Actualizado 29/10/2009 23:49 CET

Morris y Navarro lideran una cómoda victoria del Barça

BARCELONA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Regal FC Barcelona se impuso este jueves a la Cibona de Zagreb (81-59) con un partido que empezó difícil para los intereses blaugrana, pero que supieron encauzar rápido para, con una clara mejora con el paso de los minutos, conseguir el segundo triunfo de sendos partidos en esta Euroliga y mantener el pulso por el liderato con el Montepaschi de Siena.

Se preveía una victoria fácil para los blaugrana, a tenor del 40-85 encajado por la Cibona en la primera jornada contra los italianos. Pero no fue así, y el Barcelona tuvo que luchar para hacerse con el control del partido, aunque a partir del instante en que se hizo con él, ya no hubo más color que el blaugrana.

Los de Pascual empezaron un tanto confiados el encuentro y vieron como la Cibona conseguía un parcial de 0-6 inicial gracias al acierto de Gordon, autor de los puntos. Sin embargo, Navarro decidió que no se podría dar más renta y con dos triples 'enchufó' a sus compañeros en el partido, cogiéndole el testigo un Terence Morris que hizo un buen partido.

Se llegó hasta el 13-8 gracias al escolta de Sant Feliu y a Morris, con una Cibona acertada y metida en el partido. Un encuentro muy trabado, como esperaba el técnico blaugrana Xavi Pascual, y en el que los catalanes no estuvieron acertados en ataque hasta bien arrancado el partido. Se mostraron dubitativos y bastante flojos, tanto que más de una vez tiraron sobre la bocina de final de posesión.

La nota más positiva de la primera parte fue la reaparición de Jaka Lakovic una vez recuperado de su dorsolumbalgia. Estuvo cinco minutos en pista, y aunque solo pudo coger un rebote defensivo, se llevó la ovación del Palau. Igual que Grimau, que mostró todo un repertorio de entradas a canasta, con o sin rival encima, directo a ella o de espaldas, e incluso se sacó un mate espectacular de la manga.

La Cibona, lejos de ser el histórico equipo que llegó a ser, se acercó en algún momento al Barça, sobre todo en el segundo cuarto (27-23), pero fue tan solo un espejismo. Pidió tiempo muerto Pascual y pareció funcionar, pues la siguiente jugada de ataque, nacida de un robo de Ricky Rubio, acabó con una asistencia del base de El Masnou a Morris para que la machacara a una mano en un tremendo salto. El '4' norteamericano cuajó un buen partido y los de su primera mitad fueron los mejores minutos desde que viste la camiseta blaugrana.

Fue en él, y en parte en Navarro, que el Barcelona se apoyó para irse al descanso con una ventaja cómoda (39-27) pese a la dificultad del primer cuarto, pues la Cibona de esta noche en nada se pareció a la de la primera jornada. Morris metió todo lo que tiró en la primera parte -4/4 en tiros de 2 y 1/1 en triples-. Por su parte, el escolta blaugrana consiguió un 4 de 7 en triples y se fue al descanso como máximo anotador del partido, con 16 puntos.

TRAS EL DESCANSO, EL BARÇA DESPEGÓ Y SENTENCIÓ

En la reanudación, el Barça empezó a engrasar la máquina y el partido perdió la poca intensidad que tenía. A falta de seis minutos para el fin del tercer periodo, el Barça iba 18 puntos arriba, y al final del mismo se llegó con un claro 64-41. Con este panorama, Pascual rotó al equipo y dio minutos a Lakovic, para que cogiera ritmo, y a un Trias que este año entra mucho más en sus planes.

Así pues, en el último cuarto ambos equipos bajaron más los brazos, sobre todo el Barcelona. Lakovic consiguió, entonces sí, anotar sus primeros puntos en su vuelta a las pistas con un triple. El esloveno, lógico, aún está lejos de su mejor estado de forma pero dio buenas sensaciones de cara a pensar que podrá, en breve, disputar el sitio a Ricky Rubio y Víctor Sada.