Actualizado 28/06/2007 21:24 CET

Fútbol.- Sandro Rosell dice que el Barcelona ha sido "un cachondeo" este año y cuestiona el fichaje de Henry

El ex vicepresidente era partidario de vender a Ronaldinho y a Eto'o y advierte que ahora habrá "demasiados gallos en un mismo gallinero"

BARCELONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex vicepresidente del FC Barcelona Sandro Rosell declaró hoy que el Barça ha sido este año "un cachondeo", que achaca a una "dejadez" de la directiva que ha llegado al vestuario, y cuestionó el fichaje del delantero Thierry Henry por el precio del traspaso (24 millones de euros) y por la duración de su contrato (cuatro años).

Rosell rompió el silencio que había mantenido los últimos meses,en una entrevista en TV3, y censuró nuevamente la gestión de la junta de Joan Laporta, de la que formó parte desde 2003 hasta que dimitió en 2005, al tiempo que mantuvo la incertidumbre sobre su posible concurso en las próximas elecciones a la presidencia del Barcelona.

Además, dijo que él hubiera sido partidario de traspasar a Ronaldinho de Assis el año pasado, tras el Mundial, ya que era el momento de "hacer caja" con el brasileño, y a Samuel Eto'o este año, por considerar que el camerunés "faltó a la disciplina y a la autoridad" el día que criticó públicamente al técnico Frank Rijkaard.

En cuanto al fichaje de Henry, dio su visto bueno a la operación desde el punto de vista "mediático" y "deportivo", pero no en el económico, en el que censuró la actuación del vicepresidente Ferran Soriano, que llevó las negociaciones, al asegurar, sin citarlo, que habría que "dar un tirón de orejas a quien hizo el contrato".

Rosell considera que el fichaje de Henry ha cumplido "el objetivo de desviar absolutamente la atención y que no se hable de los problemas del Barça esta temporada", pero que, en el aspecto económico, cree que "se ha pagado demasiado dinero por un jugador de 30 años" y que un contrato de cuatro años es "demasiado largo".

También dejó entrever sus dudas sobre el rendimiento del delantero francés, debido a su estado físico, y, además, apuntó que la llegada de otra estrella puede empeorar la convivencia en el vestuario. "Son demasiados gallos en un gallinero", sentenció Rosell, que expuso los motivos por los que habría traspasado a Ronaldinho y a Eto'o.

Del brasileño, el que fue el artífice de su fichaje y que además es amigo del jugador, explicó que, como gestor deportivo y siendo "muy frío", "lo habría vendido" el año pasado tras el Mundial "si hubiese tenido una alternativa, como Cristiano Ronaldo o Kaká", pero que "personalmente" no habría podido negociar su traspaso.

Por diferente motivo, se mostró partidario de vender a Eto'o. En este caso, cree que debió ser sancionado tras las declaraciones que hizo en Vilafranca ya que "faltó a la disciplina, a la autoridad y al entrenador, puesto que dijo era una mala persona, y eso no se le puede permitir", dijo, pese a su calidad y su gran rendimiento.

"El club no puede dejar que un empleado, y sobre todo uno de mucha responsabilidad, incluso social, deje mal al club". "Si no, no hay límite y al final acaba siendo un cachondeo", afirmó, para luego opinar que, en su opinión, el Barça ha sido este año "un cachondeo, desde la cúpula y que se ha filtrado hasta abajo".

ATRIBUYE LA MALA TEMPORADA A LA "DEJADEZ" DE LA DIRECTIVA.

Rosell cree que Rijkaard lo tendrá difícil para llevar el grupo y que "sólo tiene dos opciones, cambiar o cambiar, porque cuesta cambiar la disciplina" cuando hasta ahora funcionaba la "autogestión" y atribuyó los problemas del vestuario a la "dejadez" de la junta directiva. Además, pidió a Laporta que haga "autocrítica".

En este sentido, apuntó que la autocrítica del presidente ha sido "engañosa", por entender que se ha limitado a reconocer como un error el "no darse cuenta de lo que otros no hacían bien". Además, señaló que "parece que la mala temporada ha sido culpa de los jugadores y cuando hemos ganado títulos parecía que era gracias a la directiva".

Asimismo, lanzó una crítica al secretario técnico del Barcelona, Txiki Begiristain, por considerar que los problemas del equipo también se derivan de "una mala planificación deportiva" y a que el club azulgrana no ha fichado jugadores "competentes" los dos últimos años, desde que el propio Rosell abandonó la directiva.

Rosell también señaló como un problema que nadie haya ocupado su cargo de vicepresidente deportivo, ya que considera que "es el más importante" para la gestión deportiva, y dijo que ahora "no hay nadie que imponga disciplina y autoridad". Igualmente, lamentó "el fracaso absoluto del fútbol base", tras el descenso del filial a Tercera.

"Nos hemos cargado el espíritu del club de formar jugadores y estamos matando la evolución de los jugadores que se estaban formando en el club", dijo, asegurando que este caso también cree ha sido"fruto de una mala planificación" y consecuencia del despido del anterior responsable, Josep Colomer, por ser "afín" a Rosell.

"Desde que tuvo que irse, el fútbol base ha sido un desastre", afirmó Rosell, quien también lamentó el "pensamiento único" que, bajo su punto de vista, impera en la directiva, y que dejó un silencio muy significativo en el momento de la entrevista en que le preguntaron qué ha hecho bien la junta de Laporta esta temporada.