Actualizado 22/08/2007 01:06 CET

España y Grecia rinden homenaje a Zagorakis en el estreno de la temporada internacional

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

La selección española de fútbol inicia hoy (20:30 horas/LaPrimera) su nueva temporada con un partido amistoso ante la vigente campeona de Europa, Grecia, que puede ser una buena piedra de toque para los decisivos duelos de la fase de clasificación para la Eurocopa de 2008.

El partido está preparado como homenaje a Theodoros Zagorakis, capitán de la selección helena que se proclamó campeona en Portugal hace tres años, superando, entre otras a España, con la que empató 1-1 en la fase de grupos, en la que los de Iñaki Sáez quedaron eliminados.

Por ello, el partido de hoy se disputará en el Toumba de Salónica, estadio del PAOK, del que Zagorakis es ahora presidente, aunque el césped no se encuentra en muy buenas condiciones y podría ser un problema para los jugadores.

Futbolistas que afrontan esta cita mirando, sin quererlo, de reojo al estreno liguero del próximo fin de semana, por lo que el derbi Real Madrid-Atlético, o la victoria del Sevilla en la Supercopa han centrado la atención de los internacionales.

El partido queda en un segundo plano, sobre todo si al inicio de la competición se une la lesión de Casillas, que ha sido suplido a última hora por Palop, o los problemas de Sergio Ramos, que jugará, pese a los golpes que arrastra de la derrota ante los hispalenses.

Sin embargo, superada la resaca del domingo y antes de centrarse sólo en la Liga, los internacionales deben dedicarle una horas a la selección, que, más allá de este partido, se juega en los próximos meses sus posibilidades de estar en la cita de Austria y Suiza el próximo mes de junio.

El duelo ante los griegos servirá para confirmar cómo se encuentra España a poco más de dos semanas de verse las caras contra Islandia el próximo día 8 en Reykjavik y de medirse cuatro días después a Letonia, en Oviedo.

Después de superar el bache inicial, con las dos derrotas en Irlanda del Norte y Suecia, los de Aragonés han remontado el vuelo con cuatro victorias consecutivas, lo que les ha aupado a la segunda y ansiada plaza del grupo F, aunque hoy podrían perderla.

España suma 15 puntos, a tres del líder, Suecia, y con dos de ventaja sobre los irlandeses, que mañana la superarían si suman un esperado triunfo ante Liechtenstein, por lo que los deberes no están aún hechos a falta de los cinco encuentros de clasificación de este año.

Para el partido, a la baja de Iker Casillas y las molestias de Sergio Ramos se unen las ya conocidas de Puyol y Javi Navarro, lo que ha propiciado el regreso de jugadores como Pablo, Juanito o Pernía, que le 'quita' el puesto a su compañero en el club rojiblanco Antonio López, además de la convocatoria de Ángel para completar una lista de 19.

GRECIA, CON LA CLASIFICACIÓN ENCARRILADA

Por su parte, la vigente campeona de Europa, afronta el partido como una fiesta para homenajear a uno de sus héroes de Portugal, donde lo helenos conquistaron un hito histórico con muchos jugadores que aún continúan en el equipo nacional.

El seleccionador sigue siendo Otto Rehhagel, que confía como delantero en Charisteas, autor del gol de la victoria en la final ante Portugal y del de cuartos frente a Francia, y que para este partido apenas hará pruebas.

Los griegos, que marchan con paso firme en la clasificación, con seis victorias y una derrota y cinco puntos de ventaja respecto a sus perseguidores (Bosnia, Turquía y Noruega), siguen contando con un bloque muy similar al de los últimos tiempos.

Entre ellos, junto a nombres habituales como los de Nikopolidis, Basinas o Karagounis, destaca la presencia del lateral del Atlético de Madrid Seitaridis, la ausencia de los lesionados Giannakopoulos y Amanatidis y la única novedad del defensa Spyropoulos, que podría debutar como internacional mañana contra la selección española.