José Luis Borau ingresa en la RAE reivindicando el 'landismo'

Actualizado 16/11/2008 21:35:39 CET

MADRID, (OTR/PRESS)

José Luis Borau ingresó hoy formalmente en la Real Academia Española (RAE), donde ocupará el sillón 'B', vacío tras la muerte de Fernando Fernán-Gómez. De gran tradición cinematográfica como su antecesor, Borau es un hombre con diez películas como director a sus espaldas que no pudo dejar pasar la ocasión de reivindicar en su discurso de ingreso la importancia del Cine como "arma de expresión, omnipresente en el habla y la Literatura". Así insistió en incluir en el diccionario términos como 'landismo' o 'berlanguiano' y expresiones como 'ser un Tarzán', 'tener una casa de cine' o 'estar solo ante el peligro'.

"¿Quién puede pretender a estas alturas que sustituyamos 'play-back' por sonido pregrabado, 'flash-back' por salto atrás y que a un 'sheriff' del Oeste se le llame comisario?", se preguntó el ya académico que trufó su discurso con expresiones y términos cinematográficos que la sociedad ha hecho suyas. Entre las que citó estaban términos como plató, claqueta, 'travelling', fotograma, 'cameo', friki. También hubo expresiones como 'ser más lento que el caballo del malo' o, 'ser un Bambi' "por azares de la política", en una clara alusión al apelativo que algunos le colocaron en sus primeros años de Gobierno a José Luis Rodríguez Zapatero.

Además de reivindicar la inclusión en el diccionario de la RAE de términos como 'landismo' o 'berlanguiano', también citó algunas frases inmortalizadas por el séptimo arte como 'siempre nos quedará París' y comparaciones con mucha sorna con protagonistas cinematográficos como 'pega menos que la Grace Kelly en un andamio', 'No te enrolles, Charles Boyer' o la tan popular 'La cagaste, Burt Lancaster'. "Todos forman parte del día a día", recordó Borau que también recoció que "la omnipresencia del Cine en el habla y la escritura ha causado también algún que otro estrago ortográfico".

EL CINE FRENTE AL LENGUAJE

En su discurso tuvo un recuerdo para su antecesor en el sillón 'B', Fernando Fernán-Gómez, y también para el guionista Rafael Azcona, a quien tanto Luis García Berlanga como él propusieron para la RAE hace años. "El ser humano parece no haber caído en la cuenta de lo que realmente ha supuesto la irrupción del Cine en nuestra mente y, de rebote, en el afán de comunicarnos con el prójimo", sentenció Borau que el "menosprecio y desinterés" de los escritores de principios del siglo XX hacia el Cine, al que llegaron a calificar de "fascinación maligna". "Pensándolo mejor, este discurso debería haberse llamado 'El Cine 'frente' a nuestro lenguaje'", apuntó.

La réplica se la dio Mario Vargas Llosa, que conoció a Borau cuando éste quiso adaptar al cine su obra 'Pantaleón y las visitadoras', y que en su discurso destacó "la larga travesía por la incomprensión e indiferencia" de Borau en su trayectoria profesional en la que ha protagonizado "una lucha continua contra las fronteras y las nacionalidades" y una condena "del folklore y el patrioterismo". "Es uno de esos raros cineastas de nuestro tiempo que ha demostrado de manera inequívoca que se puedan inventar y contar absorbentes y conmovedoras historias sin adormecer al público", concluyó.