'Una gran emoción política', un recorrido por la guerra civil desde la mirada de María Teresa León

Una gran emoción política
VIRGINIA ROTA/ CDN
Actualizado 24/09/2018 14:15:36 CET

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Centro Dramático Nacional (CDN) inaugura temporada con 'Una gran emoción política', una propuesta escénica total inspirada en 'Memoria de la melancolía política', de María Teresa de León, que aborda los años "decisivos" de la historia de España, la guerra civil y el exilio.

La propuesta, que estará en el Teatro Valle Inclán del 26 al 30 de septiembre, se enmarca dentro del ciclo 'En letra grande', dedicado a las figuras del pasado que "enriquecieron la escena española", según han informado este lunes sus impulsores en rueda de prensa en Madrid.

De María Teresa León, figura de la generación del 27, los directores de la compañía La Phármaco', Luz Arcas y Abraham Gragera, dicen que al igual que España, León sufrió el mismo destino, "el borrado de la memoria, el olvido premeditado".

"María Teresa decidió ser la cola del cometa pero no fue una mujer en la sombra de su marido Rafael Alberti porque fue muy protagonista", ha asegurado Arcas.

Por su parte, Gragera ha indicado que la propuesta se fundamenta en la "vision esperanzadora" de María Teresa León a través de lo "ella pensaba que debía ser España" y en su "compromiso con las clases desfavorecidas".

Además, dentro del ciclo 'En letra grande' estarán otras figuras como Rosario de Acuña, 'Rosario de Acuña:ráfagas de huracán', del 16 al 28 de octubre; Halma Angélico, 'Halma', del 19 de febrero al 3 de marzo; y María Lejárraga, del 23 de abril al 5 de mayo.

MARÍA TERESA LEÓN Y SU COMPROMISO CON LA MEMORIA COLECTIVA

La propuesta de La Phármaco busca mostrar el compromiso de la escritora con el pueblo español a través de su sueño de "igualdad política, social y cultural" y su idea del "arte para el pueblo --según explica Grajera--. La lucha política de León, que era comunista, era el sueño de millones de personas de todo el mundo en ese momento".

La música, creada por el propio Gragera con Carlos González, será otra pieza clave de la propuesta y se centrará en la tradición literaria y musical popular española mezclada con otras piezas de la "música culta". "Hemos seleccionado piezas tradicionales rusas, canciones judías, temas populares españoles y algunas canciones de Semana Santa", indica.

La oferta escénica se basa en una estructura dramática y teatral a través de elementos musicales y rítmicos que hacen hincapié en las resonancias y en la potencia connotativa de las figuras, los signos y los gestos.

Por su parte, Arcas indica cómo han sintetizado la visión de León a través de "cinco conceptos bailables" como son la masa; la implicación de la mujer en la guerra y las cuestiones políticas; los desastres de la guerra inspirados en Goya; la relación entre el arte y el pueblo; y el desarraigo del exilio.

"Tratamos de eliminar los clichés que se han creado con nuestra guerra y a través de la fuerza del cuerpo encarnar todas esas imágenes y que el espectador pueda reconocerse en ellas", apostilla.

En este sentido, la obra se divide en tres actos: 'República', 'Guerra' y 'Exilio'. "Toda la dramaturgia está construida sobre la memoria y los recuerdos --aclara Arcas--. En el primer acto ella empieza a bailar y en el segundo aparecen sus recuerdos. León se pasó toda su vida deseando volver a España y cuando pudo, no la reconoció ya que enfermó de Alzheimer".