Actualizado 26/06/2014 14:51:50 +00:00 CET

La Fundación Mapfre abre sus puertas a Cartier-Bresson, el "el ojo del siglo XX"

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Mapfre acoge en una de sus sedes de Madrid una gran retrospectiva de Henri Cartier-Bresson, uno de los grandes fotógrafos del siglo XX, testigo de algunos de los momentos claves de la historia, como la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Civil española.

Cartier afirmó que su manera de ser era "visual" y su forma de conocer las cosas pasaba siempre por la observación. "Yo comprendo con los ojos", decía el artista, fallecido en 2004, cuando estaba a punto de cumplir los 96 años.

Siempre tuvo cerca una cámara Leica y con ella recorrió el mundo. Ahora, cuando se cumplen diez años de su muerte, la Fundación Mapfre, en colaboración con el Centre Pompidou de París, acoge la mayor retrospectiva realizada sobre la obra del artista desde su fallecimiento.

Alrededor de 500 objetos, de los cuales 300 son fotografías, así como otros tantos dibujos, cuadros y películas se expondrán en Madrid desde este viernes hasta el 7 de septiembre dentro de este recorrido por su obra, que llega a España tras haber pasado antes por París, y antes de viajar a Roma y México.

El comisario de esta muestra, Clément Chéroux, ha explicado este jueves durante la presentación que esta muestra se expone en orden cronológico con el fin de reflejar un "retrato completo" de Cartier-Bresson, con "todas sus facetas artísticas".

¿ARTISTA O REPORTERO?

Preguntado acerca de la dimensión que más peso tuvo en la trayectoria del fotógrafo, el comisario no duda en afirmar que tanto la faceta artística como la de reportero tuvieron igual importancia: "Siempre tuvo una gran calidad artística y siempre tuvo la voluntad de documentar lo que estaba sucediendo".

Precisamente, Chéroux indica que esa es su gran fuerza, la de haber tenido la curiosidad el artista y también la del reportero, lo que le llevó a diferenciarse de otros fotógrafos. Mientras que Man Ray, por ejemplo, trabajaba en su estudio, para Cartier-Bresson su laboratorio era "el mundo entero", en palabras del comisario.

El trabajo del "ojo del siglo XX", como se conocía al fotógrafo, se enmarca en esta muestra en tres ejes. Por un lado, el periodo comprendido entre 1926 y 1935, marcado por su relación con el movimiento surrealista.

Otro escenario está dedicado a su compromiso político desde su regreso de Estados Unidos a Europa en 1936 hasta que volvió a Nueva York en 1946, mientras que la tercera parte de este recorrido arranca con la creación de la agencia Magnum Photos y se extiende hasta la década de 1970, cuando dejó de realizar fotografías.

En este sentido, el comisario de la muestra señala que la visión del artista cambió con los años, al igual que lo hizo su propia persona. "Se adapta en función de las épocas", afirma Chéroux, quien añade además que Cartier-Bresson dio sus primeros pasos en la pintura, una disciplina de la que esta muestra también se hace eco.

(EUROPA PRESS)

Para leer más