Aitor Ocio: "Esto pone punto final a un sueño de mi infancia"

Aitor Ocio
EUROPA PRESS
Actualizado 14/06/2012 16:31:56 CET

"Mi satisfacción es la de haber jugado en el Athletic"

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El defensa central del Athletic de Bilbao Aitor Ocio se ha despedido del equipo en el que ha militado los últimos cinco años, entre lágrimas, poniendo así fin "a un sueño" y dejando en el camino momentos "inolvidables" en muchos aspectos.

"No es fácil porque es cerrar un etapa muy importante, es poner punto final a un sueño, a muchas noches de mi infancia donde quería jugar en el Athletic. He tenido la suerte de hacerlo durante siete años con momentos inolvidables a todos los niveles, buenos malos. Ha sido un orgullo vestir esta camiseta y defender el escudo en dos etapas magníficas", indicó el jugador en una emocionante rueda de prensa.

El central se reconoció "rojiblanco de principio a fin". "Desde niño me ha gustado el fútbol, si es cierto que de pequeño iba con mi padre a ver al Alavés, pero cada vez que mi padre me regalaba el poder ir a ver al Athletic era mi sueño, lo más grande que me podía pasar", recordó el central.

Siete años de los que guarda grandes momentos. "Son muchos recuerdos, como el de la pañolada en el primer año en el minuto 22 en que se alzaron aquellos pañuelos, que todavía conservo, porque no podía seguir en el club, la semifinal contra el Sevilla, las finales disputadas", señaló.

"El manteo de mis compañeros en un año muy difícil para mí, por las lesiones y las decisiones técnicas, nunca lo olvidaré. Es cierto que en aquel último partido contra el Barcelona no pensé que no iba a poder volver a jugar en San Mamés", añadió el vasco.

Ocio dice así adiós al equipo que le ha visto crecer, aunque no es una despedida definitiva del fútbol. "Es despedida del club, y ahora la situación es bastante determinada por las circunstancias personales, y se deberían de dar una serie de coincidencias que no son sencillas. Hace unos meses lo tenía muy claro, pero en el último tramo, que pude entrenar, recuperé unas sensaciones que pensaba que no iba a volver a sentir", aseguró el futbolista.

"EL FÚTBOL HA SIDO MI PRIORIDAD, PERO AHORA HAY OTRAS COSAS PRIMERO".

Y dejó patentes sus "ganas" de seguir, pero reconoció que ahora tiene otras prioridades. "Recuperé las ganas de seguir jugando, esto es lo que me apasiona, es mi vida, y ha sido mi prioridad, pero hay otros factores que van primero, como mi familia y mi hija. Tengo unos días para valorar las ofertas, y si todo es como quiero si seguiré. Alguna opción de los Estados Unidos, que es lo que más me atrae. Si fuera solo por lo profesional, me encantaría continuar y me siento en condiciones", explicó.

Aunque Ocio aseguró que solo seguiría ligado al fútbol como entrenador. "Creo que realmente es una parcela que está ocupada por gente que está muy preparada, y mi papel ha sido como futbolista. Nunca me he visto más allá, no me vería nunca dirigiendo a un club, que es una gran responsabilidad con la que yo no disfrutaría", aseveró.

El defensa no quiso quedarse con ninguna etapa ni equipo en concreto. "Mi segunda temporada de la primera etapa, creo que generé satisfacción pero hubo una decisión, que ya podía estar tomada previamente. Me quedo con la máxima profesionalidad que he ofrecido desde el principio, y es una pena que las lesiones no me hayan respetado en el último tramo. En Sevilla tuve el premio de los títulos, aquí hemos tenido las finales pero o los títulos, y mi satisfacción es la de haber jugado aquí en mi club", expresó el defensor.

Como tampoco quiso quedarse con ningún entrenador en concreto. "No me gustaría individualizar. He tenido la suerte de estar a las órdenes de muchos entrenadores, y de todos he aprendido muchas cosas. Desde mis entrenadores del colegio, todos me han enseñado y me he quedado con lo bueno", explicó.

"Te nombro a Roberto, el primero en el colegio, y a Marcelo (Bielsa), que es el último, es un referente y es una gran suerte haber estado a sus ordenes, como también Lotina, Caparrós, Juande, Heynckes, Julián Rubio en el Albacete. Todos ellos me han permitido continuar en mi camino y llegar hoy aquí", añadió el alavés.

De todos modos, Aitor Ocio tuvo palabras de elogio para Bielsa, "un referente, una manera muy distinta a la mayoría". "Una forma de análisis, de concebir el fútbol muy distinta, con un grado de exigencia altísimo, es una surte tener alguien así. Para muchos de mis compañeros, que les ha cogido en los comienzos, es alguien que marcará para siempre sus carreras", aseguró.

"ESTOY MUY AGRADECIDO".

El jugador quiso dar gracias a todas las personas que le han apoyado todo este tiempo. "Agradecer a la afición el apoyo, me han empujado en los momentos difíciles, todos mi compañeros, personal del club, en todos los departamentos el trato ha sido excelente. En mi carrera he tenido muchos episodios complicados de lesiones, estoy muy agradecido al servicio médico a Mikel Sánchez, Jorge, Boadilla y los utilleros", agradeció el exrojiblanco.

"También aprovecho para pedir disculpas si he cometido algún error, si me he equivocado en algún momento. Creo que para llegar aquí siempre ha sido desde el máximo esfuerzo, nadie me ha regalado nada y año a año he tenido que labrarme el camino y puede que a alguien le haya salpicado un decisión no acertada", explicó.

La emotiva rueda de prensa tuvo que interrumpirse varias veces por las lágrimas y sollozos del jugador, que le impedían hablar. "Pensé que después de tantos días me iba a costar menos pero el sentimiento es muy fuerte y no lo he podido contener", comentó Ocio entre llantos.

Por último, aseguró que quiere ser recordado como "una buena persona" y es consciente de que no pasará a la historia por su talento. "Alguien que dio todo y que estuvo al servicio del club. Intenté sumar siempre. Como un buen compañero y como una buena persona fundamentalmente. No creo que merezca un especial mención. Creo que hay jugadores muy talentosos que serán recordados y otros que día a día y con nuestro fuerzo hemos labrado nuestra carrera", concluyó Aitor Ocio su última rueda de prensa como jugador del Athletic de Bilbao.