Nieves Herrero "rescata" a Pilar de Valderrama, Guiomar de Machado, en 'Esos días azules': "La hemos olvidado sin pudor"

Publicado 01/06/2019 11:29:52CET
Nives Herrero sobre la exhumación de los restos de Framco
EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

La escritora y periodista Nieves Herrero ha presentado su nueva novela 'Esos días azules' (Ediciones B), en la que recupera la historia de amor entre Antonio Machado y Pilar de Valderrama, la Guiomar de la que el poeta habla en sus versos. "Yo siempre pensé que Guiomar era un invento de Machado. No se ha hecho justicia con Pilar, la hemos olvidado sin pudor y lo que yo quiero es rescatarla", ha comentado en una entrevista con Europa Press.

Herrero, que ha confesado que encontrar esta historia "ha sido como un tesoro", ha explicado que fue la nieta de Valderrama, Alicia Viladomat, quien se puso en contacto con ella para contar la vida de su abuela, proporcionándole las cartas que se escribía con el poeta sevillano, así como poemas y obras de teatro escritas por la propia Pilar.

"Lo más difícil fue construir a Pilar, de Machado hay mucho escrito, pero ella era el personaje desconocido. De ella solo había tres líneas escritas en las biografías de Machado, era de justicia que profundizáramos en quién era", ha apostillado.

El libro, que se ha publicado coincidiendo con el 80 aniversario de la muerte de Machado en el exilio y con la conmemoración de los 40 años del fallecimiento de Pilar de Valderrama, comienza con una carta que escribió antes de fallecer para reivindicar que Guiomar era ella y que esta figura no pasara a la historia como un personaje ficticio.

La escritora ha señalado que Valderrama viaja a Segovia tras enterarse de la infidelidad de su marido y conoce a Machado, del que era una gran admiradora. Así, comienzan una relación epistolar, en la que también había "encuentros irresistibles" en los que, según ha asegurado Herrero, ambos poetas "se enredaron como la hiedra" hablando de literatura.

Ambientada en la España de la Segunda República, la novela, cuyo título es un homenaje a los últimos versos que escribió Machado antes de fallecer, cuenta que los enamorados quedaban en zonas de Madrid como el Parque del Oeste o un café del barrio de Cuatro Caminos, de ambiente obrero en aquella época.

En este sentido, ha explicado que Machado y Valderrama solían quedar en lugares públicos para "evitar la tentación" porque "ella era muy religiosa y de familia burguesa", así como en "el tercer mundo", una expresión que empleaban los poetas para referise a que se veían en sus pensamientos.

Herrero ha comentado que la vicepresidencia del Gobierno le permitió visitar el banco de piedra donde se encontraban Machado y Valderrama, situado en el Parque del Oeste cercano al complejo de la Moncloa, y ha confesado que durante su visita se los imaginó "camuflados entre los castaños".

Asimismo, la autora ha explicado que para documentarse ha empleado sobre todo las cartas que se escribían, que se pueden consultar en la Biblioteca Nacional, de las que ha mantenido algunos diálogos originales para intentar ceñirse lo más posible a la realidad.

"Antonio la llamaba 'mi diosa' o 'saladita mía', unas expresiones que hoy no utilizamos. Me daba miedo que la gente pensara que eso era fruto de mi imaginación, así que en el libro hemos incluido una de las cartas para mostrar a los lectores cómo se escribían", ha indicado.

La escritora ha asegurado que la lectura de las cartas le ha permitido percibir que los poetas "se amaron en silencio", así como que el amor secreto que se tenían "alimentó aún más su relación", entendiéndose tanto en el plano intelectual como en el afectivo.

Asimismo, ha apuntado que, a su juicio, estos escritos también muestran las dificultades a las que se enfrentó su relación durante los últimos años con el estallido de la Guerra Civil y el exilio de Machado a Colliure (Francia), donde antes de fallecer escribió "Esos días azules y este sol de mi infancia".

"Cuando Pilar recibe la noticia de la muerte de Machado y es consciente de esos versos, quiere pensar que los "días azules" eran los días en los que ellos se encontraban. Ella le sobrevivió 40 años y le hacía mucho bien pensar que él seguía pensando en ella aunque no se viesen", ha destacado la autora.

Para construir esta "historia de amor epistolar", Herrero ha explicado que, además de las cartas "en las que una persona se retrata", ha empleado escritos del hermano de Machado, así como testimonios de alumnos del poeta y una entrevista realizada a la cartera que llevaba las cartas desde la casa de Machado hasta la finca de Valderrama.

Por otra parte, ha asegurado que construir a los personajes de su novela no fue difícil porque "los poetas se desnudan y se les conoce mucho a traves de sus versos", al tiempo que ha añadido que otro de sus objetivos ha sido reflejar el costumbrismo de la época, "la propia España como un tercer personaje".

Asimismo, ha admitido que es "complicado" encontrar a dos personajes "tan potentes" como Pilar de Valderrama y Antonio Machado porque la suya es una historia de amor que sobrevive a aspectos como la distancia, la diferencia de edad o de ideología, entre otras cosas. "No soy capaz de ver dónde voy a llevar mi pasos para escribir la próxima historia, esta ha sido muy potente", ha confesado.

UN "CAMINO DE TRANSICIÓN" PARA LAS ESCRITORAS ACTUALES

Por otro lado, ha asegurado que "afortunadamente" ve "un camino de transición" desde las mujeres como Pilar, que utilizaban pseudónimos para poder publicar novelas o artículos en periódicos, hasta las escritoras actuales. "Ellas nos los pusieron muy fácil a las escritoras de ahora, pelearon mucho y abogaron por el voto femenino y la igualdad", ha apostillado.

En este sentido, ha añadido que Pilar era una mujer "de vanguardia" y que peleó por estar en Lyceum Club, una asociación de mujeres intelectuales de la época conocida por el clero y la burguesía como "las maridas", a pesar de que "su marida le obligaba constantemente a que lo abandonara".

"En esa época hay un ramillete de mujeres muy interesantes, entre las que también destaca Carmen Baroja. Era un grupo de mujeres inquietas y muy peleonas y a mi me encantan".

Asimismo, ha explicado que Pilar de Valderrama quiso "reivindicarse a sí misma antes de morir" confesando que ella era la Guiomar de la que Machado hablaba y manifestando que no era una invención, "que era de carne y hueso".

Por otra parte, la autora ha comentado que estará firmando libros todos los fines de semana de la Feria del Libro de Madrid, que se ha inaugurado este viernes, 31 de mayo, en el Parque de El Retiro y se extenderá hasta el 16 de junio.

Para leer más