Actualizado 10/03/2007 20:50 CET

Fernando Alonso congrega en Santander a 60.000 personas y se compromete a luchar por el tercer título

SANTANDER, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Unas 60.000 personas, según los cálculos de la organización, asistieron hoy a la exhibición que el bicampeón del Mundo de Fórmula 1, Fernando Alonso, realizó a bordo de un Mercedes SL AMG en un circuito instalado en las inmediaciones de Los Campos de Sport de El Sardinero para festejar el 150 aniversario de la fundación del Grupo Santander.

El piloto de Vodafone McLaren-Mercedes aseguró que se siente "capacitado y preparado para ganar este Mundial y con ganas de ganarlo", aunque reconoció que este será "un año difícil, de mucho trabajo".

La exhibición comenzó a las 13:00 horas en un circuito diseñado por el Ayuntamiento de Santander y McLaren, en el que se habían instalado gradas para que al menos 5.000 personas pudieran ver el espectáculo sentados. Aún así, y aunque hubo personas que acudieron al recinto a las diez de la mañana, la gran mayoría de los aficionados al motor que se dieron cita hoy en El Sardinero tuvieron que ver la prueba de pie, invadiendo incluso las calles adyacentes al trazado del circuito.

Alonso apareció en los Campos de Sport sentado en el respaldo trasero del Mercedes SL AMG -de 517 cv, 5.400 centímetros cúbicos y capaz de pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en 4,3 segundos- vistiendo el mono de piloto que le acompañará esta temporada y saludando a la afición, que le gritaba y jaleaba a su paso.

Minutos antes, el piloto de 25 años, había participado en la convención anual del Santander a la que han asistido 1.300 directivos de la entidad en 22 países, y que se sumaron posteriormente a la 'ola' que los aficionados brindaron al campeón más joven de la historia de la Fórmula 1.

Después de las vueltas al circuito para saludar a los asistentes, el ovetense se bajó del Mercedes SL AMG para dirigir un mensaje de agradecimiento a los aficionados. Preguntado por el presentador del evento acerca de sus expectativas de cara a este mundial, Alonso dijo que "hay que intentar ganar, pero también hay que ser realistas y es un año difícil y de mucho trabajo". "Vamos a empezar este año como favoritos, pero falta ese poquito para ganar carreras asiduamente", indicó.

En cuanto a la retirada de Michael Schumacher de la competición, dijo que, desde su punto de vista, "siempre ha sido el mejor piloto que ha habido en la pista", una "leyenda de la Fórmula 1" a quien "ninguno va a alcanzar". "Quizá sea algo más fácil sin él", apuntó. Además, Fernando Alonso agradeció el apoyo de la afición, que "no deja de sorprender" ni puede "dejar de agradecer", según dijo.

MOTOR EN EL SARDINERO

A continuación, se subió en el Mercedes SL AMG y comenzó una exhibición de velocidad y derrapadas, favorecidas por el trazado del circuito a base de rotondas, en cuyo asfalto quedaron las marcas de las gomas del Mercedes para deleite de los aficionados.

Tras la exhibición, y después de que en uno de los tramos Alonso hiciera una rotonda derrapando con sólo una mano en el volante, saludando con la otra al público, el campeón del mundo de Fórmula 1 se dirigió, acompañado del presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, a una carpa en la que le esperaban 150 niños, tantos como años cumple el Grupo, para hacerle una peculiar entrevista.

Allí, tres niños, hijos de directivos de la entidad le preguntaron por el próximo Mundial, si se rapará de nuevo la cabeza en caso de lograr la victoria y quién es su mejor amigo dentro del mundo de la Fórmula 1. A estas preguntas Alonso contestó afirmando que sí se siente "capacitado y preparado" para ganar, además de que competirá "con toda la ilusión del mundo".

También dijo que volvería a raparse la cabeza sin ningún problema en el caso de ganar de nuevo el Mundial y que su mejor amigo en la profesión es Jarno Trulli, piloto de Toyota y ex compañero, aunque precisó, no obstante, que guarda una "buena relación" con todos sus compañeros de Renault.

Por último, Alonso y Botín intercambiaron unos regalos. El grupo Santander regaló al piloto un cuadro en el que aparece a bordo de su coche bajo la inscripción 'Suerte Campeón' y Alonso, por su parte, hizo entrega a Botín del mono con el que ha preparado la pretemporada.