Actualizado 11/03/2011 11:12 CET

Ciclismo.- Manolo Saiz: "Me gustaría volver a construir otra ONCE"

"Si tenía que pagar algo, lo he pagado con muchas creces; se me ha hecho mucho daño psicológico y económico"

"Todos mis compañeros van a bajar la mirada: saben que sé mucho de ellos y que no han sido justos conmigo"

BILBAO, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ex director del ONCE, Liberty Seguros y Astaná Manolo Saiz confirmó que le gustaría regresar a la dirección deportiva en 2012, seis años después de su presunta implicación en la 'Operación Puerto' porque, según él, el ciclismo es su "vida" y expresó su deseo de volver a fabricar un equipo como la 'máquina amarilla' del ONCE, el mejor del mundo en la década de los noventa.

"Vuelvo porque creo que me lo merezco a nivel personal. Le he dado mucho al mundo del ciclismo y no me gustaría que la gente me recordara por la forma en que me fui. Quiero que me recuerde volviendo a ser activo. Y, si tenía que pagar algo, lo he pagado con creces. El ciclismo es mi vida, merece mucho la pena. Posiblemente los que no merezcamos la pena somos las personas que lo formamos", comentó en una entrevista a concedida Europa Press y Radio Nacional de España (RNE).

Después de este paréntesis, Manolo Saiz dice que regresará con un equipo adaptado a la inversión de su patrocinador. "Si quiere invertir 15 millones de euros, volveré con un equipo grande. Pero a mí, lo que me llenó mucho fue la manera de cómo construí la ONCE y me gustaría volver a construir otra ONCE", señaló en alusión a aquel mítico equipo de los Abraham Olano, Laurent Jalabert, Alex Zuelle, Joseba Beloki, Melchor Mauri o Marino Lejarreta.

A su juicio, aún es demasiado prematuro para hablar de fichajes de corredores, aunque considera que su respeto, lo tiene. "Saben que luché mucho por ellos. El primer convenio colectivo a nivel internacional fue por motivación mía, que los salarios se pusieron por motivación mía. Recuerdo cuando abroncaba a los equipos cuando decían ¿cómo vamos a poner salarios de 20.000 euros? ¡Si teníamos tres, y a otro le estaban pagando 5 millones de euros! ¿Cómo puedes discutirle al que menos tiene 3.000 euros cuando a otro le pagas 5 millones? Creo que me gané el respeto de los corredores y que no tendré ningún inconveniente en volver a ganármelo", subrayó.

Saiz no teme el recibimiento de sus colegas de profesión, al contrario. "La gente me dice: ¿Cómo te van a recibir tus compañeros? Te puedo garantizar que todos ellos van a bajar la mirada. Porque saben que sé mucho de ellos, saben de sobra que no han sido justos conmigo. Ten por seguro que el que va a aguantar la mirada voy a ser yo y no ellos", afirmó a Europa Press y RNE.

Para él, en estos años de ausencia el daño que le han hecho "es irreversible". "Creo que he dejado de vivir cuatro años y que he perdido parte de la vida de mi familia. Se me ha hecho mucho daño psicológico y, no lo vas a ocultar, he gastado mucho de lo ahorrado, por lo que a mi vida se le ha hecho un daño económico importante", recalcó.

No obstante, no piensa que la vida haya sido injusta con él, porque, explicó, ésta "es un péndulo y éste tiene dos momentos altos y uno bajo", por lo que las cosas "son más buenas que malas". "La popularidad de ser el entrenador de uno de los mejores equipos del mundo es durante un tiempo. Amigos tengo pocos, tengo mucha gente conocida por el trabajo, las comidas, pero la amistad es muy diferente. He visto mi propia bajeza. En estos cuatro años de lo único que me arrepiento ha sido del sufrimiento que le he hecho pasar a mi mujer y mis hijos", lamentó.

El ex director del ONCE confesó haber cometido errores en su etapa profesional. "Me arrepiento de cosas de mi vida profesional y no me costará nada decirlo cuando llegue su momento. En la vida se cometen errores y, si he cometido alguno lo he pagado con muchas creces, por eso creo que es el momento de volver", insistió.

"SI HAY HIPOCRESÍA EN LA SOCIEDAD, LA HAY EN CICLISMO".

Asegura que siempre defiende que el ciclismo no es muy diferente al resto de deportes y que el deporte no es muy diferente a la sociedad. "Creo que si hay algo de lo que podemos hablar en la sociedad española es de hipocresía y de falta de seriedad. El ciclismo no puede ser muy diferente: si hay hipocresía en la sociedad, hay hipocresía en el mundo del ciclismo. La hipocresía no la podemos discutir que existe porque la estamos viendo permanentemente", denunció.

Lo dice en alusión a los ciclistas que han señalado a sus compañeros después de que estos dieran positivo en un control antidopaje y, a los pocos meses, ellos mismos se vieran involucrados en un caso de consumo de sustancias prohibidas por la UCI.

Sobre su vuelta a las carreteras, relató cómo han sido estos años en los que ha visto el ciclismo desde la barrera. "En 2007 no vi nada de ciclismo; en 2008 tenía la cervecería y la gente me veía fuera y me decía: 'Manolo, va Contador escapado', y no entraba a verlo. En 2009 empecé a ver algo y en 2010, algo más, y en 2011, este fin de semana vengo a ver dos carreras de aficionados en el País Vasco", reconoció.

Ya le vuelve otra vez el gusanillo del, como él dice, el 'cantar de las ruedas', el silbido de los frenazos y el 'clonc' que se oye cada vez que se cambia una corona en una rueda lenticular en una crono. "Para mí, es un cantar precioso. He dejado mucho tiempo de oírlo y tengo otra ganas de oír el silencio de las bicicletas. ¿Que qué echo de menos? No me siento bien, a gusto conmigo mismo. Voy a la cervecería y veo que no es mi lugar. Los amigos te recuerdan que ése no es tu lugar, y en algún momento piensas en demostrar a tu mujer e hijos que no has dejado de ser el Manolo de hace cinco años. Hay un sentimiento de autosuperación. Durante todos estos años me he abandonado y creo que es el momento de volver a superarme", subrayó.