El presidente de la UCI asegura que el "gran problema del dopaje en el ciclismo" procede de España

Actualizado 25/09/2007 0:45:04 CET
Actualizado 25/09/2007 0:45:04 CET

El presidente de la UCI asegura que el "gran problema del dopaje en el ciclismo" procede de España

STUTTGART (ALEMANIA), 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Pat McQuaid, aseguró que el dopaje sanguíneo es "más común" en España que en otros países y que la federación española y el gobierno "no hacen lo suficiente" para contener la cultura del dopaje en el ciclismo.

"El gran problema que tenemos con el dopaje y el ciclismo viene de España", aseguró McQuaid en declaraciones recogidas de una entrevista con la agencia 'Associated Press'. "Parece haber cierta desgana para limpiar completamente el problema de España", añadió.

A dos días del comienzo de los Mundiales de Stuttgart, McQuaid afirmó que tiene evidencias de que se sigue manipulando la sangre entre los ciclistas españoles. Acusa además a la federación española de ser suave contra el dopaje y criticó al gobierno por no aplicar las leyes antidopaje.

"La evidencia que tenemos de valores de sangre de ciclistas que hemos tomado nos indica que hay una manipulación de sangre desde España". "Es más allí que en ningún otro país", agregó.

McQuaid está especialmente molesto por el 'affaire' Valverde y aseguró que la postura al respecto del secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, es "indicativa" de la posición española contra el dopaje pese a la reciente aprobación de la nueva ley antidopaje. "Es muy bueno escribir leyes, pero luego necesitas aplicarlas", dijo.

El presidente de la UCI se atrevió además a dar soluciones. "Debería haber más controles de ciclistas y que se tomaran medidas contra los 'cabecillas' desde que se tuvieran pruebas de que están operando en España", dijo.

McQuaid se refirió igualmente a la 'Operación Puerto', destapada por la guardia civil española en mayo de 2006. "Todavía estamos esperando a que suceda algo. Es una vergüenza para el ciclista y debe serlo para los españoles también", indicó.

"No parece haber una voluntad real, una voluntad política en España para expulsar este problema a pesar de que acogerá la conferencia de la AMA a mediados de noviembre", subrayó.