La 'monstrua' Rosario Flores pondrá voz a la orquesta de instrumentos reciclados de Cateura en el Teatro Real

Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura
ECOEMBES
Actualizado 28/12/2017 10:58:55 CET

   MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La cantante Rosario Flores, quien cariñosamente llama 'monstruos' a los niños y jóvenes con talento musical, pondrá voz este jueves a la música de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, que procedente de Paraguay volverá a ofrecer en Navidad un concierto en el Teatro Real de Madrid.

   Flores se une este año a la iniciativa solidaria de Ecoembes, que desde hace cinco años ha llevado por Navidad a escenarios de toda España a la orquesta paraguaya que toca música con instrumentos hechos a partir de los desechos, muchos de ellos recogidos en el vertedero de Cateura, en las afueras de Asunción, donde los jóvenes intérpretes viven con sus familias.

   La orquesta les permite una oportunidad de salir de la pobreza, de estudiar, viajar y soñar con una nueva vida que en ocasiones les ha permitido tocar en los mejores escenarios del mundo obras de autores clásicos, pero también participar en la gira por América Latina de Metallica.

   La cantante ha manifestado que cuando le propusieron actuar con Cateura lo primero que vio fue que ayudaba a los niños a través de la música y a ella le llena de felicidad todo lo que tenga un efecto positivo en ellos.

   "Creo que los niños son el futuro y, entre todos, deberíamos hacer lo posible por crear un mundo mejor para ellos", comenta la cantante madrileña que valora que la música "abre camino" a una serie de valores como la creatividad, la comprensión y la tolerancia, pero además, ha destacado que el hecho de que se aprovechen materiales reciclados para crear instrumentos permite también dar un "ejemplo de cuidado y protección del ambiente".

   Además, en el concierto participará también el grupo musical Toompak, un grupo musical que apuesta por la música para fomentar el medio ambiente entre los jóvenes. Desde Toompak creen que el concierto es "muy especial" porque hay muchos proyectos ambientales pero "solo unos pocos consiguen hacerlo de una manera tan diferente y efectiva. "El hecho de que chicos y chicas en riesgo de exclusión social sean los protagonistas hace que sea redondo", indican.

   El director y fundador de la Orquesta de Cateura, Fabio Chávez, ha revelado a Europa Press que la formación musical interpretará las canciones 'Qué bonito' y 'No dudaría', "entre otras sorpresas", y ha destacado que los niños de la orquesta, de entre 11 y 25 años de edad, están felices por poder conocer a Rosario e interpretar sus canciones.

RECAUDACIÓN SOLIDARIA

   La recaudación del concierto se destinará a la Orquesta de Cateura para el desarrollo de proyectos sociales en el barrio paraguayo y para afrontar el pago de estudios musicales de los jóvenes intérpretes, cubrir sus gastos médicos o rehabilitar y construir casas para sus familias.

   Además, a estas actuaciones se sumará la participación de 'La música del reciclaje', su "hermana pequeña española" que, creada por Ecoembes hace cinco años inspirándose en el proyecto paraguayo permite la formación de menores en riesgo de exclusión de Madrid.

   Chávez ha subrayado a Europa Press que para los niños viajar a España o a otros países es "una oportunidad" y una "satisfacción" que les estimula para "seguir mejorando en sus estudios cada año" a pesar de que el clima que tienen en su barrio e incluso en sus propias familias no favorece en nada su evolución en los estudios musicales.

   Si bien, este año a España han viajado 23 jóvenes intérpretes, mientras que otros dos grupos están ofreciendo conciertos recientemente en Singapur y Estados Unidos, por lo que el del Teatro Real es "el fin de gira de 2017". "Venir a España es una satisfacción, por la buena gente y la oportunidad que supone de conocer a mucha gente y es una gran experiencia para los niños", opina.

LA BASURA QUE SUENA EN TODO EL MUNDO

   Durante este año, ha comentado que la joven orquesta, cuyos instrumentos están hecho con bidones de gasolina, tenedores, cuerdas, botes, trozos de palés, entre otros muchos materiales de desecho, han tocado su música en el Festival de San Remo (febrero), en Estados Unidos en marzo, septiembre y diciembre; en Chile en abril; en mayo en Italia; en agosto en Uruguay; en septiembre en Corea; en octubre en Costa Rica; y en noviembre en Argentina y San Diego (California, Estados Unidos).

   Entre las novedades de este año, el director musical ha hecho hincapié en que por primera vez dos músicos de la Orquesta del Reciclaje de Ecoembes con guitarra y violonchelo viajaron a Sacramento (Estados Unidos) para tocar junto a ellos.

   "La idea es hacer juntos una gira internacional para que este proyecto se traduzca en nuevas oportunidades y multiplique las posibilidades a más niños y jóvenes. Estamos muy orgullosos de esta colaboración y vemos con cariño como cada año la orquesta española mejora enormemente", ha apuntado Chávez que asegura que ambas partes tienen planes "muy ambiciosos para involucrarlos cada vez más y que el conjunto del reciclaje de Ecoembes tenga también un gran reconocimiento social".

   En este contexto, asegura que "se cerraría el círculo" cuando los niños de Ecoembes despeguen del todo y obtengan el mismo reconocimiento que ellos y ha agradecido el incondicional apoyo de la Reina Sofía a los jóvenes músicos.

   Asimismo, como novedad, este jueves estrenarán en el Teatro Real de Madrid un arpa paraguaya, un instrumento muy característico de su país cuya construcción ha supuesto un "desafío" por las numerosas complicaciones para hacerlo y transportarlo. El arpa está realizado con un tambor de petróleo y madera de pino importado de Alemania, ya que procede de una caja de repuestos de coches Mercedes.

   La idea, según el director, no perder de vista que el acento está en el reciclaje y en llamar la atención sobre el problema de los residuos y su mala gestión. En la actualidad, la orquesta y escuela están formadas por 300 jóvenes, 60 de ellos en la orquesta.

BENEFICIOS Y PROYECTOS

   Fabio Chávez ha resumido los avances logrados en 2017 por los músicos y por sus familias, ya que con la recaudación procedentes de los ingresos han logrado construir cuatro casas para cuatro familias con las necesidades básicas para vivir dignamente, con baños y cocinas, una salón y habitación y se han ampliado y mejorado otras diez viviendas.

   "Construir una casa no es solo buscar un lugar, sino que supone para la familia una nueva condición como ciudadanos, que implica también obligaciones como pagar la luz o el agua, con un contrato formal. Se trata de un proceso social largo en el que mejoran sus condiciones de vida en base a sus propios criterios", expone.

   Sin embargo, denuncia que el Gobierno de Asunción "no ha cambiado" y "lastimosamente" el proyecto de Cateura recibe "críticas y persecución" por parte de altos funcionarios, que les denuncian por distintos motivos.

   "Nosotros tratamos de tomar distancia, pero en ocasiones van directamente a las familias, que muchas veces por su baja formación son fácilmente manipuladas", confiesa el director de orquesta que inició el proyecto tras trabajar en el propio vertedero como ingeniero ambiental. Les han tratado de hacer creer que el proyecto no les beneficiaba pero Cateura, asegura, no busca servilismo ni asistencialismo, sino dar oportunidades de mejora y libertad.

   Dejando a un lado estas dificultades, dice con orgullo que en la actualidad 15 de sus jóvenes están becados en conservatorios profesionales; otros 48 jóvenes tienen beca de educación y 20 de ellos ya han llegado a nivel universitario. De hecho, seis de ellos están estudiando música en universidades paraguayas gracias a este patrocino.

   Precisamente, ha insistido en la complicación y mérito que esto tiene en Paraguay y en jóvenes cuyo clima familiar y social no es favorable a seguir estudiando. "A veces es remar a contracorriente pero otras familias y jóvenes se plantean esta oportunidad muy seriamente y están muy comprometidos", ha concluido.