recorrido continúa con una muestra de varios cuadernos de dibujos tempranos, de principios de los 80, en los que "se aprecia el compromiso feminista" de Cahn. En el centro de la exposición, como dividiéndola en dos, se encuentra la serie 'Sarajevo', que reúne un conjunto de dibujos pequeños a tiza, lápiz, carboncillo, cera y pigmentos que coinciden en el tiempo con la Guerra de los Balcanes.

Asimismo, Cahn entabla una relación con las obras de Picasso en torno a la guerra civil española, de la cual surge una de las series de dibujos del ciclo de 'Sarajevo, las 'Mujeres llorando, al estilo Picasso'.

A continuación, otra de sus habitaciones, 'El amor salvaje', una instalación compuesta de grandes lienzos de papel con dibujos de creta y carbón pintados con los dedos que representan figuras humanas, de mujeres y niños y el conjunto se completa con esculturas de plastilina y un vídeo performativo en el que se ve a la artista modelando la misma plastilina.

La muestra se completa con una mirada a la violencia a través de la reproducción en blanco y negro de una serie de pequeñas pinturas al óleo en color, realizadas entre 1989 y 1991, que representan vistas aéreas de zonas de muerte o de peligro, como el complejo de Auschwitz, una fábrica química o una central nuclear.

También hay espacio para una instalación con varios vídeos de la artista y esculturas, así como para dibujos performativos. "Esta exposición está concebida como una forma biográfica de ver el mundo. Siempre trabajo desde el presente", ha señalado la propia artista.

Contador