27 de mayo de 2020
 
Publicado 04/04/2020 11:56:42 +02:00CET

Goles con historia: Un debutante Aspas salva la categoría y al Celta de su desaparición

Iago Aspas firma la salvación del Celta ante el Deportivo Alavés
Iago Aspas firma la salvación del Celta ante el Deportivo Alavés - TVG - Archivo

   MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

   AUTOR: Iago Aspas.

   FECHA: 6 de junio de 2009.

   LUGAR: Balaídos (Vigo).

   PARTIDO: RC Celta - Deportivo Alavés (2-1, jornada 40 en Segunda División).

   CONTEXTO: En la antepenúltima jornada de aquella Liga, los de Eusebio Sacristán recibían al Alavés, su gran rival por evitar el descenso al pozo de Segunda B; los vigueses eran decimoctavos con 43 puntos, tres más que los vascos, que ocupaban la primera de las plazas de la zona de quema. La derrota les obligaría a depender del cuadro vitoriano en las dos últimas jornadas. Las numerosas deudas que ahogaban al club gallego hacían que, en caso de perder la categoría, se pudiese ver condenado a la desaparición.

   EL GOL: Con empate a cero al descanso, el preparador celeste mandó calentar al delantero de Moaña, que entró al campo, con el 28 a la espalda, en el minuto 59 haciendo su debut ante su público. A falta de diez minutos para el final, el canterano aprovechó un buen centro de Trashorras para perforar de cabeza la portería de Bernardo, un gol que desató la alegría en Balaídos y que le cargó de una amarilla al quitarse la camiseta. El tanto de Juanjo en el minuto 88 silenció el recinto olívico, pero, ya en el descuento, el moañés apareció de nuevo al rescate; tras una recuperación Jordi Figueras y un disparo errado de David Rodríguez, Aspas capturó el rechace y anotó el tanto de la permanencia.

   ¿Y DESPUÉS?: Con el triunfo, el Celta se garantizaba la salvación a falta de dos jornadas. Tres años después, supervivientes de aquella hazaña como el propio Aspas o Borja Oubiña, acompañados de los Mario Bermejo, De Lucas o Hugo Mallo, conseguían el ansiado ascenso a Primera. Mientras, Iago Aspas iniciaba una aventura lejos de casa que le llevó por Liverpool (2013-14) y Sevilla (2014-15), antes de regresar en 2015 a Vigo. Allí, recuperó la confianza y se ganó la llamada de la selección española.