Expertos celebran el Nobel de Handke y lo definen como un autor de pensamiento que busca "mover el mundo literario"

Publicado 10/10/2019 18:54:39CET

Destacan su relación con España, que está "muy presente" en parte de su obra

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

Expertos en la obra del austriaco Peter Handke, galardonado este jueves con el Premio Nobel de Literatura 2019, han celebrado este reconocimiento a un escritor al que definen como un "autor de pensamiento", que es "original" y que ha buscado siempre "mover el mundo literario".

Cecilia Dreymuller, autora de libros como Peter Handke y España, cree que este premio llega "tarde" y que la obra del austriaco debería haber llamado la atención del jurado sueco hace muchos años. No obstante, Handke comienza a hacerse un nombre en la literatura con 23 años y a lo largo de su carrera escribe novelas, teatro y ensayo.

Tal y como explica Dreymuller a Europa Press, en su primera etapa sus libros manifiestan una voluntad "de mover algo en el mundo literario" y su influencia se confirma cuando un libro suyo de poesías es el primero de este género en vender más de 100.000 ejemplares en Alemania. Y eso que, como señala la experta, "no era conocido por ser poeta".

En una segunda etapa de su creación, pasados los 35 años, comienza a nacer un escritor "épico", tal y como lo define Dreymuller. Es en este momento cuando, según explica, busca nuevas formas expresivas y busca la manera de cambiar la percepción que la sociedad tiene de la naturaleza.

EL GRAN ESCRITOR EN ALEMÁN DEL SIGLO XX

Como anécdota más desconocida del nuevo Premio Nobel de Literatura, la experta indica que "siempre ayuda a jóvenes desconocidos" que buscan su sitio en la industria literaria. En concreto, Handke hace de "traductor del esloveno, del griego, del ingles y del francés" en una "labor desinteresada". "Es un gran trabajador, ya que no sólo ha escrito su propia obra, sino que ha ayudado a obras de los demás", ha indicado.

También el filólogo Eustaquio Barjau, que ha traducido medio centenar de obras de Handke desde los años setenta, tiene buenas palabras para el autor. A su juicio, Handke es "el gran escritor en lengua alemana del siglo XX y de lo que llevamos del siglo XXI".

En declaraciones a Europa Press, Barjau justifica la decisión de la academia sueca por la "orientación literaria absolutamente original" de Handke y la ruptura que supuso su lenguaje renovador, que interpreta como una voluntad de dejar atrás el pasado doliente de Austria tras el nazismo.

"Ahí surge en la literatura una renovación total del lenguaje para que ya no sea posible volver a ese pasado, y toda su literatura ha sido una apuesta por otra manera de vivir, de hablar, de relacionarse. Algo que impregna todo su obra", expone el traductor español, que marca una evolución desde el "experimentalismo" del primer Handke de los sesenta hasta sus últimas obras, donde percibe una apuesta por "un paraíso en la tierra". "Por mucho que suene raro", apostilla.

ESPAÑA, PRESENTE EN SU OBRA

Esa última versión de Handke es, para Barjau, la que entronca más con España, "un país que quiere mucho" y cuyo paisaje, sobre todo el "vacío" de la meseta castellana, "cuadra mucho con su nueva propuesta de vida, porque desde el vacío se puede llegar a algo".

En ese sentido, recuerda 'La pérdida de la imagen o por la sierra de Gredos', novela de 2002 que el austriaco ambientó en el gran sistema montañoso del centro peninsular, o que algunas de sus últimas obras hayan sido escritas en ciudades como Soria o Linares (Jaén). "España está muy presente en la segunda mitad de su obra", apunta su traductor.

De forma similar se expresa Dreymuller sobre la relación del austríaco y España. La experta asegura que Handke "conoce al dedillo" a Cervantes y 'El Quijote' e incluso ha llevado un verso de San Francisco de Asís al título de uno de sus libros: 'En una noche oscura salí de mi casa sosegada' (publicado en España en el año 2000).

UN "AMIGO DE LOS SERBIOS"

A pesar de todos estos reconocimientos, la escritora recuerda que Handke se vio "perjudicado" por la etiqueta que se le colocó de "amigo de los serbios" durante la guerra de los Balcanes. Una calificación que, para Dreymuller es "equivocada".

Tal y como relata la experta, Handke ha buscado siempre como intelectual conocer la realidad política de esta región, explorando a pie parte de la antigua Yugoslavia y cuando empezó la guerra "siempre denunció" que se trataba de "un condlicto instigado por los grandes poderes internacionales" que "tras la caída del telón de acero" modificaron sus "intereses estratégicos".

"Es cinismo", ha asegurado sobre las acusaciones, para negar que conociera al expresidente serbio Slobodan Milosevic, ni que tuviera otras amistades políticas en este sentido. "Siempre dijo que esta guerra la sufren las personas que habitan esta zona y que en ambos bandos se cometen atrocidades", ha concluido.

Contador