Fallece el músico J.J.Cale de un ataque al corazón

J.J.Cale
JANE RICHEY
Actualizado 27/07/2013 16:15:58 CET

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El músico y compositor J.J.Cale ha fallecido esta madrugada tras sufrir un ataque al corazón a los setenta y cuatro años en el Hospital Scripps de California como se informa desde su página personal.

Cale alcanzó la popularidad escribiendo dos canciones que Eric Clapton dio a conocer: 'After Midnight' y 'Cocaine', además de otros éxitos de Lynyrd Skynyrd como 'Call Me The Breeze' o 'I Got the Same Old Blues'.

El cantautor estadounidense, nacido en Tulsa (Oklahoma) en 1938, destacó por ser uno de los iniciadores del 'Tulsa Sound', un sonido en el que fusionan estilos como el blues, el rockabilly, el country y el jazz.

Cale inició su andadura musical en los años sesenta con la formación de grupos como Johnnie Cale and The Valentines, y desde Tulsa se trasladó a Los Angeles, donde comenzó su carrera como músico de estudio, donde obtuvo gran prestigio.

J.J.Cale siempre estuvo alejado de los grandes focos de la fama y se convirtió en un icono para artistas de la talla del propio Eric Clapton, Marc Knopfler o Neil Young, siendo versionados muchos de sus temas.

"Soy un guitarrista y compositor, y tuve suerte cuando Clapton escuchó uno de mis temas," explicaba Cale en una entrevista concedida en 2004 a la revista Ultrasónica. "No me va el rollo de la farándula. Siento la misma pasión por hacer música que los demás, pero nunca he querido dar la cara. Y sigo sin querer ser famoso".

La complicidad entre Eric Clapton y J.J.Cale dio lugar al disco 'The Road to Escondido', formado por trece canciones, de las cuales once eran de Cale, y que ganó el Mejor Álbum Contemporáneo de Blues en la 50 Edición de los Premios Grammy en 2008.

La historia de Cale se expuso en el documental 'To Tulsa and back-On tour with J.J.Cale' dirigida por Jörg Bundschuh, en el que se muestran detalles que reflejan la personalidad introspectiva de Cale que llegó a vivir en una caravana lejos de toda fama y ostentación.

Cale deja pues para la eternidad una larga lista de canciones que muestran a un músico tímido pero virtuoso que se transformaba cuando rasgaba con sus dedos melodias que llevarán para siempre su nombre, su esencia y su estilo inalterable por el paso del tiempo.